Portal informativo de análisis político y social

El teatro se va abriendo paso en Guadalajara: Mauricio Cedeño

El teatro se va abriendo paso en Guadalajara: Mauricio Cedeño

Abr 6, 2017


Por Diego Morales //

A pesar de que Guadalajara no tiene arraigada la cultura del teatro como otras ciudades en el país, hay talento y se hacen grandes esfuerzos por llevarlo a cabo. Muestra de ello es el productor Mauricio Cedeño, hacedor de teatro desde 1978, originario del Distrito Federal, formado en Bellas Artes y que desde hace 28 años impulsa obras en la perla tapatía.

Entrevistado en los micrófonos de Conciencia al Aire, Mauricio, que también es actor y director de teatro, resaltó que a pesar de la complejidad de llevar a cabo este arte, Guadalajara ha avanzado al respecto y la gente comienza a interesarse en la cultura.

Es difícil, pero ha crecido, de 28 años para acá estamos en la gloria, antes había pocos espacios, ya hay mas movimiento, hay escuelas, tenemos acceso a información de gente que viene de otros países y estados, las obras de teatro tienen más promoción, los medios nos ayudan a que esto pueda sobrevivir, parecía que el teatro estaba en peligro de extinción, salas con cinco personas. Antes todo artista era autodidacta, ahora ya no es así, ya hay muchas formas de prepararse, hay escuelas, nivelarse con licenciaturas, hay más oportunidad que antes, se lo debemos a las redes, al internet, la manera en que estamos tan globalizados”.

NATIONAL PASTIME, EL MUSICAL

Actualmente, Mauricio tiene en cartelera en la ciudad la comedia musical “National Pastime”, un espectáculo traído desde Nueva York. La obra, se sitúa en un poblado del estado de Iowa, Estados Unidos, en la década de los años treinta, donde los encargados de una estación de radio en decadencia inventan partidos de un equipo de béisbol que no existe.

La puesta en escena se lleva a cabo en el escenario del Teatro Vivian Blumenthal de la Universidad de Guadalajara (UdeG) los sábados y domingos del 25 de marzo al 28 de mayo. Está compuesta por 18 números musicales con coreografía y un elenco de 11 artistas que ofrecerán 19 funciones; el costo de los boletos es de 200 pesos al público general.

Hace siete años hicimos un musical de esta naturaleza, nuestra ciudad ha tenido musicales de gran formato creado por talento tapatío, pero es muy difícil poder mantener largas temporadas, se buscan teatros grandes, falta difusión, la inversión es millonaria, las pérdidas igual. Entonces un musical de mediano formato es lo que creo necesita Guadalajara para producciones musicales, es la segunda vez que trabajamos, contactamos una empresa que ha trabajado mucho en Broadway y nos tuvieron la confianza, me ofrecieron este musical desde entonces, pero me decían que habla de béisbol, y decía no gracias, estamos en un estado futbolero, los Charros no estaban en la ciudad, estaba alejado de la cultura. Me insistieron mucho, hace dos años fui a Nueva York a ver un ensayo, descubrí que la obra no se trata de béisbol. Es un pretexto para un enredo maravilloso en una estación de radio y es muy divertida”.

Conciencia al aire. ¿Qué hacen los actores, cantan, bailan…?

Mauricio Cedeño. Son actores profesionales, no somos escuela, no estamos formando actores profesionales. Nosotros hicimos un casting, contratamos actores que ejercieran esto de hace muchos años, que tuvieran la suficiente experiencia para poder sustentar una producción de este tamaño, es una producción cara, de casi 800 mil pesos.

Conciencia al aire. ¿Cuántas personas hay en escena?

Mauricio Cedeño. Son once personas en escena, pero el equipo creativo somos alrededor de treinta, aparte hay cuatro músicos, la música es en vivo como debe ser, como se hace en los musicales en serio. Todos los actores son profesionales, tienen muchos años de experiencia, son bien talentosos, todos son de aquí.

Conciencia al aire. ¿Y el vestuario?

Mauricio Cedeño. El vestuario nos llegó de Nueva York, porque es un vestuario de época, que se desarrolla en un pueblito de Iowa en 1933, todo es de época, los teléfonos son de época, los micrófonos son de época, todo es de época, entonces se hizo una investigación de cómo eran las cosas de ese entonces, desde las narraciones de béisbol porque narran a un equipo que no existe y ese es el enredo, lo hacen para sobrevivir durante la depresión económica en Estados Unidos. Bueno, todo este tipo de cosas, peinado, maquillaje, todo es de época, es bien mágico y bien divertido, hay creativos que no son de aquí.

Conciencia al aire. Apenas lleva dos semanas en cartelera, ¿va por más?

Mauricio Cedeño. Sí, estamos en el Teatro Vivian Blumenthal, en realidad es una escuela de idiomas del Proulex pero tiene un teatro hermoso que sustenta este tipo de producciones grandes, el teatro tiene más de siete años funcionado de tal manera. Estamos los sábados a las siete de la noche y los domingos a las seis de la tarde de aquí hasta el 28 de mayo, salvo el fin de semana en Semana Santa.

Conciencia al aire. ¿Cómo ha sido la respuesta de la gente?

Mauricio Cedeño. La verdad bien, hay un público muy asiduo a este tipo de espectáculos, nos ha ido bien, hemos tenido público de pie, la verdad que va funcionando bastante bien porque cuesta mucho dinero y mucho trabajo este tipo de espectáculos. El costo del boleto es de 200 pesos, es el costo de un boleto más barato para un musical en toda la República Mexicana, los musicales en Ciudad de México cuestan desde 600 hasta 2 mil pesos un boleto y lo paga la gente.

NO CREO EN EL AMOR AL ARTE”

Conciencia al aire. ¿No es amor al arte? Caben 258 espectadores, de 200 pesos el boleto, son poco más de 50 mil pesos por función…

Mauricio Cedeño. La verdad es que no creo en el amor al arte, llevo muchos años viviendo de esto. En realidad la situación ha cambiado, yo vivo de esto desde hace 19 años, vivo gracias a Dios, mi hija va la escuela, es un proyecto que también está apoyado por la Secretaría de Cultura, ganamos una beca importante llamada Proyecta, lo que hace la secretaría es financiarte una parte de la producción, no es el total pero ayuda bastante. También está involucrado Cultura UdeG que aporta  escenografía y apoyo publicitario. También la empresa norteamericana que manda vestuarios y la cuestión de derechos, tenemos patrocinadores, gente de la iniciativa privada que le apuesta a la cultura.

CULTURA MALINCHISTA

Conciencia al aire. Hace falta entre la misma sociedad llevar gente al teatro…

Mauricio Cedeño. Tenemos una cultura terrible del malinchismo en la ciudad, nosotros podemos ver una obra extraordinaria que ha ganado muestras nacionales con 50 personas, pero no está llena. En nuestra ciudad hay espectáculos, estamos considerados como uno de los mejores teatros del país junto con Oaxaca, vale mucho la pena, una producción de Guadalajara acaba de ganar un premio por la Asociación de Críticos y Periodistas de la Ciudad de México. Es desesperante que la gente asista a espectáculos foráneos y no a los locales.

Conciencia al aire. ¿No hace falta tocar puertas? Como los medios de comunicación, por ejemplo.

Mauricio Cedeño. Hemos tocado cuantas se atraviesan. Yo entiendo el fenómeno en la tele, hemos solicitado entrevistas y nos dicen que es venta y tenemos que pagar, finalmente es su negocio, el nuestro también, un poco más complicado, pero ya nos cubrirá TV Azteca la obra, uno dice gracias a Dios que esta parte del entretenimiento popular asista y apoye un proyecto cultural que también es comercial, claro que se puede pero cuesta mucho trabajo. Tengo contacto con gente de Televisa, la respuesta fue que es venta, se tiene que cobrar.

Conciencia al aire. ¿Llevarán la obra a otras ciudades del país?

Mauricio Cedeño. En esto estamos, incluso estamos buscando que sea la puerta para que la obra en español pueda ser la puerta en Latinoamérica, tenemos conversaciones con gente de Costa Rica, Chile, Argentina, la obra con nuestro director adjunto que es catalán y regresó a vivir a Barcelona. No es necesario que vayamos nosotros, sino que la obra se produzca en estos países para tener diferentes producciones funcionando al mismo tiempo, eso nos ayuda a todos.

LOS TAPATÍOS, PÚBLICO MUY EXTRAÑO

Conciencia al aire. ¿Cómo ve al público tapatío?

Mauricio Cedeño. Es un público muy exigente, al mismo tiempo es complaciente. Es muy difícil, conozco productores en la Ciudad de México que piensan que si traen la obra y le va bien en Guadalajara le irá bien en toda la república, porque Guadalajara mata giras, empiezan aquí y si no va bien se acabó. El público es especial, exigente, es muy extraño, porque de repente le aplauden a cualquier cosa, no sé cuál es el fenómeno, pero somos extraños, como moda, se abre un antro nuevo y se llena, a los tres meses hay que cambiarle el nombre porque pasó de moda, hacer temporadas aquí de siete meses es imposible. Tenemos que develar placas con cincuenta funciones cuando en Ciudad de México se hace por mínimo cien, lograr cincuenta funciones es un éxito”, puntualizó.