Portal informativo de análisis político y social

Viene la multa digital

Viene la multa digital

Ago 6, 2016

El programa Banquetas Libres llegó para quedarse y debe ser evaluado no por el número de multas que pone, sino por los resultados que pueda dar a mediano plazo, indicó Mario Silva Rodríguez, director de Movilidad Metropolitana del Ayuntamiento de Guadalajara.

El programa, que es estratégico y transversal del gobierno municipal, está cerca de cumplir un año y se ha avanzado contracorriente, luchando contra un contexto de violencia urbana y un contexto desmedido del parque vehicular.

«Este programa se conceptualizó como una política pública enfocada al respeto de los espacios de los peatones, asumiendo que la invasión de banqueta es uno de los principales conflictos que ponen en riesgo la seguridad de las personas, que contribuyen a generar un entorno de violencia urbana, en ese sentido, la dirección de Movilidad ha aplicado dos etapas del programa».

 

La primera etapa

Alfaro Banquetas Libres Fb

Durante su primera etapa, Banquetas Libres realizó todo lo que tiene que ver con multas, aplicación del reglamento, esto por no implicar algo extraordinario para la administración.

«Es el cumplimiento del reglamento a través de los instrumentos que el gobierno tiene. Banquetas libres tiene cuatro componentes: banquetas invadidas por autos, banquetas invadidas por comercio en vía pública, la tercera es obstáculos urbanos, que generan un riesgo a banqueta, el cuarto componente tiene que ver en calidad de espacio peatonal. Llevamos al corte 43 mil 171 sanciones aplicadas, de las cuales 24 mil 511 corresponde a clave cuatro, que se pone por estar estacionado en línea amarilla. Tenemos aplicadas 18 mil 020 multas por clave cinco, que es invasión de banquetas».

Las zonas donde han trabajado son siete en el municipio. «Es una cobertura que no indica calle a calle, sí hemos tenido presencia en todo el municipio de Guadalajara, los reportes se concentran, la mayoría en la zona Centro en el primer cuadro de la ciudad, en la zona de Chapultepec, en Providencia tenemos también varios reportes, en el oriente de la ciudad también tenemos, también en Cruz del Sur y Miravalle, es decir, la invasión de banquetas es un problema que se da constantemente en distintos puntos de la ciudad».

Durante esta primera etapa, uno de los logros es detener el crecimiento del problema, pues durante los últimos quince años, la Zona Metropolitana de Guadalajara ha tenido un crecimiento de tres coches por cada vehículo en circulación.

 

Banquetas 2.0

La segunda etapa de este programa el alcalde de Guadalajara lo denominó Banquetas 2.0 y comenzó en junio del año en curso con tres componentes importantes, los cuales Silva Rodríguez detalla:

«Banquetas 2.0 incluye tres componentes importantes: el tecnológico, las denuncias, los reportes, el seguimiento, el mapa digital a través de una aplicación que tenemos un porcentaje de 55 por ciento de cumplimiento que permite que cualquier ciudadano tenga un seguimiento integral para ver qué pasó. El segundo complemento tecnológico es la multa digital, estamos en un proceso de equipamiento para nuestro personal lo que nos permite tener más certeza, se reduce el margen de error, hemos tenido una fase de prueba importante, estamos por consolidar la dinámica, ya coexiste la multa electrónica con la de papel, es un periodo de transición del cual esperamos migrar totalmente en 2017, aunque los agentes tendrán un papel por cualquier eventualidad estén preparados».

 

La recaudación es para fortalecer el programa

«El segundo componente es la parte educativa, que se pega con otro programa que le hemos dado un énfasis importante llamado Educa Vial, es una estrategia de Movilidad y Transporte con diferentes talleres, en el caso de Banquetas Libres abre talleres de sensibilización para infractores de banquetas, a través de estos talleres con organizaciones civiles importantes.

El tercer componente de banquetas es la parte de infraestructura. «Por un lado los operativos para desmontar estacionamientos y regular sobre banqueta que a muchos negocios se les ha ido permitiendo durante las administraciones; tenemos el proyecto piloto de negocios responsables con la banqueta, que tenemos un par de casos de éxito que han rehabilitado la banqueta y nos dan un espacio público. También el fondo para la rehabilitación de banquetas, que se alimenta de la recaudación de multas».

 

Escasa cultura vial

Al implementar este programa, han encontrado diversas reacciones en la ciudadanía, no obstante, Mario Silva espera que acciones como Banquetas Libres abonen a una mejor cultura vial en la metrópoli.

«Tenemos reacciones de todo tipo. Mucha gente se siente atendida por el hecho que existe una instancia pública que es la dirección y un mecanismo de denuncia y seguimiento que es el programa de banquetas libres, antes de octubre de 2015 si se encontraba una banqueta invadida nadie sabía qué hacer. También hay gente que dice que el programa no funciona, pero el programa está operando, arroja resultados y tiene retos importantes, no ha logrado su cometido, es un problema que iremos atajando con el paso del tiempo, lo que el programa ha hecho es visibilizar un conflicto y decirle a la ciudadanía que puede ser atendida, en ese sentido la gente siente que es valioso, ahora, nuestra capacidad de respuesta tiene que mejorar, los operativos tienen que focalizarse más, la percepción a veces puede no ser la adecuada. Hay gente molesta del lado de los infractores, que dice que es poquito tiempo, poco espacio, la banqueta es completa del arroyo vehicular al inicio de un predio».

«En general tenemos una escasa cultura vial, la licencia de conducir debería ser una herramienta educativa que le pudiera dar información de estacionamiento a la gente y no ocurre, hay mucha desinformación y no es tarea solo del municipio dar este tipo de capacitación. Ahora, los adultos mayores y la gente con discapacidad aplauden estas acciones, nos piden más resultados, con justa razón, esto les merma la calidad de vida. Entonces la respuesta es diversa, lo que nos compromete a trabajar más».

 

Los retos

Mario Silva Fb

Más que encontrar problemas, se enfrentan a nuevos retos, expresa Mario Silva sobre el andar del programa Banquetas Libres, sobre todo para reaccionar al crecimiento desmedido del parque vehicular y una cultura vial arraigada en los ciudadanos tapatíos.

«Tenemos unas prácticas que no son adecuadas, sí está instalado en el imaginario de la gente que no pasa nada si te estacionas en una esquina y bloqueas la visibilidad de un conductor, que no pasa nada si bloqueas la cochera a un vecino 10 centímetros, que no pasa nada si obstruyes la ciclovía, tenemos que luchar con eso, con una metrópoli que el parque vehicular crece un 6 por ciento anual, es el tamaño del problema».

«Otro reto es de capacidades, el programa ha venido a revolucionar la administración pública, esto no era una dirección, estábamos en un tercer nivel, no tenía agentes de movilidad con estrategias de seguridad vial ni primeros auxilios, teníamos inspectores de estacionamiento, hemos pasado por un proceso de transición incorporando nuevos agentes, hay un reto institucional, con capacidades operativas de un municipio que recibimos con deterioro de equipamiento y mobiliario gravísimo, eso no nos justifica para no dar resultados, pero sí es un reto. Nos encontramos sobre la marcha que no había mecanismos, protocolos, bases técnicas, criterios, normas y lo hemos ido consolidando, ahí vamos trabajando», puntualizó.