Portal informativo de análisis político y social

Presentan dos visiones de Shakespeare en el Atlas

Presentan dos visiones de Shakespeare en el Atlas

Jul 23, 2016

Aunque en el Club Atlas se hacen cosas de la patada, por aquello del futbol, también es importante exponer la cultura, afirmó Eugenio Ruiz Orozco al presentar el Coloquio Dos Visiones sobre Shakespeare, a cargo de Guillermo García Oropeza y Martín Casillas de Alba.

En evento realizado en el marco del centenario del club rojinegro, el presidente del Atlas destacó la presencia de estas grandes personalidades, amplios conocedores de un tema que universal y del conocimiento público.

«El organizar estos eventos es porque estamos convencidos que la única actividad que genera solidaridad e identidad, así como sentido de pertenencia, es la cultura, entonces vamos cuidando nuestros valores y generando condiciones para que las nuevas generaciones sepan de qué hablamos, cuando les hablemos de Guadalajara y participemos instituciones de esta naturaleza fortalezcan su identidad».

Con el humor que le caracteriza, Eugenio Ruiz Orozco dijo que le han preguntado qué tiene que ver Shakespeare con el Atlas, a lo cual argumentó que William es un personaje universal.

«Tanto Martín como Guillermo son profundos conocedores de Shakespeare, que son hombres cumbres de la cultura universal, por ahí va el origen de una reunión como esta. No es obligado haber leído a Shakespeare, no se necesita de eso, lo que creemos y estamos convencidos es que las personas tienen mucho que compartir».

 

Las fisuras del alma

MARTIN CASILLAS

Para el escritor, maestro y editor Martín Casillas de Alba, el entender a William Shakespeare depende de las fisuras que cada humano tenga en su ser, en lo más interior de cada personalidad.

«Lo que entienda cada persona depende de las fisuras que tengan en su ser. De tal manera que empiezo a leer las obras de Shakespeare a los sesenta años, cuando agarro el paquete completo a petición de un amigo, leímos por puro interés, por grietas en el alma. Yo propongo al leer a Shakespeare interiorizar la obra, yo veo qué relación tiene conmigo Romeo y Julieta, cambio a Verona por Tepatitlán, empiezo a verme claramente en mis años de juventud cuando era un Romeo, romántico perdido, enamorado del amor. Me identifico con él, entonces lleno mis fisuras, me interesa mucho la historia. Yo siempre hablo en los talleres de liderazgo sobre la transformación del hombre, cada quien lo hace de su manera, ojalá le sirva a la gente ganar tanto dinero para conocerse a sí mismo».

Casillas de Alba destacó que con la lectura de William pudo conocer de fondo al hombre.

«El conocimiento del hombre me permitió, con la lectura de William, darme una situación curiosa. En la vida real tenemos amigos y no llegamos a conocerlos nunca, tenemos pareja y no la conocemos, siempre el ser humano esconde cosas, nosotros mismos escondemos nuestros defectos, no los damos a conocer, conocemos parcialmente a la gente. Sin embargo, los buenos dramaturgos tienen la obligación de ponernos en el escenario a la gente encuerada».

Su pasión por Shakespeare lo llevó a compartir varios libros destinados para jóvenes y todos aquellos interesados en su lectura.

«Con el deseo de compartir a Shakespeare hice una traducción, varias versiones noveladas, soy un mago de la palabra y lo conseguí, convencí a la editorial, son cinco ejemplares. Fue un riesgo tremendo, los académicos me odian, me tratan mal, los libros ahí están, y me tomé muchas ventajas de Shakespeare. Son versiones legibles, para jóvenes».

 

Un pintor de la humanidad

Guillermo García Oropeza

De entrada, Guillermo García Oropeza se disculpó por los presentes por no ser atlista, pues la única pelota que conoce en el deporte es blanca, chiquita y se le pega con un bat, lo cual desató la risa de los asistentes.

Es escritor, maestro, y además políglota. Su madre le enseñó los preceptos básicos del inglés, para posteriormente descubrir otros aspectos.

«Descubrí que aparte del inglés gringo, existía el inglés de Inglaterra, descubro un milagro que son las letras inglesas. No son mi especialidad, pero me he enamorado. Inevitablemente, de joven, me encontré con William Shakespeare, fue un amor de juventud, breve. Podemos decir ciertas cosas que son obvias, primero, que es inglés, pero eso no significa nada, porque es un inglés de una época curiosa, importante, esos ingleses del siglo XVI».

De William Shakespeare destaca tres cosas: «Era un plagiario, nunca inventó un documento, porque ya existían. Otra cosa, es un escritor de palabras, el ser que más palabras ha usado en inglés, al doble de la biblia que es su más cercano competidor. Además, habla un gran inglés, todos los ingleses, el de los soldados, el de los comerciantes, de las sirvientas, de las prostitutas, el de los actores, domina todos los lenguajes, es el verbo total».

También, que Shakespeare es intraducible. «Su inglés es intraducible para nosotros y para los americanos jóvenes es un idioma lejano, quizá por eso les guste a muchos. En el caso del castellano quiero hacer un homenaje a Don Luis Estrada Marín, que se tradujo todo, pero lo hizo al español de España, yo quisiera que muchos mexicanos nos juntáramos a traducirlo al mexicano, que es otro idioma, absolutamente».

De igual manera, Guillermo García Oropeza describió a William Shakespeare como un creador de personajes, pues cuenta con alrededor de 750, que son sólidos, como Julio César, Antonio, Romeo y Julieta, entre otros.

«También las figuras secundarias están bien hechas. Es un gran escritor, un gran pintor de mujeres, las mujeres de Shakespeare son maravillosas, y las malas son malas. Es un pintor de personajes, de la humanidad entera; Shakespeare es gente de teatro, no escritor, el escritor escribe para un lector silencioso, el dramaturgo escribe para un actor en un teatro y para un público, para que se le oiga», puntualizó.