Portal informativo de análisis político y social

Jesús Medina, el favorito para la FEU; Mayra Rivera va por la sorpresa

Jesús Medina, el favorito para la FEU; Mayra Rivera va por la sorpresa

Oct 15, 2016

La declinación de tres candidatos a la presidencia de la FEU en favor del proyecto de la corriente política «Movimiento Índigo» gestada al interior del CUCEA, ponen a Jesús Medina como el candidato con mayores posibilidades de obtener el triunfo en la contienda interna por la representación de los estudiantes de la Universidad de Guadalajara.

Sin embargo Jesús Medina, quien en los últimos tres años se desempeñó como secretario general en el Comité Directivo que hoy y hasta el fin de año preside Alberto Galarza Villaseñor «El Rojo», tendrá que vencer en las urnas a la estudiante de Medicina, Mayra Rivera, quien quiere hacer valer el peso específico de la mujer, que entre el estudiantado de la UdeG es mayoría y registran al 52% de los universitarios.

Jesús Medina y Mayra Rivera tienen mucho en común, por ejemplo su simpatía política con el Partido de la Revolución Democrática, por el cual Mayra fue candidata a diputada federal en el proceso electoral del 2015 y partido en el que también milita Chuy Medina desde que tenía 16 años de edad.

Sin embargo, sus agendas de trabajo y los temas prioritarios que se comprometen a atender son los que marcan las grandes diferencias en ambas candidaturas, mientras que Chuy Medina le apuesta a la continuidad del trabajo en equipo que hoy realiza como el 02 de la FEU en el comité que preside «El Rojo», Mayra Rivera buscará una sacudida al interior de la representación estudiantil, a la que ofrece cambiarle la mira para dirigir sus acciones en beneficio de los estudiantes, más que en la proyección hacia afuera de la propia Universidad.

Lo cierto es que así gane Chuy Medina o Mayra Rivera, el hecho histórico se dará en el sentido de que el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades y en concreto la facultad de Derecho perderá la hegemonía que pudo implantar a lo largo de cinco procesos electorales de manera consecutiva.

Es decir, después de 15 años consecutivos al fin dejará de ser presidente de la FEU un estudiante de Derecho y este privilegio pasaría, si nada extraño sucede, a poder del CUCEA, de donde salió el segundo presidente de la FEU y hoy rector de este centro universitario, Alberto Castellanos «El Cone», a la vez director del Club Deportivo de Futbol de los Leones Negros de la UdeG.

La estrategia que apuntala un eventual triunfo de Chuy Medina, se basa en la declinación que hiciera el candidato con mayor conocimiento y capacidad en las actividades de política interna y externa de la Federación de Estudiantes Universitarios, Ernesto Rafael Gutiérrez, quien junto con Alan Alvarado y María Gómez Rueda, se bajaron de la competencia por la presidencia de la FEU, para sumarse al proyecto de Chuy Medina.

Además de Mayra Rivera y del propio Chuy Medina, quedan también en la carrera, aunque con ínfimas posibilidades, los candidatos Alan Andrés Vázquez y Neysser Francisco Gutiérrez. Por cierto estos dos últimos desdeñaron la invitación que lanzó el programa radiofónico Conciencia al Aire, para que debatieran en cabina y presentaran de manera abierta y de cara a la ciudadanía, sus propuestas de trabajo. De ahí que el debate se realizó solo con la presencia y la participación de Mayra Araceli Rivera y Jesús Arturo Medina

 

Las tres razones de Chuy Medina

Jesús Arturo Medina confesó tener tres razones para participar como candidato a presidente dela FEU: 1.- «Una aspiración personal, prácticamente para mí sería un sueño estar al frente de la organización en la cual yo he contribuido y he participado desde la preparatoria y es para mí una oportunidad de aportarle a la FEU todos mis conocimiento y mi entrega, lo mismo a la Universidad de Guadalajara; 2.- Es una aspiración colectiva, no es una ocurrencia, es algo que hemos venido construyendo hace más de seis años y hoy tenemos la oportunidad de dirigir el rumbo de la organización a través de esta expresión política y 3.- Una promesa que le hice a mi mamá y a mi papá de serle útil a los demás y eso es a lo que aspiro, serle útil a los estudiantes de la Universidad de Guadalajara».

Jesús Medina se registró como candidato a presidente de la FEU por una expresión política que se llama «Movimiento Índigo», «hace unos pocos días tuvimos la gran fortuna de construir una coalición entre otros tres candidatos y sus servidor, en donde se determinó y tuve la oportunidad y la gran fortuna de encabezar los esfuerzos de otros tres candidatos que son María, Neto y Alan Alvarado, le denominados a la coalición «Suma» y es una coalición que tiene amplias posibilidades de tener un resultado positivo, yo agradezco a ellos que me hayan permitido ser el portavoz de tantos esfuerzos de tantos sueños y ser el portavoz de un esfuerzo colaborativo».

El aspirante con las mayores posibilidades de triunfo estudia la maestría en Políticas Públicas, cursa el 4° semestre del posgrado, estudió la Licenciatura en Administración Gubernamental en el CUCEA, es la cuarta generación de esa licenciatura, «me tocó casi estrenarla por ahí, estuve en la Preparatoria número 13 de la UDEG y he estado en la FEU prácticamente desde la preparatoria, me tocó ser candidato a vicepresidente en la Prepa, después fui parte del staff de la FEU, Secretario de Capacitación Política, después Secretario General de la FEU acompañando al «Rojo», fui candidato a vicepresidente de la FEU hace tres años junto con «El Rojo» y tuvimos la posibilidad de ganar y ahora me tocó acompañarlo estos tres años, también soy consejero general universitario actualmente, miembro de la Comisión de Educación».

En los últimos tres años —reveló— tuve la oportunidad de dirigir algunos proyectos muy interesantes de la UdeG, por ejemplo encabecé una campaña de donación de órganos y tejidos con el lema «Mi corazón es tu corazón», repartimos más de 30 mil tarjetas de «yo soy donante», pero además capacitamos a más de 20 mil estudiantes en toda la Universidad en la cultura de la donación de órganos y tejidos.

«Hicimos una programa que se llamó “Mujer Índigo” porque nos dimos cuenta hace tres años que teníamos una gran carencia de la participación de la mujer en nuestro grupo universitario, el 10% de nuestros activos eran damas y el día de hoy en los Consejos Universitarios logramos registrar en la última elección cerca del 54% de nuestras candidaturas.

«Cerramos con un proyecto que se denominó “minuto” que fueron campañas de innovación, ciencia, tecnología y emprendimiento organizada con el apoyo de 48 organizaciones de la sociedad civil, el Gobierno del Estado y la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología».

Jesús Medina considera que hacer política es el arte de hacer consenso, de ponerse de acuerdo, es todo un arte, «se ha desprestigiado en el día a día pero es también una oportunidad para ponernos de acuerdo, para establecer alianzas, para buscar un futuro mejor, para buscar mejores condiciones de vida para los habitantes».

Se confiesa fascinado por la historia de la fundación de la Universidad de Guadalajara, «me encanta la historia, he tenido la oportunidad de leer desde la fundación allá en el año de 1790 de la Real, Pontificia y Literaria Universidad de Guadalajara, con Fray Antonio Alcalde, desde que envió una carta a España para que se pueda abrir la universidad. Luego hay una refundación en 1925.

Conoce a pie juntillas la historia de la FEU a lo largo de sus 25 años como organización estudiantil nacida el 4 de julio de 1991 y que ha tenido como presidentes a Lorenzo González Ruiz, Felipe Oceguera, Alberto Castellanos, Leopoldo Lucas, Ricardo Villanueva, Alberto Corona, César Barba, Marco Antonio Núñez y Alberto Galarza Villaseñor.

Al margen de la bandera con la que se ha trabajado hacia afuera de la Universidad, exigiendo mejoras constantes al servicio del transporte público, Jesús Medina advierte que la agenda de la FEU no debe ser monotemática, «la gran cantidad de estudiantes (más de 260 mil) nos da para meternos a muchos otros temas, innovación y emprendimiento, tecnología, deben tener un gran impulso en la Universidad de Guadalajara».

Admite que la corrupción, la impunidad y la falta de transparencia han sido los problemas medulares de nuestros gobiernos en los últimos años y por lo que toca al manejo de recursos, ofreció que en una semana y una vez que ha terminado prácticamente su campaña, revelará cuáles fueron los gastos que erogó en este proceso interno y la información estará disponible en su portal de internet, «el viernes diremos en qué gastamos cada peso que nos dieron», acotó.

Admite que ha militado en el PRD desde que tenía los 16 años y de las polémicas recientes que han enfrentado al Gobierno del Estado con los gobiernos municipales de la Zona Metropolitana, comenta: «Yo he creído siempre en la lógica de los pesos y contrapesos, que se cuiden las manos, es positivo que haya oposición en los temas, el gobernador me merece una calificación positiva, es un gobernador muy interesante, no como Javier Duarte de Veracruz.

Finalmente sobre sus propuestas, planteó que los jóvenes deben asumir un reto muy grande, que se transforma a la vez en una gran oportunidad para los próximos 15 años, aspirar a hacer cosas más grandes, «esta generación tiene que aspirar a ser la próxima generación creadora de empleos en el país, por eso deben pensar en asumir retos, generar patentes, explorar otras áreas del conocimiento, atraer nuevos mercados, entre muchas otras cosas y ahí debe estar en todo momento la Universidad para apoyarlos».

Mayra Araceli Rivera es estudiante del 8° semestre de la carrera de Medicina, actualmente es preinterna en el Hospital Civil Viejo, tiene 26 años y desde hace 4 años también es microempresaria, tiene un negocio en donde ha podido desarrollar algunas otras habilidades que dentro de la universidad han sido muy buenas.

El hecho de que yo —dijo— haya tenido interés en participar por la presidencia de la FEU, es porque como estudiante he visto muchas situaciones que en general no nos benefician y que pueden demeritar en el desarrollo académico, considero que la FEU y las representaciones estudiantiles deben estar para atender esas necesidades que nosotros vivimos todos los días dentro de las aulas y en este momento esa es mi principal propuesta para con mis compañeros, el hecho de que la FEU regrese a las aulas y que tengamos la atención suficiente para resolver necesidades tan básicas como lo es condonar una orden de pago, hacer un trámite para quitar un artículo por una materia reprobada, hacer un intercambio, tener acceso a becas, tener seguridad dentro de las aulas; todos esos derechos que han sido un poquito olvidados y quizá no atendidos por la falta de información de los estudiantes.

El hecho de que nosotros podamos contender en este nuevo panorama —abundó—, nos permite la posibilidad de que los estudiantes tengan la alternativa, conozcan nuevos panoramas, nuevas formas de hacer política estudiantil en donde los estudiantes nos atrevamos a evaluar qué es lo que estamos haciendo, qué es lo que está sucediendo con nuestra representación y que a través de esas herramientas nosotros tengamos más participación.

 

Exige Mayra revocación de mandato en la FEU

En la primera reflexión que hace Mayra Araceli Rivera en el arranque del debate celebrado en el programa «Conciencia al Aire», dice: «Somos una generación que dentro de dos años vamos a ser votantes, vamos a decidir qué es lo que sucede con nuestra ciudad, con nuestro estado, con nuestro país, entonces qué le está aportando la FEU, a la sociedad mexicana con los estudiantes, y de ahí tenemos que partir para trabajar con muchos puntos que nos van a formar como ciudadanos».

Y narra su perfil: «Soy egresada de la escuela Preparatoria Regional de Tecolotlán y un tema muy importante para mí y que sigue siendo parte de la agenda de la FEU es el hecho de darle un trato igual y una atención equilibrada a los estudiantes de las preparatorias regionales y centros universitarios regionales que a los de la ZMG, porque sin duda las distancias han afectado al desarrollo de los alumnos de las zonas regionales y la FEU debe tener más énfasis para atender las necesidades, que los espacios sean repartidos de manera equitativa para todos y que las condiciones puedan favorecernos también».

Mayra Rivera considera que la política es la herramienta «con la que podemos generar mejores condiciones en nuestro entorno, es un medio de gestión en donde se pueden resolver las situaciones, donde se pueden generar los consensos para darle prioridad a los temas que son de urgencia y los temas que la sociedad requiera; es también una herramienta en donde se puede coincidir con muchas ideas y construir a partir de ellas proyectos que puedan tener realmente un impacto que mejore el nivel y las condiciones de vida de los ciudadanos».

Recriminó que en estos 25 años que se han vivido varios procesos al interior de la FEU desde 1991, sólo han tenido cabida presidentes varones, «no por el hecho de género, pero solo ha habido varones y este es momento de hacer valer que el 52% de la población de la UdeG podemos tener la representación, incluso ofreciendo paridad en el mismo Comité Ejecutivo de la FEU».

Cuestionó la legitimidad que pueden tener comités directivos de la FEU que resultaron electos con una participación estudiantil muy baja, que en la elección anterior fue de sólo 52% en las Prepas y en los Centros Universitarios votó apenas el 34% del estudiantado; al tiempo que propuso la figura de la Revocación de Mandato también para la FEU.

Al momento de dar a conocer su propuesta, apunta: «Me siento orgullosa de poder representar a las mujeres y reclamar que la FEU regrese a las aulas, a la defensa de los intereses de los estudiantes, generar la conciencia en sustentabilidad, el panorama en medio ambiente no ayuda mucho y los estudiantes podemos hacer más, aportar ideas, esfuerzo, proyectos en cada escuela y que pueda percibir un beneficio personal, o bien puedan desarrollar su servicio social».

Finalmente al hablar de la inseguridad que se vive en Jalisco, aseguró que la FEU tiene que entrar al tema porque los estudiantes han sufrido diversos delitos y no ha habido acompañamiento ni siquiera para hacer la denuncia.