Portal informativo de análisis político y social

La canciller de Alemania, Angela Merkel, sumará 16 años en el poder

La canciller de Alemania, Angela Merkel, sumará 16 años en el poder

Sep 30, 2017

Por Douglas Smith //

(Especial para Conciencia Pública)

Angela Merkel con todo y la pérdida de popularidad en las elecciones de Alemania de este mes de septiembre, al convertirse la extrema derecha en la tercera fuerza del Parlamento, logró apenas con 32.9% alcanzar su cuarto periodo como canciller lo que le permitirá acrecentar el periodo como jefa de gobierno teutón cuatro años más para acumular 16 en el cargo.

Es el peor resultado en 70 años que ha registrado el bloque conservador integrado por la Unión Cristiano Demócrata (CDU) por sus siglas en alemán y la Unión Social Cristiana (CSU) de Baviera, aunque la Merkel conserva la mayoría en el Parlamento.

¿Qué hace que los gobiernos en el mundo enfrenten a una sociedad más exigente e inconforme con sus políticas, de lo que no se salvan ni liderazgos sólidos y estratégicos como el de Angela Merkel que lleva la batuta y marca el rumbo de la Comunidad Económica Europea, conformada por más de 500 millones de personas?

Sin embargo, más allá de los acuerdos cupulares, el electorado también tiene su valor en el tablero político.

Después de conocer el resultado con la marcada pérdida de popularidad entre un periodo a otro (2013 logró contar con el apoyo del 41.5% del electorado y en septiembre del 2017 con el 32.9%, cerca de 9 puntos perdió), la canciller alemana expresó que el resultado le daba “un mandato para gobernar, pero que el éxito de la AFD requería un análisis exhaustivo para entender la preocupación de sus votantes.

Debemos recuperarlos escuchando sus problemas y resolviendo sus políticas”, dijo Merkel al hacer un llamado a todas las naciones europeas a unirse para luchar contra las causas de la inmigración.

En efecto, en Alemania al igual que con el Reino Unido de la Gran Bretaña, los ciudadanos votaron a favor del Brexit, esto es que Inglaterra se saliera de la Unión Europea, donde el tema que incidió en la decisión de los ciudadanos británicos fue precisamente el fenómeno de la inmigración, el hecho que el gobierno utilice presupuestos para apoyar a los refugiados o indocumentados, que se convierte en un problema agudo de esta era y que no sólo sacude, sino tumba gobiernos.

Alemania ha recibido cerca de un millón de inmigrantes y refugiados durante los últimos años (900 mil), muchos de ellos vienen de países devastados por las guerras, principalmente musulmanes de Siria.

UN ACTO DE VALENTÍA

Como gran líder de la Comunidad Europea, la canciller alemana el pasado año tomó una decisión audaz al dar muestras del humanismo que la distingue como gobernante: su decisión de abrir las fronteras de Alemania a cerca de un millón de inmigrantes sirios y de otros países árabes.

De la misma forma Forbes hacía notar que la canciller había guiado a su país a través de una recesión con paquetes de estímulo y subsidios a las empresas. “Y ahora Alemania tiene un superávit presupuestario de 12 mil 100 millones de euros y la máxima nota “AAA” de las agencias de calificación.

Forbes publicó que el pasado año lo que consideró su último acto ha sido el más valiente: “ejercer su poder con la estrategia geopolítica más curiosa: el humanismo absoluto”, pero advertía que su siguiente cita era con las urnas en septiembre del 2017 y las encuestas ya mostraban a un electorado cansado.

Empero, esta expresión y actitud humanitaria de la Merkel, de ayudar a la gente expulsada, principalmente del horror en Siria, no es compartida por los alemanes, cuyo sentimiento quedó expresado en las urnas al perder casi 9 puntos entre la elección del 2012 y la de 2015.

Y NO ES FEMINISTA

¿Cómo es y cómo piensa la mujer más poderosa de Europa?

Número uno, no es feminista. La periodista Susan Chira de Reuter apunta que Angela Merkel ha pasado su carrera política minimizando su género al rehuir la etiqueta de feminista, actuando con modestia, cautela y preparación.

A diferencia de Hillary Clinton, las campañas que la señora Merkel que ha realizado han estado fuera de la propaganda de colocar en primer orden al género en el marco de la historia. La canciller alemana evitó obsesionarse con su histórica primera vez y cultivó una persona pública decididamente aburrida, minimizando el hecho de una nación que había estado cerrada a tener al frente del gobierno a una dama, con una actitud conservadora hacia las mujeres.

La gran fortaleza de la canciller que le ha permitido 12 años mantenerse en el poder de Alemania y así dirigir los hilos políticos de Europa es su habilidad y conocimiento de la política y del poder. A probado cada oportunidad, eliminando a sus oponentes y manteniendo el apoyo popular.

La profesora emérita de Brookings Institution, Constanze Stelzenmûller, que ha observado a Merkel, comenta que “ella aprendió a esconder sus propósitos bajo un velo de indiferencia (…) La experiencia de Merkel de sobrevivir al gobierno autoritario de Alemania Oriental le otorgó las herramientas para navegar el mundo político masculino al que entró cuando las dos Alemanias se unificaron. Merkel aprendió el te callas, te aguantas y estás atenta a una oportunidad; todo eso mientras tratas de salir ilesa”.

SU MENTOR HELMUT KOHL

A principios de su carrera –describe la periodista Susan Chira- Merkel recibió burlas por su forma de vestir desaliñada y su cabellera descuidada. Una agencia de renta de autos usó su imagen en un anuncio en la que se le veía despeinada sobre un convertible, diciendo que por fin había encontrado su peinado.

Esa melena corta, bien arreglada fue así como la adoptó, con su invariable uniforme: un colorido saco y pantalones discretos. En las escasas entrevistas que ha concedido ha bromeado que alguna vez en uno de sus primeros trabajos gubernamentales –como ministra ambiental-, se dio cuenta de que todo el mundo estaba absorto en sus zapatos en lugar de escuchar lo que estaba diciendo. Para evitar eso hizo que su guardarropa fuera tan predecible que una ráfaga de artículos sobre el vestido corto que usó para ir a la Ópera en 2008 representa un de sus extraordinarias menciones de su atiendo en la prensa.

Las mujeres en el poder no tienen un código de vestimenta”, expresó Sylke Tempel, editora en jefe de The Berlin Policy Journal. “Así que ella puso fin a todas las habladurías sobre su apariencia”.

Recuadro pequeño

LA VALORACIÓN DE FORBES

Para la revista Forbes no hay duda que la mujer más poderosa del mundo es la canciller alemana, cuyo predominio estuvo a punto de caer al segundo escalón cuando Hillary Clinton se perfilaba para ganar las elecciones de Estados Unidos en noviembre del pasado año, suceso que no se logró ante el sorpresivo triunfo del empresario Donald Trump.

Desde hace seis años Forbes destaca la figura de Angel Merkel en sus valoraciones anuales.

Nacida en Hamburgo en 1954, presidenta del Partido alemán Unión Demócrata Cristiana, es canciller desde 2005. Es la primera mujer que desde 1870, cuando nació el Estado Alemán (también la primera persona originaria de la desaparecida República Democrática Alemana (RDA, Comunista) que asume la máxima responsabilidad del gobierno federal.

ANGELA MERKEL/ SEGUIRÁ 4 AÑOS MÁS DE CANCILLER: EL TROPIEZO DE LA MUJER MÁS PODEROSA DEL MUNDO

 

Por Douglas Smith

(Especial para Conciencia Pública)

Después de la II Guerra Mundial y del paso del Nazismo por Alemania, ningún partido con tendencia de extrema derecha había logrado destacar en el resultado electoral. Alternativa Ciudadana es el primer partido identificado con el nazismo que accede al Parlamento alemán desde el final Tercer Reich. Con su 12.61% de votación AFD tendría 94 escaños en una Cámara (asignación aún no definitiva) conformada por 631 diputados y que pasará a crecer a 709; supera al Partido Liberal que captó el 10.5% .

Con su llegada al Parlamento el discurso islamófobo y anti Unión Europea –como el Brexit- entra en el corazón del parlamento alemán.

Vamos a recuperar nuestro país y nuestro pueblo”, declaró Alexander Gauland, colíder del Partido Nacionalista Alternativa para Alemania al conocerse el resultado electoral.

Y el electorado se manifestó favoreciendo al Partido Nacionalista Alternativa para Alemania (AFD), siglas en inglés, que ganó sus primeros escaños en el Parlamento, convirtiéndose en la tercera fuerza, lo que genera protestas e inquietud sobre lo que pudiera pasar en el futuro de este país que es el potente motor económico y líder político de Europa.

La bandera de AFD que permeó entre el electorado son sus demandas que están más presente en el sentimiento del electorado: el pedir que se establezcan normas de asilo más estrictas para poner freno al abuso del sistema.

La figura destacada de AFD es Frauke Petry, quien en un mensaje en su cuenta de Twitter, dijo que Alemania había experimentado “un terremoto político” incomparable.

La BBC de Londres, publicó que Betrix van Storch, que representa a uno de los liderazgos del partido, aseveró que el resultado es de tal trascendencia que cambiaría el sistema político en Alemania, dando voz a las personas que no estaban representadas en el último parlamento.

Empezaremos los debates sobre la migración, comenzaremos los debates sobre el Islam, comenzaremos los debates sobre la Unión cada vez más estrecha”, precisó.

LA HUMILLACIÓN DE MERKEL

La derrota para Angela Merkel en las elecciones de este otoño en Alemania es doble, según lo interpretan los expertos la victoria de Alternativa para Alemania (AFD) en las elecciones del domingo 24 de septiembre para el parlamento Meckelnburgo-Pomerania Occidental.

La formación populista antiinmigración con casi el 21% de los votos ha hecho por primera vez perder la hegemonía de las fuerzas conservadoras en un parlamento regional a la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido que encabeza la canciller.

La derrota se califica como doble para Merkel, toda vez que Mecklemburgo-Pomerania Occidental es el estado en el que tiene la circunscripción y en el que hace tres años la canciller se levantó con la abrumadora victoria del 56% de los votos.

Este resultado adverso es un mensaje claro del electorado que rechaza la política migratoria del gobierno que encabeza Merkel.

El tema de los refugiados ha estado muy presente en estas elecciones, y por supuesto hay muchas miradas puestas en Angela Merkel por eso mismo”, dijo el secretario general de la CDU, Peter Tauber, al describir el resultado como “amargo”.

LA BANDERA ANTIMIGRATORIA

Ni un refugiado más”, es la frase que encierra la proclama del partido derechista que lidera Frauke Petry, quien reclama no acoger a un refugiado más en Alemania. Es la postura que más define a este partido que nació en 2003 como reacción a los rescates de la eurozona como se reforzó el pasado año con la crisis de los refugiados.

Otro elemento distintivo de Alternativa para Alemania (AFD) es lo que considera imposiciones de la ideología de género y de lo políticamente correcto. Proclama la disolución de la zona de euro en su situación actual y defiende un acercamiento con la Rusia de Putin.

AFD tuvo su nacimiento en 2003 precisamente con la bandera de oposición contra el euro y logró ese año el 4.7% de votación en las elecciones generales, que no fueron suficiente para poder entrar al Bundestag, sin embargo en 14 años su discurso lo ha ido modificando, radicalizándose hasta convertirse en el estandarte de la lucha antiislam y antiinmigración.

Publica El País de España que sus banderas se hicieron notar durante las últimas semanas al exaltar la labor de los soldados alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y exigir se deshicieran de una secretaria de Estado de origen turca.

Angela Merkel se ha convertido en blanco de ataque de los simpatizantes de Alternativa para Alemania con el grito de “traidora” y hasta han llegado al extremo de lanzarle jitomatazos. Los críticos consideran que la mitad de sus votantes se identifican con su ideario ideológico y la otra mitad los apoyan por estar inconformes con las políticas del gobierno de La Canciller.

La ventaja que ven en el Parlamento con la llegada de la extrema derecha es que ningún partido está dispuesto a construir con ellos coalición. Sin embargo el aislamiento político no es blindaje para que esta fuerza no logre continuar creciendo en el campo electoral.

SOCIALDEMOCRATAS TAMBIÉN CASTIGADOS

Otra expresión política duramente golpeada en las urnas de este 25 de septiembre fueron los socialdemócratas liderados por Martin Schulz, calificado como su peor resultado en los últimos 49 años. “Es un día difícil y amargo para los socialdemócratas. No hemos alcanzado nuestro objetivo”, comentó Schulz y adelantó que estos números negativos significan el fin de la alianza con Merkel.

%d bloggers like this: