Portal informativo de análisis político y social

Eugenio Ruiz Orozo, cuatro años de presidente del Atlas: “Generamos proyectos para mejorar a Colomos, Chapalita y Country”

Eugenio Ruiz Orozo, cuatro años de presidente del Atlas: “Generamos proyectos para mejorar a Colomos, Chapalita y Country”

May 27, 2017

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

La vida no se planea, pero si se hacen proyectos, el gran estratega es el imprevisto, que puede cambiar cualquier cosa”, expresa reflexivo Eugenio Ruiz Orozco a punto de concluir el periodo de cuatro años lapso en el que ha estado al frente del Club Atlas y que viene a constituir un parteaguas en la historia de esta centenaria institución jalisciense.

Contra lo que pudiera pensarse, Eugenio jamás imaginó que durante su presidencia se llegara a vender al equipo de futbol. “No tenía ganas de vender al Atlas, pero la realidad te forza”, acepta nuestro entrevistado.

No lo pensé antes. Me di cuenta de la cruda y dura realidad del Atlas ya que estaba dentro, cuando comienzas a ser exigido por las obligaciones que se contrajeron, cuando tienes que enfrentar el gasto, con esas condiciones es cuando tienes el escenario completo y dices qué hay que hacer”.

Cuando llegaron al frente de la directiva del Atlas, la institución pasaba por una severa crisis financiera, que a juicio de Ruiz Orozco, éstas eran ordinarias, porque la estructura jurídica de la institución no correspondía a las acciones que se realizaban dentro de la misma, toda vez que el futbol se había modificado en su estructura y que hoy forma parte del mundo del espectáculo.

Una de las decisiones fundamentales de la asamblea que llevaron a cabo fue la separación del futbol de la vida cotidiana. “El Atlas sigue siendo más que futbol, es una filosofía de vida, es un sentimiento, genera una reacción independientemente de cualquier cosa, cuando dices Atlas hay un espasmo, se es o no se es, está vinculado a la ciudad”, comenta.

Así lo reflexiona: “Finalmente las decisiones más difíciles no lo son tanto, la realidad las impone, no tenía ganas de vender al Atlas, pero la realidad te forza, se le debía a Hacienda, los acreditados estaban demandando, no había ingresos, los patrocinados no estaban funcionando, la taquilla no daba”.

LA ENTREVISTA

Conciencia Pública. Han pasado 4 años desde que tomaste posesión como presidente del Club Atlas, muchas cosas sucedieron. Tu periodo de presidente se puede describir como un parteaguas ¿Cómo ha vivido estos años?

ERO. Se viven con intensidad este tipo de experiencias, lo sucedido en 4 años lo podría describir de tal forma de tener una idea global. Cuando llegamos a la dirección, la institución atravesaba una severísima crisis (…) El futbol que había sido su origen había dejado de ser la práctica de una serie de acciones deportivas para preservar la salud y defender los colores en la contienda local y nacional, el futbol se había modificado en su estructura y hoy forma parte del mundo del espectáculo, de las masas, el futbol si no está dentro de la sinergia de los negocios resulta muy difícil de sobrellevar”.

Conciencia Pública. ¿Cómo te vas? ¿Cuál es tu balance?

ERO. El balance a toro pasado es bueno, muy bueno, no es excepcional, difícilmente se repetirá porque las condiciones en las que recibimos nunca serán iguales, nosotros entregaremos un club perfectamente saneado, con instalaciones renovadas, con un cuadro de servidores eficientes, tenemos gente de primerísima, desde la gente que atiende los servicios hasta niveles directivos, tenemos idea de las cosas, no hay deuda, hay proyectos que están caminando y lo único que hay que hacer es cuidarlos, la membresía está satisfecha, enfrentamos el proceso electoral para la renovación interna y espero que se den condiciones de civilidad, que quien se haga cargo de la responsabilidad mantenga la inercia y no se metan en un problema mayor.

MÁS COMPLICADO QUE LA POLÍTICA

Conciencia Pública. Has sido presidente municipal de Guadalajara, Secretario General de Gobierno del Estado, Senador de la República y ahora presidente del Club Atlas A.C., comparándolas con las otras responsabilidades, ¿qué tan complicada ha sido esta que terminas?

Es más complicado este ejercicio que a veces la función pública, donde tomas una decisión que buena, regular o mala la asumes, los actores te los encuentras una vez y tal vez no vuelves a coincidir con ellos, en el escenario de la construcción de consensos si tienes autoridad suficiente lo ejerces. Aquí hay que construir los consensos todos los días”, te encuentras con las mismas personas todos los días, aportan recursos que se integran a un patrimonio colectivo todos los días, entonces la demanda y la capacidad crítica, la proximidad del fenómeno hacen más difícil trabajar este tipo de espacios.

NO BUSQUÉ LA PRESIDENCIA”

Conciencia Pública. Dicen que la vida no se planea, uno se marca las metas. Cuando decidiste buscar la presidencia del Atlas por segunda ocasión, ¿qué habías planeado como presidente?

ERO. La verdad yo no busqué la presidencia, la primera vez sí, la segunda no. Fueron las circunstancias, había una crisis, una de las corrientes dentro de la institución me ofreció ser su candidato, les dije casi seguro que no habría acuerdo puse el obstáculo que fuera por unanimidad, la primera experiencia no fue grata, la segunda ya qué sentido tenía, existían conflictos de percepciones entre dos corrientes, es una institución a la que vengo todos los días donde si te peleas con alguien es incómodo, no ofrecía atractivos.

Conciencia Pública. Aceptaste el reto…

ERO. Tuve que cumplir, se dieron las cosas, la vida no se planea, pero si se hacen proyectos, el gran estratega es el imprevisto, puede cambiar cualquier cosa, frente a ese no estás preparado, en este caso el imprevisto fue que todos dijeron que sí, que se construyera una unidad y dentro de las diferencias de corriente se me otorgara la confianza para presidir la institución, que bueno, fue maravilloso, te da la posibilidad de hacer cosas. Cuando nosotros nos mutilamos en el caso del futbol es para proteger la institución, se generan proyectos, cómo ser mejor institución, mejorar Colomos, Chapalita, Country, entonces comienzas a jugar con ideas y proyectos que generen bienestar para la comunidad.

LA DECISIÓN DE VENDER

Conciencia Pública. La decisión de vender el equipo seguramente fue difícil. ¿Cómo se llegó a esa decisión histórica? ¿Ya lo tenías pensado?

ERO. No lo pensé antes. Me di cuenta de la cruda y dura realidad del Atlas ya que estaba dentro, cuando comienzas a ser exigido por las obligaciones que se contrajeron, cuando tienes que enfrentar el gasto, con esas condiciones es cuando tienes el escenario completo y dices qué hay que hacer.

La decisión fue difícil, porque lo que pensabas era cómo me van a recordar, como el que no tuvo la capacidad de defenderlo, el que entregó, o el que tuvo la capacidad y el valor de decirles señores hay que cortar la mano para conservar el cuerpo. La decisión estaba tomada, no teníamos más alternativa, el tema ya no era si vendíamos o no, estábamos obligados, por sobrevivencia.

LA OPCIÓN: “O VENDES O VENDES”

Conciencia Pública. Se dice que la sociedad jalisciense es complicada, ¿qué tan complicado fue tomar la decisión?

ERO. Guadalajara es una sociedad compleja, en términos generales todas las sociedades lo son, efectivamente la sociedad tapatía está representada en la composición de la asamblea de asociados de la institución. Sucede que en este tipo de situaciones no hay la suficiente información, incluso de quienes tienen que tomar la decisión, comienzan a aparecer opiniones que no obligadamente corresponden a la realidad, se despiertan apetitos, en ese escenario se tiene que hacer un ejercicio muy serio donde se transparentan las cosas, se hacen del conocimiento de los asociados y se plantean alternativas de solución (…) Fue lo que hicimos, la consecuencia fue que era, tenías que vender, estabas fuera de condiciones de competencia, no solo eso, el presente inmediato es que no nos permiten entrar al draft por adeudos en la Federación Mexicana de Futbol, ya estaba escarbado el fondo, la secretaría de Hacienda nos traía del pescuezo, el equipo paró y teníamos un compromiso que no se cumplió por rebeldía, los acreedores estaban sobre tus costillas, no teníamos capacidad de maniobra. La decisión no era complicada, o vendes o vendes, no tenías alternativa.

Y SE VENDE EL EQUIPO…

Conciencia Pública. Se vende el equipo, se genera un ingreso a la institución, una decisión fue invertir en los activos, no todos quedaron contentos…

ERO. El producto de la venta se destina a pago de pasivos, a cubrir nuestras obligaciones fiscales, a dar una prima a los asociados por derechos de venta, y el remanente se dedica a mejorar las instalaciones, construir el estacionamiento en Atlas Colomos, mejoramos la calidad de nuestros activos, fuera de futbol nuestra intención es atender a una membresía que le debemos dar satisfacción, los servicios deben ser de calidad, cobramos una cuota a los asociados, en esas condiciones era claro que teníamos que revisar nuestra infraestructura y en función de eso ir actuando.

Conciencia Pública. Se construyen estacionamientos, se fortalecen los activos…

ERO. El tema del estacionamiento en Colomos y Chapalita era una necesidad, había que dar un mejor servicio, en el caso de Atlas Colomos, parte del remanente de la venta se destina a eso (…) En Atlas Chapalita se hizo una estrategia asociándonos con una empresa y se crea un fideicomiso para construir un estacionamiento de 5 niveles con capacidad casi para 400 automóviles, para resolver un problema de origen.

Hemos tenido una excelente administración, con disciplina, con gasto estricto, tenemos un equipo gerencial bueno, la infraestructura humana nos ha permitido ir mejorando alta eficiencia en la calidad de nuestros servicios y las condiciones de las instalaciones. Se han realizado más de 40 acciones importantes, con mantenimiento a profundidad en nuestros clubes, hemos invertido una buena cantidad de millones de pesos que se derivan de la venta de una deficiente administración y una visión de futuro que se modifica con la venta del club.

OPOSICIÓN AL ESTACIONAMIENTO

Conciencia Pública. El estacionamiento en Atlas Chapalita ocasionó ruido mediático y se llegó a pensar que la obra no se haría, pero pesar de ello se hizo…

ERO. Se hizo porque nosotros venimos de un mundo en el que la oposición es parte de nuestra realidad, la oposición siempre tendrá espacio para decir sus cosas, el tema es que si las bondades de un proyecto lo ameritan estás obligado a luchar porque se haga realidad. Finalmente nuestra capacidad de persuasión o generosidad de proyecto, fortuna de encontrarse algún asociado con talento, fue ablandando las cosas. Había apuestas que no se haría, pero finalmente ahí está, vanidad aparte los asociados que se benefician están muy contentos, que debe ser nuestro objetivo, dar satisfacción a la gente.

DEJAR UNA MEJOR INSTITUCIÓN

Conciencia Pública. ¿Esperaba haber llegado a este momento con esos logros?

ERO. En los ejercicios de reflexión siempre es bueno volver al principio, porque cuando tienes una parte del origen tienes una idea de las cosas. Al principio no tenía idea clara, a lo mejor responsabilidades en el pasado en el que sí tenía claro lo que tenía que hacer, fue caminando a contrapelo porque fui conociendo la institución a medida de irnos adentrando, luego ver debilidades y fortalezas, pero sí teníamos conciencia de algo, dejar una institución en mejores condiciones de la que recibimos, porque si no, no vale la pena, no se trata de llegar a ocupar un cargo, sino qué se puede hacer en el cargo para hacer bien y mejor las cosas.

Conciencia Pública. ¿Cómo te vas? ¿Cómo terminas? Espera que la gente del Atlas lo reconozca…

ERO. Eso nunca lo he esperado, ni en esto ni en nada. La gratitud es la mejor y la más rara de las cualidades humanas, si la gente entiende que estás obligado de hacer las cosas, están en derecho de calificar si lo haces bien, regular o mal. En ese sentido, quien piense que se llevará aplausos es difícil, lo que sí creo es que uno no debe confundirse respecto a lo que hiciste en conciencia si está bien, regular o mal, en esto no se puede engañar, las cosas son evidentes, en el Atlas hemos hecho las cosas muy bien, no es un trabajo personal, me toca presidir. Me voy satisfecho, sin nostalgias de ninguna naturaleza, agradecido con la institución, honrado de ser parte de ella y colorín colorado, a seguir en otra cosa, porque seguiré viniendo como usuario, seguiré haciendo mi vida normal, le damos vuelta a la página y a lo que sea, me gustan los retos, me gusta hacer cosas y veré que se me ocurre”.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad