Portal informativo de análisis político y social

SE VA UN POLÍTICO DE CEPA PURA

SE VA UN POLÍTICO DE CEPA PURA

Jun 20, 2015

A Javier Galván Guerrero le arrebataron la vida este viernes 19 de junio a sus 49 años de edad y después de más de tres décadas dedicadas al activismo político en el PRI y al servicio público.

Al momento de su asesinato, se desempeñaba como delegado del ISSSTE en Jalisco, su tierra natal y en donde no se limitó para entregar lo mejor de sí como alcalde de Autlán, diputado local y federal, presidente estatal de su partido, regidor en Guadalajara y consejero político estatal y federal del PRI.

Deja en la orfandad a su esposa Isabel, a sus hijos Valentina, Diana y Javier, quien estudia como su padre, Derecho en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la UdeG; deja también a su madre, la señora Anita.

Javier Galván Guerrero era un político recto, disciplinado, vertical, tal como lo moldeó su hacedor, Ismael Orozco Loreto y don Javier García Paniagua (hijo del general Marcelino García Barragán), expresidente nacional del PRI y exprecandidato presidencial, un gran maestro de las nuevas generaciones de políticos.

Desde su pubertad se integró a las filas del PRI en el Frente Juvenil Revolucionario, organización a la que dirigió en su tierra natal, Autlán de la Grana, así como también encabezó en la región Costa Sur a la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de Jalisco, es decir, a la CNC en Jalisco.

Su formación partidista la continuó en Guadalajara a donde se mudó para estudiar la licenciatura en Derecho en la UdeG, vivió siempre en las inmediaciones de la modesta colonia Jardines de la Paz, en el Oriente de Guadalajara.

Se casó, tuvo tres hijos, nunca desamparó a su madre que vivió siempre a su lado, y su familia lo acompañó en las actividades que la política le tenía deparada.

Fue alcalde de Autlán de la Grana en tiempos del panismo apabullante en Jalisco, cuando gobernaba Alberto Cárdenas Jiménez; fue diputado local en la legislatura que tuvo que hacerle frente a la dureza del gobernador panista Francisco Ramírez Acuña; fue también diputado federal; fue presidente estatal del PRI y fue regidor en Guadalajara en la administración del hoy gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz.

Ahí fue cuando dio muestras de su disciplina partidista, ya que cuando el alcalde tenía la obligación de solicitar licencia para buscar la gubernatura del Estado, todo apuntaba que Javier Galván sería el alcalde interino, en virtud de que se desempeñaba como coordinador de la fracción edilicia del PRI.

No fue así, la decisión favoreció a Francisco Ayón López, que era el regidor suplente de Aristóteles y a Javier Galván, en reunión privada con los integrantes de la fracción, pidió su voto y su apoyo en favor del elegido como alcalde interino, atendiendo la decisión y petición de Aristóteles quería que fuera Paco, su amigo de toda la vida

Y como un priista vertical, Javier Galván Guerrero nunca tuvo rencores: Su disciplina se le premió momentáneamente al ser nombrado delegado del ISSSTE en Jalisco, una dependencia que le proporciona salud, vivienda, turismo, cultura, recreación, estancias infantiles, deporte y pensión a más de 35 mil trabajadores al servicio del Gobierno Federal en Jalisco.

El pasado viernes 19 de junio, una ráfaga de balas criminales le pusieron fin a su vida recta, a su vida limpia, a un político de cepa pura, que muere en la calle, solo, conduciendo su camioneta cuya vida fue cortada por el imperio de la malda.