Portal informativo de análisis político y social

El aprendiz, versión secretario de estado

El aprendiz, versión secretario de estado

Dic 17, 2016

Después de una pasarela al estilo «El aprendiz», Donald Trump decidió nominar a Rex Tillerson para ser el próximo secretario de Estado. Un perfil sin experiencia en el sector público, pero con reconocido prestigio al frente de una de las transnacionales más importantes en el mundo.

Durante los primeros días de la transición se pensó que el próximo Secretario de Estado sería Rudy Giuliani. Sin embargo, el exalcalde de Nueva York recibió donativos de gobiernos extranjeros, situación que obligó a replantear la nominación y sacarlo de la ecuación. Es importante poner en contexto que uno de los principales argumentos al señalar la supuesta corrupción de Hillary Clinton como Secretaria de Estado, fue que la Fundacion Clinton recibió donativos de algunos gobiernos. Ahora, Giuliani no es un peso ligero, fue uno de los principales voceros y defensores de Trump, incluso fue uno de los que realizó el viaje internacional a México con el candidato Trump. Al más puro estilo del Aprendiz, está «despedido».

Otro de los perfiles importantes que se consideraron fue el de Mitt Romney, candidato republicano en el 2012 y uno de los gobernadores más populares que ha tenido Massachusetts. Romney fue uno de los principales críticos de la campaña de Trump y constantemente pidió el apoyo por otros candidatos e, incluso, escribir otros nombres en la boleta del pasado 8 de noviembre.

Considerar su nominación era una ilusión política al más puro estilo en «The West Wing»: para Romney, era colocar el servicio público por encima de las críticas que realizó con anterioridad; para Trump, era colocar los intereses de la oficina por encima de las críticas de los adversarios. Desde luego, se quedó en la ilusión de replicar algunas enseñanzas de Lincoln al confirmar su gabinete.

Entre los muchos otros perfiles que se consideraron, se encuentra notablemente el General David Petraeus y el Almirante James Stavridis. Los dos son mentes privilegiadas y hubieran sido extraordinarios nominados a la Secretaría de Estado. Sin embargo, el primero tiene amplio reconocimiento por su visión estratégica, pero se opacó su trayectoria al haber filtrado documentos clasificados y mentir sobre sus acciones; el segundo fue Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas de la OTAN, pero fue considerado para ser candidato a vicepresidente con Hillary Clinton. De nuevo, esto no es Team of Rivals.

Después de observar el reality show, tenemos hoy al ganador del Aprendiz, versión secretario de Estado: Rex Tillerson. Seguramente será confirmado como el próximo encargado de la ejecución de la estrategia de la política exterior. Como referencia personal, es un perfil recomendado por veteranos en administraciones republicanas. Desde luego es importante tomar en cuenta que como cabeza de una empresa petrolera, sus relaciones son al más alto nivel, pero con una lógica eminentemente transnacional.

Dentro del análisis preliminar de Tillerson existen algunas incógnitas: ¿Con qué respaldo jugará? ¿Con qué peso hablará en los temas que Trump y él no coinciden? ¿Cómo va a lidiar con los conflictos de interés que puedan surgir entre ExxonMobil y él?

Un secretario de Estado con peso tiene autonomía en la estrategia, pero Trump no admite protagonismo. Para ser efectivo, la comunidad internacional debe saber que Tillerson hablará a nombre de la administración y el Estado. Esto es complejo si consideramos contradicciones entre Trump y Tillerson en temas como el Acuerdo Asociación Transpacífico, la OTAN o el cambio climático. Por último, sobre todo los vínculos de Tillerson y los posibles conflictos de interés. Por ejemplo, se especula que las acciones de ExxonMobil podrían subir al levantar las sanciones en contra de Rusia. Tillerson, obviamente, tiene acciones.

Para el presidente electo, Tillerson es un personaje más en su programa; para el mundo, será el representante americano en coyunturas extremadamente complejas. ¿Qué resultará del nominado? Pronto lo sabremos.

jasalinasm@gmail.com
@salinasja