Portal informativo de análisis político y social

COMIENZA LA TRANSICIÓN

COMIENZA LA TRANSICIÓN

Nov 19, 2016

El día después de la elección no fue (aún) apocalíptico. La transición ya comenzó y dentro de pocos días observaremos a Donald Trump tomar protesta como el presidente numero 45 de los Estados Unidos.

La transición pacífica de poder que criticó Trump antes de conocer los resultados es un factor notable en Estados Unidos. En esta etapa de la transición hay tres elementos que quisiera abordar.

Primero, el presidente saliente. Hay muchos elementos de Barack Obama que valdrá la pena analizar, pero de forma preliminar quiero destacar su discurso el miércoles, después del discurso de concesión de Hillary Clinton. Su mensaje es un ejemplo de las cualidades de Obama: motivó a los demócratas después de la derrota, buscó unir al electorado y ofreció su apoyo a Donald Trump. No es cosa menor: ofrece la mano a quien señaló desde hace meses que no tenía las cualidades para ser presiente. Esto, reitero, tiene como antecedente personal la entrega-recepción de George W. Bush a su administración. Según relata David Axelrod en su libro «Believer», Bush fue un actor sumamente generoso en la transición, facilitando y ofreciendo consejos al próximo equipo. Incluso, pueden encontrarse innumerables discursos y eventos en los que Obama habla del profesionalismo y patriotismo de los Bush. De igual forma, no podemos perder de vista la carta de George H. W. Bush a Bill Clinton el día de su toma de protesta en la cual le señala, «tu éxito será el éxito del país». Es una práctica ejemplar que encontramos con muchos presidentes.

Segundo, el vacío demócrata. Después de la inesperada derrota de Clinton. Los demócratas se toparon con una realidad: no hay muchas figuras nacionales que permitan encabezar la oposición. Después de la derrota de la «maquinaria Clinton» hay un vacío difícil de ocupar. La primera estación en la reconfiguración del partido fue el cambio de líder en el senado. El siguiente paso será elegir al presidente del partido y revisar si Pelosi continuará al frente de los demócratas en la Cámara de Representantes. Será muy interesante ver los reportes de «autopsia» del partido de frente a la intermedia de Trump y las elecciones del 2020. No perdamos de vista que los demócratas han ganado el voto popular en seis de las últimas siete elecciones.

Tercero, la transición de Trump. Esto es un punto que será necesario darle seguimiento; sin embargo, un elemento es claro: la conformación de su equipo presenta un atraso importante. El presidente electo ha realizado movimientos en su equipo y en sus posiciones, haciendo su falta de preparación más evidente. En los últimos días cambió al coordinador de la transición, Chris, Christie, designando en su lugar a Mike Pence, vicepresidente electo. El cambio se da en un contexto de especulaciones sobre el gobernador de Nueva Jersey: por un lado, investigó y ejerció acción penal sobre el consuegro de Trump, padre del esposo de Ivanka Trump; por otro lado, las investigaciones sobre la corrupción de su administración.

Hasta el momento ha designado a Reince Preibus como Jefe del Gabinete, posición que usualmente tiene un rol protagónico en la administración pública. Es hasta el momento presidente del Partido Republicano y seguramente fortalecerá la coordinación con Paul Ryan, líder republicano en la Cámara Baja. Un cuestionable nombramiento fue el de Steve Bannon como el principal estratega de la administración. Él es CEO de Breitbart News, un espacio de noticias de la ultraderecha. Desde ese espacio de noticias criticó e hizo campaña en contra de perfiles como el de Ryan, quien tendrá a cargo evaluar gran parte del programa de gobierno de la próxima administración.

Quedan aproximadamente cuatro mil designaciones que deberá realizar en los próximos meses e innumerables decisiones por tomar; ojalá la posición haga crecer a Trump.

jasalinasm@gmail.com
@salinasja