Portal informativo de análisis político y social

“El licenciado”, el rey león: Ha construido su imperio sobre las ruinas de otros imperios

“El licenciado”, el rey león: Ha construido su imperio sobre las ruinas de otros imperios

Sep 23, 2017

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

¿Cuál es la diferencia entre el liderazgo de Raúl Padilla y sus antecesores en el Grupo Universidad? ¿Por qué se ha mantenido muchos más años que sus antecesores en el Grupo?

Luis Cisneros tiene su versión sobre ese poder transexenal que ha logrado acumular el jefe de este clan político. “El liderazgo de Raúl Padilla Ha sido atípico respectos a sus antecesores en el Grupo, no solamente se ha mantenido al frente de la familia por más años que ninguno de ellos, sino que ha extendido su poder más allá de lo logrado por cualquiera”.

Ha construido su imperio sobre las ruinas de otros imperios: el deceso del nacionalismo revolucionario como ideología oficial (con el trasfondo del deceso del comunismo en el tablero global; el ocaso del hiper-presidencialismo priísta en el 2000; el fracaso de la transición democrática mexicana desde entonces, y seguramente sobrevivirá a una crisis de la partidocracia presente”.

EN LAS ENTRAÑAS DEL LEÓN NEGRO

Hace unos días salió a la circulación el libro “Las entrañas del León Negro”, la historia del grupo político más poderoso de Jalisco, donde el personaje central es Raúl Padilla López, “el licenciado”, como lo nombran sus subalternos a quien el autor del libro, Luis Cisneros, le llama “El Rey León”.

La principal misión del Grupo Universidad es mantener la hegemonía de la Universidad Pública del Estado y bajo esta premisa buscar los diferentes espacios públicos, esto bajo el liderazgo de Raúl Padilla López, un personaje de claroscuros”, señala el analista político y escritor del libro al señalar que se trata del grupo político más poderoso de Jalisco.

Candil de la calle y oscuridad en la casa, es el adjetivo de Luis Cisneros para describir a Padilla López, condecorado en el extranjero y criticado en su localidad, pero que ha conseguido un poder equiparado a cada uno de los gobernadores que han pasado en Jalisco.

El poder acumulado por Raúl Padilla y el Grupo Universidad no se reduce ni a un trienio ni a un sexenio, como el que han dispuesto en su momento los gobernadores Emilio González Márquez, Francisco Ramírez Acuña, y hoy el gobernador Aristóteles Sandoval y el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro.

Entrevistado en el programa radiofónico Conciencia al aire, Luis Cisneros, detalla algunos puntos centrales que analiza y sustenta en su libro sobre El Rey León, cuando refiere sobre el poder que tienen los gobernadores y que Raúl Padilla los ha visto pasar desde que inició su hegemonía del Grupo Universidad como rector al desplazar a quien fuera su mentor, el ingeniero Alvaro Ramírez Ladewig.

Por supuesto, estos han tenido poder y lo tiene el gobernador en turno, pero hay otro actor igualmente relevante en la actualidad que es el Grupo Universidad y su líder Raúl Padilla López. Sí diría que es el grupo político más poderoso de Jalisco, su poder no se reduce a un trienio o sexenio, sino que rebasa los límites de las administraciones, además se remonta a la fundación misma de la Universidad de Guadalajara en 1925”.

Es un poder que de alguna manera lo hereda, quien monta el andamiaje de poder del Grupo Universidad haciendo del lado los antecedentes teóricos de José Guadalupe Zuno y los cardenistas locales (…) El arquitecto es Carlos Ramírez Ladewig quien crea el Grupo Universidad. Cuando es asesinado en 1975 en medio de la lucha del poder y el uso de armas, quien lo hereda es su hermano (Álvaro) que a su vez da cobijo a Raúl Padilla López, lo hace presidente de la FEG, se gesta un liderazgo que en 1989 cuando llega a la rectoría la transforma, le quita los niveles de violencia que caracterizaban a la FEG, la manda al destierro”.

Raúl Padilla crea la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), impulsa la regionalización de la Universidad de Guadalajara, una verdadera universidad en Jalisco, impulsa proyectos culturales que han sido cuestionados, como por el rector Carlos Briseño quien decía que la función de la universidad tenía que derivarse en cuestión de educación básica superior y no en cultura”.

FIGURA CON DIMENSIÓN DE LEYENDA

El autor del libro describe la figura del que llama Rey León como una figura que cobra dimensión de leyenda. “Odiado por sus adversarios, cautelosamente respetado por sus aliados, y en partes iguales venerado y temido por sus subordinados, Raúl Padilla es una figura que cobra dimensiones de leyenda, quizá más negra que blanca, pero definitivamente nunca gris”.

Ningún personaje de la vida pública de Jalisco en las últimas tres décadas despierta tal vehemencia, en un sentido u otro. El antipadillismo ha resultado además ser una moneda políticamente rentable, a la que han recurrido en diferentes momentos personajes tan diversos como Emilio González Márquez, Carlos Briseño Torres y Enrique Alfaro Ramírez”.

LA FRONTERA VEDADA EL AL GRUPO UNIVERSIDAD

Un punto que destaca en el libro de Luis Cisneros es que el Grupo Universidad puede ser el más poderoso de Jalisco y del Occidente de México, pero algo está muy claro sobre el límite que el sistema le ha establecido y que el escritor le llamada “la frontera vedada, que es la gubernatura de Jalisco”.

Lo intentó primero Carlos Ramírez; Alvaro lo quiso en la persona de Enrique Zambrano Villa; la buscó Raúl Padilla mismo y su hermano José Trinidad. La tragedia de Carlos Briseño no se explica sin esa huidiza aspiración, que sigue evadiéndose como cuando el clan se quedó a un paso de colocar a uno de los suyos en la antesala de la gubernatura –la alcaldía tapatía en 2015-“.

GOBERNADORES VAN Y VIENEN

La fortaleza del Grupo Universidad es abordada de la siguiente forma: “Gobernadores van y vienen de un signo partidista y otro, políticos se encumbran y caen, el PRI fue derrotado y regresó, la alternancia panista llegó y se fue, y el Grupo Universidad se sostiene, incontestada su hegemonía dentro de lo que es después de la Universidad Nacional Autónoma de México, la segunda institución educativa más importante del país”.

LA RAZÓN DE LA SUPREMACÍA DEL GRUPO

En la lógica del autor del libro, la supremacía del Grupo Universidad no obedece simplemente al hecho de ser el alma mater de la mayoría de los funcionarios de los gobiernos locales, por su carácter público.

Obedeció al papel que jugaba la propia Universidad como contención a los estudiantes que eran un segmento relevante de esos potenciales opositores al régimen, con la recompensa que recibían como parte de un sistema basado en un modelo corporativo, que permitían modular la demanda de la inconformidad.

En las escuelas y facultades públicas se formaban los líderes políticos de las clases medias. Allí los partidos opositores al sistema buscaban reclutar a sus cuadros. Así la universidad pública tenía una doble función para efectos del funcionamiento del sistema político priísta: conducir el ímpetu juvenil para que no se desbordaran por cauces antisistema”.

Al mismo tiempo hacía la función de ser un espacio de reclutamiento de liderazgos y su cooptación la canalizaban a través del partido oficial, lo que hizo el clan universitario en Jalisco durante décadas.

UN GRUPO COHESIONADO

De la misma forma, considera Luis Cisneros que el otro elemento que le ha permitido sobrevivir hasta la hostilidad de varios gobernadores y al menos un Presidente de la República -como fue el caso de Luis Echeverría Alvarez- es su cohesión, sus códigos, que han sido preservados más allá de sus integrantes y sus liderazgos en turno.

El Grupo Universidad ha tenido diferentes configuraciones, y también ha padecido reveses, pero su sino común ha sido el hacer frente al poder estatal, por la negociación o por la fuerza, en sus cinco etapas históricas. La de José Guadalupe Zuno; la de Enrique Díaz de León; de Carlos Ramírez Ladewig; Alvaro Ramírez Ladewig; y la actual de Raúl Padilla López. Del Grupo Bohemio, el FESO cardenista; la FEG priísta; la FEG antipriísta; y finalmente, la actual del omnipresente padillismo.

Cada etapa enfrentó sus rebeliones internas –asevera el escritor- y el antagonismo exterior, pero fue el entramado del Grupo, su compleja red de intereses compartidos, lo que sacó adelante a sus líderes y prebendados: excepto cuando aquellos no lo consiguieron; de hecho solamente hubo una transición de ruptura: la que va de Alvaro Ramírez a Raúl Padilla, en cuyo caso, el líder de antaño fue rebasado por el nuevo líder”.

Conciencia. Se ha señalado como el gran líder a Raúl Padilla López, pero no todo lo ha hecho mal, hay cosas positivas, ¿algún día se le hará un reconocimiento o no merecerá alguno?

Luis Cisneros. Ha sido condecorado en Barcelona, ha recibido condecoraciones del gobierno francés, el más alto reconocimiento que se le da a un extranjero, es ampliamente conocido en el ámbito editorial como presidente de la FIL, esta expresión que nadie es profeta en su tierra aplica perfectamente, es un personaje polémico que con claroscuros.

Raúl ha logrado hacer valer un peso político que habría que distinguir el reconocimiento a su obra cultural hasta el impuso a proyectos como el Centro Cultural UNiversitario, el Teatro Diana, la propia FIL, el Festival de Cine, y su participación política como líder de un grupo que tiene presencia en todos los partidos, en todos los ámbitos de gobierno, que responden a un liderazgo personalizado en la conformación de este grupo.

Conciencia. ¿Cuál es el objetivo de tener gente en todos los ámbitos del poder del estado, en los partidos políticos de mayor peso?

Luis Cisneros. Creo que lo que más le preocupa y a lo que responde toda la estrategia política del Grupo Universidad es mantener su presencia dentro de la propia Universidad de Guadalajara, que mientras cumpla su función sustantiva que es formar a los profesionales del Estado y creo que en ese sentido sí se ha hecho una buena labor, tendrá que ser toda esa estrategia de tener presencia en el PRI con personajes como Leobardo Alcalá, Trinidad Padilla, quien ya señaló su intención a la alcaldía de Guadalajara, Patricia Retamoza que ya fue secretaria general en el Comité Estatal y teje alianzas con personajes como Beatriz Paredes.

Igual este grupo se adueñó de las estructuras del PRD Jalisco con su dirigente Raúl Vargas, con Celia Fausto, Juan Carlos Guerrero y Enrique Velázquez con “Hagamos” que reúne a los liderazgos académicos y estudiantiles en un tinte apartidista.

Conciencia. En esta carrera política con miras a 2018, Raúl Padilla parece tomar decisión e ir con el color naranja. ¿Cómo lo percibes?

Luis Cisneros. Percibo que respondiendo al interés superior del grupo de permanecer hegemónicos dentro de la universidad mantienen relaciones cordiales con todos los entes de poder que en su momento pelearon contra Emilio González Márquez que se hizo valer de la situación interna de la universidad durante el rectorado breve del maestro Carlos Briseño para tratar de debilitar a Raúl Padilla. En el caso de la administración de Aristóteles Sandoval el grupo impulsó mucho la llegada del gobernador y fue recompensado con posiciones en el gabinete con la Secretaría de Salud, de Cultura, que ahora que se percibe que el PRI está en decadencia y en ascenso el Alfarismo el grupo como si se tratara de un estado nación buscando relación con estados vecinos busca tejer, en eso están. Otra expresión del grupo está jugando en el PRI.

Conciencia. ¿Qué posición asumiría Raúl Padilla si su hermano Trino Padilla fuera candidato a la alcaldía en Guadalajara por el PRI? ¿Mantendría su alianza con Alfaro y Movimiento Ciudadano?

Luis Cisneros. Vería en este caso un ejemplo de la brillantez política de Raúl Padilla, qué es lo que percibo está haciendo al palomear o ver con simpatía la posibilidad de Trino Padilla como candidato del PRI. Lo que el grupo está haciendo es decirle al PRI dame la candidatura para este connotado militante y responde al liderazgo, o bien mi capital activo podría jugar en otro proyecto que no es el del PRI.

Yo tendría mis dudas que el PRI sin esto que representa Grupo Universidad apoye al naranja, entonces es mejor entregar la candidatura a un personaje como Trino. Así lo leo, como brillantez en una jugada política, cuando digan no o digan sí verán con buenos ojos la posibilidad de que uno de los suyos sea alcalde, en caso de que sea rechazado se jugará el capital político en otro proyecto.