Portal informativo de análisis político y social

CULPA A CARPIZO DEL ASESINATO DE POSADAS SIN APORTAR PRUEBAS

CULPA A CARPIZO DEL ASESINATO DE POSADAS SIN APORTAR PRUEBAS

Jun 4, 2016

No es un diario, tampoco una biografía, sino una recopilación de sus memorias tal cual se iba acordando, destacó el cardenal emérito de la Arquidiócesis de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez en la presentación de su libro titulado «Con mi propia voz».

Con su peculiar estilo, comenzó su presentación pidiendo disculpas por apresurar la culminación del libro, don Juan prometió corregir los errores para sacar una versión corregida y aumentada. «Si notan que faltan temas, pónganlo en un papelito, mándenmelo, en cuanto sepa y pueda lo haré, sigo de emérito con algún tiempo disponible y no me gusta estar de flojo, me siento muy mal, tengo que estar haciendo algo. Puede haber temas para una segunda edición corregida y aumentada, con temas que falten, yo puse los de cierta importancia ya sea para el pueblo católico o los sacerdotes, porque muchas de las cosas son de la vida interna de la iglesia que tanto amé, al seminario de Guadalajara que me formó y al que cuidé como arzobispo».

Entre las cosas que más recomendó para la lectura, Juan Sandoval Íñiguez dijo que fue en su niñez, porque es la raíz de su trayectoria.

«Creo que mi estilo a muchos citadinos les pareció raro, pero yo tengo metido el rancho y la tierra, desde niño, muy adentro, nunca he renegado, entonces que me salga la expresión de ranchero por qué lo voy a negar, no se vale comer frijoles y eructar jamón, eres lo que eres. En los primeros capítulos resalto la providencia de Dios, que estoy para lo que estoy».

Subraya:

«A veces perdiendo se gana. Toco en varias partes del libro la mano de la Providencia sobre mí librándome de tantos peligros de los que conozco, otros ni cuenta se da uno, y llevándome así como lo hizo para servirle a la iglesia. Es como una invitación a que cada quien piense y revise su vida, cada persona tiene que ir dentro de sí misma para encontrarse».

El cardenal emérito destacó el capítulo en la Tormenta, en su segunda parte, donde cuenta una vivencia muy desagradable, la cual describió como una tragicomedia.

«Hablo de envenenamiento del caso de Ebrard que fue una tragicomedia, pero ahí está la acusación de la PGR de narcotraficante y lavado de dinero, una acusación formal publicada en 2003. Comenzaron los periódicos a ocho columnas que el cardenal Sandoval era lavadólares, una acusación para mí, para los abogados del caso Posadas y toda mi familia, incluida mi madre ya muerta, todos los días no faltaba una noticia sobre ese asunto. Revisaron todas las cuentas, todos los registros de propiedades, fueron hasta Corea con mi hermano a investigarlo, pensaban que me iban a meter a la cárcel».

Agrega:

«Querían encerrarme y callarme, pero da la casualidad que para esas fechas no tenía ninguna cuenta ni un metro cuadrado a mi nombre. El día 26 de diciembre de ese año, después de 6 meses salió una notita chiquita, cuando todo mundo estaba borracho y crudo, en vacaciones, todo mundo distraído, la notita decía que se terminó, que acabó la investigación del cardenal Juan Sandoval y no se encontró nada».

Sincero, expuso que no le puso mucha crema a sus textos, donde no insinuó ni puso una letra de más.

«Pudiera haber inflado y en vez de 260 páginas de texto poner 600, dándole vuelta y vuelta, no tiene caso. Lo hice con sencillez, como digo en el prólogo que una mentira o una exageración consciente no la hay, es toda la verdad de las cosas en cuanto yo me acordaba, unos temas son de interés para los sacerdotes, también para los católicos para conocer más a su iglesia, otros temas son más del interés público sobre todo los que inciden en la política, por eso los últimos capítulos salieron mal, pero está bien, la de mi relación con periodistas y políticos, pero en cuanto se acaben estos hacemos la versión corregida y aumentada».

Al atender los cuestionamientos de la prensa sobre el caso del asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, dijo.

«Ya lo dejé muy claro en los puntos que andan en las redes y aparecieron en el Semanario, son puntos claros de lo que podemos saber, otra cosa no podría decir, está mucho muy explicado. Ya dijimos quién lo mató, la PGR al mando de León Aragón y el procurador era Jorge Carpizo, seguramente dio la orden, eso es lo que sabemos, está escrito y testificado».

Además, con humor respondió acerca de si venía la famosa mentada del exgobernador Emilio González Márquez. «La mentada no fue cosa mía, fue del gobernador, no son memorias del gobernador ni de otro, son memorias mías, todo mundo lo sabe, yo no dije que se las mentara».

 

Un libro para no perder identidad

Cardenal 2

«El libro lo deberían leer nuestros hijos para no perder su identidad», destacó Fernando Guzmán Pérez Peláez, amigo cercano del cardenal Sandoval Íñiguez. Con el honor de estar en la presentación, el presidente de la Fundación Miguel Palomar y Vizcarra, dijo que don Juan relata de forma sencilla la experiencia de sus vivencias en la vida y el ministerio.

«Nos muestran cómo es a quien sus amigos ya conocíamos, un hombre profundamente humano, con disciplina y dedicación al estudio, lealtad, alegría, gran sentido del deber y la responsabilidad, apasionado por el seno de la verdad y la salvación de las almas, además de un profundo amor a Cristo y su iglesia. En palabras del papa Francisco podemos decir que el cardenal Juan Sandoval fue un pastor con honor a sus ovejas a quienes sirvió en su ministerio. En tres partes que divide su libro, nos platica don Juan la historia de su vida, de vaquerillo a pastor, la primera de ellas, en medio de la tormenta, la segunda y una tercera respecto al trabajo y resultados en su desempeño en la arquidiócesis, no tiene desperdicio ninguna de ellas».

El exsecretario general de Gobierno dijo que en el libro «Con mi propia voz», el cardenal expone situaciones que lo llevaron a recibir respuestas nada gratas de quienes incomodaba como pastor y como profeta de la injusticia y el abuso.

«Refiere el libro, una parte sin duda interesante, cómo ante la legislación que en nuestro país empezó en la ciudad capital con Marcelo Ebrard para suprimir la vida en el seno de la madre, donde debiera estar más protegida, legislación que fue impugnada y llegó a la Suprema Corte del país, que tiene mucho de suprema y poco de justicia, que emitió resoluciones confirmando la legalidad que no la justicia, refiere lo que recordamos los jaliscienses, como el señor cardenal explicó, con la resolución los maicearon, tuvo que enfrentar cuatro demandas y salió airoso sin que pudiera ser procedente ningún cargo», puntualizó.

Por su parte, en la presentación llevada a cabo en las instalaciones del Club de Industriales, lo acompañaron también el licenciado Jorge Souza, poeta y periodista, así como el licenciado Juan Manuel Reyes Brambila, periodista, editor y empresario, quienes dedicaron unas palabras al Cardenal, citando varios pasajes del libro.