Portal informativo de análisis político y social

LA GENTE DEBE DE VOLVER A TENER PESO EN LAS DECISIONES

LA GENTE DEBE DE VOLVER A TENER PESO EN LAS DECISIONES

Feb 21, 2015

«He sido una mujer que, como dicen, he hecho lo que me da mi gana; fui maestra porque quise, fui bailarina porque quise hacerlo y bailé con el maestro Jorge Armando Orozco Macías, ando en las motos porque quiero andar en las motos, recojo perros porque quiero hacerlo. Creo que mis ideales están bien cimentados en lo que tengo, pero me gusta ayudar a la gente, me gusta ver más allá, ver las necesidades del país, me gusta que venga una persona de otro país y diga qué bonito es México, no que se asuste y no se quieran arrimar, ese es el problema».

Con su marido ha compartido el gusto por las motocicletas y el cuidar perros, incluso han circulado fotos de ellos en redes sociales, no sabe si por criticarlos o por otra cosa, sin embargo afirma que estas actividades las hará hasta el último día que tenga de vida.

«Es un placer andar en moto, conocí a mi marido y tenía su motocicleta, aprendí a viajar, aprendes otro nivel de cultura, no son tan malos los que andan en motocicleta, la convivencia con las parejas es otra cultura, es totalmente agradable. En cuanto a los perros, empezamos a ver que llegaban perritos solos, me tocó tener una perrita con Síndrome Down, pienso que es hora de cuidar a los seres vivientes, también cuido mis árboles, me molesta que me los corten, tenemos qué cuidarlos y no dejar que los corten por cuidar el presupuesto de Parques y Jardines».

Como maestra una de las prioridades que tiene es inculcarles a sus alumnos el gusto por el arte, y aunque el tratamiento que toma debido al cáncer que padece le ha afectado la vista, no ha dejado de transmitirles el gusto por la cultura a las nuevas generaciones.

«He dejado de leer porque con lo del cáncer te dan una pastilla y me ha afectado la vista. Pero me gusta la poesía, la literatura, Juan José Arreola, me gustan las pinturas de Picasso, me gustan mis muralistas, eso les enseño a mis alumnos».

Admira la música de Roberto Carlos y a Juan José Arreola que a pesar que nunca fue la escuela se convirtió en uno de los más grandes escritores de Hispanoamérica. No obstante, su admiración también es para la gente que deja huella en mejoras a la sociedad y cita dos ejemplos de Jalisco en cuestiones de política.

«Hay gente buena, el problema es cuando se crean compromisos; me tocó vivir el gobierno de Flavio Romero de Velasco, limpió con todo, puso a la gente en su lugar, llegabas a tu casa en la madrugada y nadie te asaltaba, había seguridad para padres de familia, en ese sentido también el gobernador Alberto Orozco Romero hizo la infraestructura para que no se inundara todo lo que está en la Calzada y es hora que no le cambian nada».

 

Momentos de cambio en política

Adriana Higareda dice que los políticos en la actualidad sólo se pasan de un puesto a otro y no es como antes que los actores en un momento dado se retiraban pues había qué darle espacio a las nuevas generaciones. «No es posible que de ser gobernadores del Estado pasen a ser regidores», lamenta.

Por ello aplaude ser parte de la primera generación de aspirantes a candidatos independientes, pues cree es momento de que la gente vuelva a tener peso en las decisiones de la política, además de dejarle una mejor ciudad a sus hijos, sobre todo en materia de seguridad, el gran problema de la metrópoli.

«Ya era momento, vienen las transformaciones y tienes que enseñar a la gente a hablar, a que no tenga miedo a las repercusiones, que siga adelante con la frente en alto. Los políticos hay que hacerlos a un lado. Antiguamente llegaba una persona a un puesto político y no por ser político, entrabas, ibas creciendo y creo que fue mejor. Ya es hora que el pueblo decidamos lo que queremos en nuestra ciudad y nuestro país. Soy de Guadalajara y añoro que vuelva a ser la Ciudad de las Rosas, porque ahora es como Tequila, maguey por todas partes».

Su aspiración por el Distrito 8 es pensando en proyectos que puedan fortalecer la zona donde nació y que desde su perspectiva ha sido abandonada por las autoridades.

«Viví en el distrito, sigo viviendo en él, me crié en Jardines del Country, toda mi vida estuve en la Normal de Jalisco, toda mi vida he estado aquí, la gente me conoce, me pesa porque hay gente muy vieja y no hay quién te pueda cuidar, no hay derechos de servicios, tengo proyectos para la gente de mi distrito».

 

La dificultad de ser candidato independiente

En cuanto a los obstáculos que enfrenta por ser aspirante a candidato independiente, asegura que es muy complicado pues no puede dejar de lado sus labores, aunque sabía a lo que le entraba y saldrá adelante por el sueño que tiene de cambiar la problemática de su distrito.

«Son fuertes los obstáculos, si mi país fuera realmente demócrata creo que con la inscripción de un candidato independiente que cubra los requisitos se debería participar, pero nos están pidiendo muchas firmas junto con la credencial de elector, es un trabajo recolectarlas, trabajo de 8 a 1 y de 2 a 6, a veces llego noche a mi casa, es muy difícil», comenta.

Sobre la falta de recursos, critica que «no nos han apoyado en nada, sabía a lo que me iba a arriesgar, pero sueño con que mi país va a despertar, la gente tiene ganas de cambio, lo que no sirve se lleva a la basura, si en tu casa una manzana está podrida la tiras a la basura, la política en cuestión de partidos ya se acabaron, es hora de un cambio, no por mí, porque ya voy de salida, sino por la juventud».

A pesar de la dificultad de la ley, ya va a la mitad del porcentaje de firmas que se le pidió para ser candidata, pero hace un llamado a la autoridad a tener más apertura con los aspirantes.

«Llevo alrededor de mil doscientas, que son un cincuenta por ciento, pero pregunté a una persona en el INE que por qué no me deja jugar con lo que tengo, me está pidiendo casi como si fuera un partido político y yo no soy un partido político. Somos los primeros y por eso nos está costando más trabajo, es la primera vez que se da en México, pero si una persona cubre los requisitos, tienes tu trabajo, que vean tu estudio, reglamento que nos hicieron, no tendría qué haber problema. ¿Tienen miedo al hartazgo social?».

 

Política en Jalisco

Contrario a lo que se pudiera pensar, Adriana Higareda no está en contra de los partidos políticos, pues ve en ellos estatutos y bases cimentadas para fortalecer la democracia en el país, sin embargo sí critica severamente a los actores políticos que se olvidan de sus instancias políticas para cumplir con favores al llegar al poder.

«Los estatutos no son malos, ningún partido político tiene estatutos malos, están bien cimentados, están bien redactados, el problema es cuando la gente llega y crea compromisos olvidándose de los estatutos y peor aún se olvida de los ciudadanos que votaron, que creyeron en tu proyecto. Nos debemos a una sociedad, ese es el problema».

La actividad política en Jalisco la concibe dividida, pues la diversidad de ideologías políticas provocan la falta de consensos, por ello la sociedad muestra hartazgo hacia los políticos, situación que ha visto en sus visitas a los hogares tapatíos.

«En Jalisco concibo muchas bajas, mucha división, aunque en su mayoría gobierne el mismo partido se ve la división, aunque salgan en la foto sonriendo se nota la división en sus ideologías políticas. A mí me ha tocado el notar el hartazgo ciudadano, hay gente que me pregunta de qué partido soy y les digo que yo no tengo partido, no quieren recibir políticos, yo puedo demostrar que sí se puede creer en la gente, se pueden hacer cosas buenas, tengo proyectos de educación, deportes para la gente anciana, veo las necesidades de la gente», concluye.