Portal informativo de análisis político y social

«BROZO» LA HISTORIA DEL PAYASO TENEBROSO

«BROZO» LA HISTORIA DEL PAYASO TENEBROSO

Ago 29, 2015

Es locutor, conductor, analista político, actor de teatro, televisión, doblaje y una personalidad influyente en redes sociales… es la carta de presentación de Víctor Alberto Trujillo Matamoros, uno de los comunicadores más destacados de México en los últimos años.

«A lo mejor tiene que ver que desde muy chavo encontré que lo mío era comunicar, a lo mejor porque mi problema era la comunicación, era un chavo inhibido, que se movía alrededor de los grupos y no en los grupos. Soy de una generación que creció con las películas y el radio, después me ligué a la tele, entonces se me hizo sencillo partir desde la ficción, era más fácil relacionarme con un grupo con personajes y tenía la facilidad de crear cosas mientras iba contando y llamando la atención de los demás para tener aceptación.»

Rrefiere en entrevista sobre situación de «todólogo» en los medios de comunicación.

Nacido el 31 de julio de 1960 en la Ciudad de México, cuentan diversas biografías que en el Sanatorio Durango de la Roma. Su madre, actriz amateur y pintora; su padre, economista. Con el sello característico de hacer reír a las personas, Víctor Trujillo comenzó su carrera en los medios de comunicación a los quince años de edad con una participación en la estación de radio XEB-AM como locutor y actor de radionovelas. «Sentí terror, terror, terror… y gusto», expresó el comunicador, quien acepta enmudeció durante sus primeros segundos de emisión.

Alternando sus estudios de secundaria, se presentaba en el «Bar Mink» donde hacía imitaciones. «Quién sabe si tengo pico de oro, pero mientras deje morralla no lo suelto», pensó el joven soñador. El hecho de estudiar en el Colegio Alemán lo llevó a emprender un viaje al país teutón donde residió algunos años, para sobrevivir trabajó como mesero y albañil, para posteriormente volver a México a seguir su carrera en el doblaje y teatro.

 

Sus personajes

Víctor-Trujillo

Con el sentido ácido y sarcástico que le caracteriza, Víctor Trujillo ideó personajes que pudieran transmitir sus ideas a la sociedad con humor. Así nacieron «La Beba Galván» que parodia a las mujeres de alta sociedad pretenciosas; el «Charro Amarillo», quien desde su ronco pecho entona rimas sobre la vida; «Estetoscopio Medina Chaires», quien relata las historias de su familia desde su lote baldío; «Amadeus Pérez Pachuli», el hippie que muestra el camino pensante con el «NotiChurro»; «El Preso», el cual recreó junto al comediante Ausencio Cruz en «La Caravana», así como «Johnny Latino», «Walt Sydney» & «Sr. Bremont Sydney», «Jeremías» y «El Mete», entre otros.

Aunque en México históricamente se ha dicho que existen limitantes sobre la libertad de expresión y con el agregado del sentido crítico en el trabajo de Víctor Trujillo, esto no fue impedimento para el comunicador quien en más de un ocasión afirmó que en el país sí existe la libertad de expresión pues «hay que vivir cada historia, hubo un tiempo que el Estado imponía la censura y de las formas más rupestres a las más finas, los medios eran rehenes, había complicidad entre empresarios y Estado para un discurso afín. En los ochenta empieza a perder fuerza la mano dura, los medios encuentran pluralidad en diferentes voces; aunque la televisión tarda, la gente quiere ver toda la versión de toda la película y esto se encuentra en el 2000 con Vicente Fox, se rompen los esquemas y la gente empieza a exigir cambios (…) Hay maestros que dirán que todo es vendido, que este dio las nalgas por esto (sic), es recurrente, pero dentro del medio yo digo que no, es otra historia, hay que estar en los medios, mi línea editorial es mía».

En 1987 comenzó a trabajar en la extinta cadena Imevisión; participó igualmente con Grupo ACIR, TV Azteca, Canal 40 y actualmente en la empresa Televisa.

 

El payaso tenebroso

la-reata-de-brozo-playboy-sin-mascara-2

«Es mi antagónico, todo lo que yo no soy es él. Se atreve a pensar lo que yo no, en vez de ir a terapia me hice un personaje sin querer»

Refirió Trujillo al ser cuestionado del significado de su personaje insignia: «Brozo».

Nacido hace «un friego y medio» como parodia al payaso «Brozo», pero en versión decadente y con un toque de sarcasmo, albures y comedia. Hace su primera aparición con el personaje en 1988 en el programa «La Caravana». Al principio, el payaso tenebroso contaba historias de adaptaciones de cuentos y obras clásicas parodiadas.

Pero el éxito vendría en su etapa como conductor del noticiero que bautizó como «El Mañanero», emisión matutina transmitida por el Canal 40 que inició su transmisión en el 2000 y salió de la televisora en 2002 para mudarse a Televisa donde duró dos años en su primera etapa.

Durante este lapso en Televisa, destacó la polémica en la que se vio envuelta el político René Bejarano, quien era diputado y coordinador del PRD en la Asamblea Legislativa del DF, pues un videoescándalo se transmitió en una emisión en vivo el 3 de marzo de 2004 donde se observa al político recibiendo dinero de Carlos Ahumada. Víctor Trujillo, encarnando al personaje de «Brozo» lo encaró a nivel nacional: «Ya estamos hasta la madre que esas situaciones sucedan, no merecemos una explicación, no me pendejees (sic)», le dijo al nervioso Bejarano quien se le veía tembloroso y sudando al aire.

Durante ese mismo año, tras la muerte de su esposa Carolina, Trujillo decidió tomar un receso del exitoso programa, en vivo y con la presencia de sus hijas quienes lloraban desconsoladas, anunció el fin, esto sin el maquillaje y la peluca verde que lo caracterizaban, el hombre detrás del personaje dio la cara argumentando que «es mejor finalizar esta etapa».

En 2007 volvió a la pantalla con el «NotiFiero», que salió del aire en diciembre de 2009 sin explicación alguna de los ejecutivos de Televisa y en febrero del 2010 regresa «El Mañanero», que hasta la actualidad se transmite por el canal ForoTV.

 

Su impacto en redes sociales

«Soy una persona que busca, que nunca deja de ser inquieto», respondió al cuestionamiento de cómo se define Víctor Trujillo. Y en las redes sociales ha encontrado un aliado para seguir con vigencia en el medio e interactuar con la sociedad en temas de interés relacionados al sistema político mexicano.

Al analizar el fenómeno de Víctor Trujillo, el crítico Álvaro Cueva refirió en una columna: «Brozo» es el único comunicador que se ha atrevido, en televisión abierta, a cuestionar con lujo de rudeza al Presidente de la República sobre asuntos tan delicados como la segunda fuga de «El Chapo» Guzmán… de ahí la aceptación del sector tan difícil que representan los jóvenes.

Con sus célebres frases, como «Chamacos», «Hacer prau prau», y el toque de humor combinado con albures, ha logrado marcar tendencia en los tiempos donde la inmediatez de la información marca la pauta. En su cuenta de Twitter @brozoxmiswebs, Víctor Trujillo cuenta con más de 3 millones de seguidores, más de 1 millón de me gusta en Facebook y cerca de 20 mil suscriptores y 2 millones de reproducciones en su canal de YouTube.

«Cuando uno habla de reírse de sí mismo, está hablando de su salud mental», dijo en algún momento el comunicador que logró informar al mexicano de una manera peculiar y de la forma que más les gusta: con humor.