Portal informativo de análisis político y social

«Policía judío, infierno en el gueto de Varsovia»

«Policía judío, infierno en el gueto de Varsovia»

Abr 24, 2016

De los cinco libros que lleva escritos el tapatío Fernando Osorno, hay uno que resalta, «Policía judío, infierno en el gueto de Varsovia». Y es que hace cuatro meses, el autor mandó el manuscrito de su obra a la plataforma «Fondeadora México», que elige entre miles de manuscritos los que pueden ser factibles para que la gente apoye con recursos y estos puedan ser difundidos a nivel internacional.

«Gracias a Dios tuve la fortuna de recibir la noticia que mi libro fue elegido de entre 10 mil manuscritos para ser representante de cuarenta únicamente. Es el único libro en Jalisco que está patrocinando esta plataforma», expresó orgulloso el escritor jalisciense.

La plataforma funciona con benefactores que apoyan los proyectos para que estos puedan desarrollarse. En el caso del libro, se da a conocer por medio de redes sociales y lo envía a diferentes medios de comunicación importantes en México y Estados Unidos. La meta de recaudación es de 100 mil pesos para que «Policía judío, infierno en el gueto de Varsovia» sea traducido al inglés y pueda ser comercializado internacionalmente.

«Si llegamos a la meta de cien mil pesos con el apoyo de los fondeadores interesados en que el libro se dé a conocer, la plataforma te da otros cien mil pesos para concluir con el proyecto, dobla el precio de lo estipulado, que en el caso de mi libro son cien mil pesos, tenemos noventa días para que se logre el objetivo, estamos trabajando en el tema».

Las aportaciones en Fondeadora MX se llevan a cabo mediante depósitos en efectivo en bancos y tiendas de conveniencia así como pago con tarjeta de crédito y débito, por lo que Fernando Osorno cuenta con noventa días para lograr el objetivo de los 100 mil pesos.

«Todo el dinero va a la plataforma Fondeadora, llega el recurso y si se logra el objetivo de los 100 mil pesos en los noventa días se entrega el recurso más el recurso adicional, si no se llega al recurso, no se entrega y se regresa el dinero a todos los que contribuyeron. Si se llega a un excedente se entrega a un servidor, pero tenemos la obligación de dar a conocer en la plataforma a todos nuestros benefactores qué hacemos con el recurso, en qué editorial publicaremos el libro, el costo de la traducción y publicación, así como la difusión. Además, hay una recompensa dependiendo la cantidad que donen, si son 100 pesos les estamos entregando la descarga digital, así desde 100 hasta 2 mil pesos son recompensas que se ganan, la plataforma entrega la descarga digital, una playera del libro, el libro impreso autografiado por un servidor y una copia de los manuscritos originales».

—A los interesados en apoyarlo, ¿cómo pueden hacerlo?

—Todo viene en la plataforma, ingresan a Fondeadora MX, dan las opciones si quieren aportar, subí un video con las razones por las cuales necesito el apoyo, parece que está funcionando de maravilla, tenemos 72 horas para que todos los depósitos empiecen a aparecer en la plataforma.

—¿Y si al no alcanzar la meta la plataforma se queda con lo recaudado?

«Es una plataforma reconocida a nivel internacional, una plataforma regida por organismos gubernamentales, ganan el 6.5 por ciento de lo que se recauda, pero hay benefactores que aportan al libro si se llega a la meta. Tengo plena confianza que llegaremos a la meta, hemos cabildeado, hemos estado visitando amigos, tengo fortuna, fui al Congreso del Estado, fui con mi amigo regidor panista Juan Carlos Márquez que hizo una aportación importante, fui con Claudia Delgadillo e inmediatamente tuve apoyo, con Mauricio Gudiño también, está interesado en apoyar, me encontré con el senador Jesús Casillas que también está interesado en el proyecto, la Secretaría de Cultura también se acercó con nosotros, también la comunidad judía que me ha apoyado con todo, por eso creo que se logrará el éxito, que se logre un best seller de un escritor independiente.

—¿Le van informando los de la plataforma cuánto lleva acumulado?

—Nos informan cada 72 horas, cuando es dinero en efectivo tarda poco más aproximadamente dos semanas, pero cuando es tarjeta de crédito y débito es más rápido. Lo importante es el apoyo a mi proyecto o a cualquiera en la plataforma tan importante», puntualizó.

 

Apasionado de la tauromaquia

Fernando-Osorno

Para el escritor Fernando Osorno hay dos actividades que han marcado su vida: escribir poemas y el gusto por la tauromaquia. Hoy, a sus 46 años, afirma que la inquietud de descubrir qué viene a hacer en la vida es lo que lo ha llevado a adentrarse en estas apasionantes aficiones.

Recuerda que a la edad de nueve años su afición por los toros se incrementó, reflejado en un tío-abuelo que era novillero, posteriormente un excelente banderillero, y así comenzó a imitar la profesión tentando becerros, época que recuerda fue «muy bonita, porque me deja la satisfacción de ahora escribir de toros».

Como poeta inició como cualquier joven enamorado, pues su entonces novia, ahora esposa, lo hizo batallar mucho al cortejarla, entonces su corazón roto empezó a escribir poemas para convencerla que era él su príncipe azul.

«Empecé a escribir poesía, pero me adentré tanto que me gustó y empecé a escribir poesía narrativa, no era poesía de amor, empecé a ver más allá y es cuando gano tres concursos a nivel interestatal. Me dio muchísimo gusto y satisfacción en mi primer periodo como escritor, grabé un disco y un casete de poemas. Me casé y las obligaciones diarias de la vida me hicieron sucumbir ante el encanto de la escritura».

 

Nadie es profeta en su tierra…

 

unnamed

El primer libro que Fernando Osorno escribió se llama «La señora del gobernador», que ha tenido una gran aceptación en los medios electrónicos de España y aunque en México también se distribuye a través de la plataforma Amazon y en físico con el nombre «Desde dentro de la traición», espera que los mexicanos puedan leer sus obras completas y sean de su gusto.

«Esperamos que próximamente podamos tener un poquito del gusto dentro de la gente de mi tierra y que podamos empezar a adelantarnos en el tema de la escritura, en el gusto de los demás por mi escritura».

Los rumores apuntan que para ser aficionado a los toros el hombre debe tener dos características: traerlo en la sangre y ser un tanto bohemio. Fernando Osorno no niega su origen.

«La afición a la tauromaquia, como al futbol, la actuación o la escritura, yo creo que es un don nato que Dios nos regala, que todos nosotros los que lo hacemos estamos obligados a llevar a cabo esa gracia que el ser supremo que cada quien quiera llamar tenemos llamados a ser. En mi caso, he sido vago desde los nueve años, fui muy vago, me encantaba la bohemia, me gusta cantar, me gusta ver una buena obra de teatro, enamorado de mi esposa que conocí cuando ella tenía catorce años y yo dieciocho, llevamos veinticinco años de casados».

 

Su gran obra, policía judío…

51WIoOEJ5-L._SX312_BO1,204,203,200_

De entrada, Osorno asegura que es el libro que más le gusta, incluso se dice enamorado de cada una de las páginas que lo componen. El título de la obra es «Policía judío… infierno en el gueto de Varsovia», novela que retrata un tema histórico, el holocausto judío en el exterminio nazi, donde Adolf Hitler forzó a millones de seres humanos a morir durante la Segunda Guerra Mundial.

«Es una historia que nos adentra en lo que se vivió dentro del Gueto de Varsovia, en un pequeño espacio de calles donde fueron confinados cerca de 600 mil judíos que día con día eran torturados y masacrados por los soldados alemanes que seguían la ideología de su líder. Retrata de manera excepcional el momento de 1939 a 1943 que es lo que duró el gueto de Varsovia, fueron denigrados los judíos, los homosexuales, los negros y los testigos de Jehová, pero los judíos fueron los que históricamente hablando tienen el registro de mayores asesinatos en su contra. Mucho se ha especulado sobre el misterio de Adolf Hitler, pues no se sabe con exactitud qué pasó con el líder nazi y su muerte», a lo cual refiere.

«Me metí de fondo, para escribir esta novela histórica tuve que estudiar a todo lo que era, es o fue la Segunda Guerra Mundial, desde que en 1914 inició la Primera Guerra Mundial, Hitler participó como cabo, ahí inició la ideología de Hitler de terminar con todos los judíos porque creía que eran la base fundamental del Tratado de Versalles de 1918 cuando termina la Primera Guerra Mundial. Hay muchas interrogantes sobre el paradero de Adolf Hitler, unos dicen que se suicidó en su bunker en Múnich, otros dicen que escapó a Argentina, otros que nunca fue asesinado, que vivió protegido por el presidente de Rusia; yo creo, con todo lo que he leído, que Hitler sí se suicidó dentro de su bunker…

Al hablar de Hitler y sus aberrantes acciones, se relaciona con los campos de concentración de Auschwitz, donde exterminaban cruelmente a los judíos y quienes estuvieran en contra del régimen, a lo cual el autor precisa la diferencia con los diversos guetos existentes de la época, como el de Varsovia.

«Son totalmente diferentes, los campos de concentración eran utilizados para exterminar a los judíos y a los homosexuales, así como a los negros y testigos de Jehová. Los guetos eran pequeños espacios de calles confinados para los judíos y todos los mencionados para irlos matando de hambre poco a poco, les daban una ración raquítica de comida que los hacía morir de hambre, los niños morían en brazos de sus madres, lo más trágico es que los judíos y habitantes de los guetos estaban acostumbrados a vivir esas escenas, acostumbrados a ver muertos en las calles».

Sobre la situación de la Iglesia católica en el contexto histórico, expone: «como en todos lados, hay gente buena y gente mala, el libro habla sobre dos familias alemanas una que es judía, otra que no lo es, que con ayuda de miembros del clero católico ayudaron a salvar a mil 272 niños y jóvenes judíos aislados dentro del gueto ayudándolos a escapar y llevándolos a varias partes de Europa. Hubo varia gente, curas y obispos que ayudaron para que no fuera tanto el exterminio que se vivió».

Para cerrar, Fernando Osorno hace un comparativo de Adolf Hitler y los líderes actuales, como Donald Trump, cuyo verso de discriminación ha ganado adeptos en Estados Unidos.

«Creo que será muy difícil que alguien le pueda llegar a la ideología tontamente elaborada de Adolf Hitler; para mí, Trump es una persona que está teniendo seguidores por el odio contra los latinos, todos los mexicanos sabemos que la mayoría de estadounidenses nos odia, a los hispanos y latinos en general. No creo que a estas alturas de la historia pueda volver a suceder una cuestión como la que se vivió en la Segunda Guerra Mundial», puntualizó.