Portal informativo de análisis político y social

El fraude electoral no sólo persiste, se diversifica

El fraude electoral no sólo persiste, se diversifica

Feb 20, 2016

«Estudios Científicos de Fraudes Electorales en México», es el libro que presentó en la ciudad el doctor Jorge Alberto López Gallardo, en donde el autor expone evidencias halladas por científicos mediante metodologías matemáticas en los procesos electorales de los últimos 25 años, en el cual se han visto manchados por inconsistencias y anomalías en las elecciones mexicanas.

«Cada vez que hay elecciones a nivel presidencial hay un montón de estudios que se hacen que tienen que ver con los datos que pone el IFE por todos lados, debido a eso se hacen un montonal de cosas que después tienden a perderse. Me di a la tarea de escribir un libro de todas esas cosas que son interesantes», expuso entrevistado en los micrófonos de Conciencia al Aire.

El también profesor de la Universidad en El Paso, Texas, aseguró que a pesar de los cambios en las instituciones electorales que están en mano de ciudadanos y las elecciones son estrictamente vigilares, aun así es posible llevar a cabo un fraude electoral.

«Sí se puede, ha habido muchos estudios que son independientes por gente que no se conoce, unos trabajan en Europa, otros en México, otros en Estados Unidos, todo indica que sí ha habido manipulación de datos tanto a nivel de PREP como de conteo distrital, más o menos tiene una teoría que parece ser explica todo el tipo de manipulación que se hace y está resumido en el libro, son una serie de pasos interesantes, hemos pugnado porque hay un cuello de botella que es donde se intercambian los resultados reales por los ficticios, hemos tratado que se elimine ese cuello de botella, hemos creado un diplomado por ejemplo en el Instituto Estatal Electoral de Chihuahua con cursos acerca de cómo detectar y corregir esos problemas. Sí existe el fraude y se puede detectar con métodos analíticos».

 

No es una denuncia política

cyd-120412-alg-g

El doctor López Gallardo asegura:

«No es un libro de denuncia política ni un aviso de precaución para el 2018, sino un resumen de trabajos analíticos de estudiosos que desafortunadamente detectaron un fraude electoral en México».

«El mérito de todo es que nos permite desarrollar un área de Ciencias Sociales en las cuales puede uno identificar este tipo de efectos. El caso de Peña Nieto, por ejemplo, no hay duda que hubo compra de votos y eso implica fraude, a partir de ese punto de vista ya sabemos que hubo irregularidades a nivel nacional. Los estudios demuestran ese efecto y nos permiten desasociar esa parte del fraude con la parte de elección que no está contaminada de fraude y nos permite sacar un estimado real de la elección. Otras medidas son las casillas especiales, que nos dan otra imagen de la elección que es consistente con lo anterior. En el caso de Calderón alrededor de 2.5 millones de votos no fueron contados por el sistema, también nos dan otra idea de lo que tuvo que ver el resultado».

—¿Usted tiene alguna militancia o simpatía con algún partido político?

—Ninguna, soy un ciudadano de Estados Unidos. Acá también ha habido fraudes, se dan de una manera distinta porque son distintas elecciones, ha habido fraudes en Nuevo México, también está documentado. Ha habido recuentos, ahora con las elecciones primarias se quejaron de robo de elecciones en seis distritos electorales.

—¿Su libro es más político que técnico?

—En el caso de Estados Unidos resulta lo siguiente, en un Estado todos los votos se van para un mismo candidato independiente de cómo quede la elección, se vota por medio del colegio electoral, si se sabe que Texas es más republicano que demócrata, allá nunca harán fraude porque saben que ganando por un voto obtienen todo, se enfocan sobre los estados indecisos que es posible que gane cualquiera de los partidos, ahí sí llegan a ser rasura de padrón electoral, burlar los distritos electorales cambiando lugares de votación, todo ese tipo de cosas se dan.

—Se habla de diferencia en las elecciones de 2006 por el margen mínimo de votos, ¿qué pasó en el 2012?

—Hubo votos inconsistentes, no pasaron por el programa de resultados preliminares, esos votos nos permiten darnos cuenta cómo una megaencuesta de cuál es el resultado de la elección. En 2012 sucedió algo parecido pero con las casillas especiales, que son donde votan las gentes fuera de su lugar de residencia, esas no fueron manipuladas, nos dan los resultados de esas casillas, sorprendente de que no ganó Enrique Peña Nieto.

—En el caso de la elección de 2006 señala se manipuló la contabilidad con el software, la diferencia fue menos de un punto que significó cerca de 250 mil votos…

—En realidad los números son ficticios, tanto la tendencia como los resultados finales no concuerdan con los estudios que se hicieron, la realidad es que debieron ser otros los resultados, todas las curvas, esos cruces de último minuto, todo eso es ficción.

—¿Qué busca con este libro?

—Lo que quisiera, mi plan ideal sería que la gente de ciencias políticas se volcara un poco a la numerología, que entendieran cómo hacer análisis, la gente de ciencias políticas adolece de las bases matemáticas para hacerlo, entonces mi meta sería crear una nueva rama académica en la cual se estudiaran las elecciones desde el punto de vista numérico.

—¿No le han prohibido presentar su libro?

—Será la primera presentación, el primer libro lo presenté en la Universidad de Guadalajara con las salas a reventar, en aquel entonces era cercano a la elección de 2012. Pero, en realidad no, no me han dicho nada, no siento ninguna presión, siento que lo mejor que puede hacer el afectado como son los ganadores Calderón y Peña Nieto es ignorarme, mientras me traten de hacer algo, detenerme, prohibirme, es dar publicidad, no creo que hagan algo, ya son presidentes, no hay nada para cambiar, pero quisiera que los institutos electorales vieran que se puede implementar esta metodología para ser más eficientes.

—¿Su metodología la ha presentado en otros países?

—He tenido conferencias en Estados Unidos y otra en Chile, aquí en México he tenido varias presentaciones, hicimos un diplomado en Chihuahua, propusimos otro diplomado, estamos viendo si se acepta.

—¿Cómo ve la evolución de la democracia en México?

—En este libro empiezo con una frase que me parece interesante, todos los libros que escribe uno son como los hijos que uno tiene, este libro «es un hijo no deseado», cuando hice el primer libro era una gama de metodologías que se usó para detectar el fraude y pensé habíamos agotado el tema, sin embargo llega la elección de 2012 y vuelven a las tácticas anteriores, entonces pensé que era indetectable, así que para mi sorpresa no, hubo gente que se puso a estudiar y es posible hacer una especie de disección de la elección», puntualizó.

 

Mapachismo y fraude cibernético

cyd-120412-algyamc-g

 

El doctor Jorge López Gallardo en su visita a Guadalajara dio varias conferencias, una de ellas en la Librería Casas de las Letras en Ciudad Granja, haciendo la presentación el periodista Gabriel Ibarra Bourjac, director del Semanario Conciencia Pública, quien expuso que el libro «Estudio Científico de Fraudes Electorales en México», es una obra con alto valor que nos muestra la pobre calidad democrática que tiene México.

Es una realidad, dijo Ibarra Bourjac, que pese a que se dio la alternancia política en México y las elecciones pasaran a que ciudadanos y académicos fueran los organizadores y vigilantes a través del IFE y ahora del INE, sin embargo persisten prácticas del pasado que no sólo oscurecen, sino que también manchan estos procesos de elección de gobernantes.

Precisamente López Gallardo en su libro argumenta que «se pasó del mapachismo al fraude cibernético». El fraude electoral no sólo persiste sino que se diversifica, mezclando métodos viejos con la modernidad que permite la tecnología, el llamado fraude cibernético, al manejarse simultáneamente el fraude tradicional con el moderno.

En las conclusiones, el expositor aseveró que «hubo fraude en 1988 cuando se cayó el sistema; hubo fraude en el 2006 y en el 2012 para favorecer a Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. «Mientras tengan ellos el control cibernético, yo no veo cómo pueda haber elecciones limpias».

Después se dio oportunidad a que los asistentes le formularan preguntas al conferencista y sobre cómo evitar estos fraudes, respondió: «La corrupción es un problema muy grave, para superarla se requiere de un esfuerzo muy grande, bien coordinado» y que conforme a su criterio éste esfuerzo se está dando desde muchos ángulos (…) La calidad de la educación, por ejemplo, permite que sucedan este tipo de cosas.

—¿Quién hace el fraude a través de la manipulación cibernética?, se le preguntó.

A lo que respondió que «no está tan seguro que sea gente del INE, gente que trabaja allí, pienso que son personas honestas y funcionan bien (…) En un momento dado los resultados se pasan electrónicamente desde los estados y los que los reciben, se dan las actualizaciones, pero nunca te dicen ni explican de dónde vienen, lo que entra no es lo que sale, allí está el truco, eso no lo hace el INE, lo hace alguien de fuera que está utilizando un software y que manipula algo que no es real.

—¿Y cómo evitarlo?

—Se puede lograr si los estados haciendo uso de su autonomía, empiezan a poner las respuestas en las casillas a tiempo, en el momento que se los envían al centro, los suben también a la página de internet local, de tal suerte que quienes nos dedicamos a revisar estos datos, podamos ir tabulando resultados como van apareciendo. Así se puede acabar con el fraude cibernético, y para atajar el fraude tradicional, el de los mapaches, acarreos y todo lo que hacen, es a través de una mayor participación ciudadana, así como la vigilancia en las casillas.

Subsisten prácticas del mapachismo

bc5523dc56d295b_6204ac55d08c9dd9f45b442dbd15e0b4

• Coacción o presión al elector para impedirle que elija el candidato.

• Acarreo de votantes, o traslado de personas por parte de dirigentes políticos **a la urna con el fin de que depositen el voto a su partido.

• Compra de votos.

• Robo de urnas o paquetes electorales antes que sean debidamente contados.

• Adulteración de las actas de la elección modificando los resultados reales.

• Sustitución de paquetes electorales, actas, etcétera.

«Embarazo de urnas», es decir, introducción de boletas marcadas en la urnas **para inflar la votación de un candidato.

«Caída» **o manipulación de los sistemas de cómputo para confundir a la opinión pública y alterar los resultados electrónicamente.

Utilización de recursos ilícitos en gastos de campaña y publicidad.

• Complicidad con funcionarios electorales para ocultar el fraude electoral.

• Intervención del Gobierno para favorecer a un candidato mediante propaganda **o ejecución u oferta de obras públicas.

• Control de medios de comunicación para engañar a electores sobre resultados **fraudulentos.

• Uso de fuerza pública contra los inconformes o para sustraer urnas del **conteo.

• Remoción de urnas de lugares oficiales para llevarlos a lugares privados.

• Soborno de las personas que cuentan los votos o que cuidan las casillas.

«Catafixia» o voto cadena: el primero de la cadena entra a votar y se lleva consigo una boleta válida, la entrega luego al organizador quien la marca a favor de cierto candidato y la entrega al votante siguiente, quien la depositará y regresará con otra boleta en blanco a cambio de alguna recompensa. De utilización frecuente en zonas de bajos recursos donde operadores políticos organizan la cadena.

Traslado de personas de un distrito a otro.

• Taqueo. Introducción de boletas ilegales en la urna al momento de votar.

• Anillos trucados. Se pone una tiza de color en la parte interna del anillo para **alterar la boleta en el momento del conteo para invalidarla.

• Casillas zapato, donde un candidato gana todos los votos.

• Fraude electrónico por medio de sistemas informáticos que cuentan los **votos.

• Fraude mediático por medio de una campaña con desinformación favoreciendo **a un candidato o desacreditando a otro.

• Incendio de almacenes de boletas electorales para evitar recuentos.