Portal informativo de análisis político y social

JOLOPO VA CONTRA ILDEFONSO GUAJARDO: DENUNCIA A NEGOCIADOR DE TLCAN POR DAÑO A LA NACIÓN

JOLOPO VA CONTRA ILDEFONSO GUAJARDO: DENUNCIA A NEGOCIADOR DE  TLCAN POR DAÑO A LA NACIÓN

Ene 28, 2017

Por Mario Ávila

El México de los contrastes. El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, es una pieza clave en las negociaciones que recién inician sobre las nuevas reglas comerciales que habrán de regir entre México y Estados Unidos; al mismo tiempo, se ha interpuesto en su contra una denuncia ante la Procuraduría General de la República, por daño a la Nación en el orden de los 60 mil millones de pesos.

El autor de la querella es el ex director de la empresa Exportadora de Sal, S.A. de C.V., Jorge Humberto López Portillo Basave, una empresa mayoritariamente de capital del Estado asentada en el municipio de Mulegé, Baja California, que en opinión del denunciante, ha sido utilizada para beneficiar de manera directa a la empresa japonesa Mitsubishi, por instrucciones del secretario de Economía del gabinete de Enrique Peña Nieto.

Ildefonso Guajardo Villarreal, ha mentido para ocultar un fraude de aproximadamente 60 mil millones de pesos en contra del Estado Mexicano, protegiendo las ventas de sal mexicana a favor de la empresa japonesa Mitsubishi, así como por incumplir el contrato para la comercialización de la salmuera residual. Esto coludido con el sub secretario de Minería, Mario Alfonso Cantú Suárez y el abogado Andrés Alejandro Pérez Frías”, según se lee en la denuncia que está en poder de la PGR y de la cual Conciencia Pública tiene copia.

López Portillo Basave refiere haber presentado dos denuncias, una en el ámbito penal y otra en el ámbito político en la Cámara de Diputados, contra el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo. La penal es por coalición de servidores públicos, “que es cuando según nuestro punto de vista, el secretario de Economía y otros funcionarios se ponen de acuerdo para beneficiar a una empresa privada de nombre Mitsubichi, perjudicando al Estado Mexicano con cuando menos 60 mil millones de pesos en los últimos tres años”, explica el denunciante.

Y en el ámbito político –abunda-, fue a mentirle a la Cámara de Diputados en varios aspectos, él justifica que no va a entregar una basura (salmuera residual) a un cliente que está dispuesto a pagar 40 mil millones de pesos por ella y que no se la quiere entregar porque dice que tiene un material mineral que se llama litio, sin embargo la PGR y la propia Secretaría de Economía tienes los resultados de los estudios químicos en donde no se advierte la presencia de trascendente de dicho mineral, lo que quiere decir que Guajardo miente para proteger algo, o a alguien.

También dice Guajardo que no la van a tirar, pero en el presupuesto 2017 está la partida para gastar y tirar esa basura en lugar de venderla, aunque cueste varias decenas de millones de pesos, lo que es una segunda mentira; después dice que la sal, que es lo que produce esta empresa, no tiene mercado, que está muy bajo su precio y que por eso prácticamente Mitsubishi nos hace el favor de comprarnos el producto, cuando el realidad la producción de la empresa Exportadora de Sal, tiene una pureza química prácticamente de grado médico, es decir mucho más arriba que el de alimento y mucho más arriba del de deshielo”, expuso

Asegura el denunciante que Mitsubishi y Guajardo Villarreal tienen una buena relación “desde que el jefe del hoy secretario de Economía, Herminio Blanco, le regaló un contrato eterno a la empresa japonesa cuando él fue secretario (en la administración de Vicente Fox), a cambio de ese contrato, la empresa nipona le dio trabajo en cuanto dejó de ser secretario de Economía”.

Y de ahí en adelante Mitsubishi ha puesto el precio de lo que nosotros producimos, nos dice cuánto fabriquemos y nos prohíbe venderle a cualquier competidor de él, violentando con ello nuestra relación con otras empresas de otros países, porque eso es un monopolio y comercio desleal, simplemente porque a Mitsubishi le vendemos abajo del precio comercial”, denuncia el agraviado.

LOS REEMBOLSOS Y LOS PRIVILEGIOS

Jorge Humberto López Portillo Basave e Ildefonso Guajardo Villarreal son compañeros de partido y fueron compañeros en la Legislatura Federal LXI, después de eso, López Portillo fue nombrado director general de la empresa en el verano del 2013 “y cuando llegué los propios trabajadores me denunciaron que había reembolsos multimillonarios al extranjero, incluso después de cerrado el ejercicio fiscal, todos a favor de Mitsubishi”.

Los reembolsos consistían en sumas multimillonarias bajo el pretexto de que cuando se llevaban el producto se habían equivocado de factura y de cliente, por lo que teníamos que devolverles la mitad de lo que se había facturado, por supuestas demoras en las entregas, cuando ellos se auto programan las entregas y los embarques, ellos cobran la demora, ellos mismos rentan los barcos”, expuso.

Exportadora de Sal, S. A. de C.V. es una empresa de participación estatal mayoritaria, el Gobierno de México es socio mayoritario y en efecto Mitsubishi es socio minoritario. Está ubicada en el pueblo de Mulegé, Baja California y es la empresa de producción de sal más pura y más grande del mundo.

Y advierte López Portillo: “A través de esta empresa, Mitsubishi controla el mercado de los derivados químicos de la sal de todo el mundo, un mercado que vale varias decenas de miles de millones de dólares, cuando México solo gana alrededor de 10 ó 20 millones de dólares al año. Esto significa que México, pero en concreto estos malos funcionarios entregan la panadería, a cambio de unas migajas; hay alrededor de mil 500 empleados en condiciones muy difíciles algunos de ellos, el pueblo donde está asentada la empresa tiene una sola calle pavimentada, pero eso sí, los directivos llegan a bordo de aviones privados. La extensión territorial de la empresa es del tamaño del municipio de una buena parte de Zapopan, en concreto es de 60 mil hectáreas”.

ME DIJERON QUE ME CALLARA

Como director –abunda-, me advierten que Herminio Blanco estaba teniendo reuniones con el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo y que Mitsubishi estaba presionando para que yo no investigara los precios de la sal, no le vendiera a competidores de Mitsubishi y en pocas palabras que dejara todo como lo encontré. Por supuesto me negué, fui presionado, denuncié jurídicamente ante las autoridades competentes, por lo cual después fui amenazado de parte del propio secretario de Economía Ildefonso Guajardo cuando me despidieron y me dijo que me fuera calladito, que no dijera nada del tema comercial.

Yo me voy – expone-, pero ya había dejado todo ordenado y documentado, la empresa en el año que yo me fui director creció en producción, creció en ganancias, por supuesto que pagamos más impuestos y pagamos más salarios, por supuesto que el objeto de la empresa es vender, no es monopolizar a favor de Mitsubishi.

Y abunda: “Dos años después, es decir hoy nos damos cuenta que de nuevo la empresa bajó su producción, bajó su productividad, bajó sus ingresos y solo le vende a Mitsubishi. Esto nos da prueba de que no sólo el secretario estaba ya al tanto, sino de que está operando cínicamente para que se mantenga el contrato en los términos en los que lo plantea la empresa japonesa, un contrato dañino, un contrato abusivo y un contrato que además ni siquiera está debidamente estipulado cuándo fue la fecha en que se firmó, bien lo pudieron haber redactado ayer y decir que tiene 20 años”.

EL NEGOCIADOR NO DEFIENDE A MÉXICO

Insiste Jorge Humberto López Portillo, quien por cierto ya pisó la cárcel por una horas a causa de este pleito legal, que “Ildefonso Guajardo dice que va a defendernos de los ataques de Donald Trump, pero no hace nada por defendernos de su galopante interés por entregar la riqueza nacional en favor de las empresas asiáticas”.

Finalmente López Portillo Basave refiere que desde que Ildefonso Guajardo lo destituyó de la empresa a finales de 2014 se ha ensañado, “me chantajeó, no ha dejado de difamarme, me ha perseguido encarnizadamente y yo me mantuve callado, pero ya no lo haré más, ya llegó el momento en el que me tengo que defender”.