Portal informativo de análisis político y social

SACUDE AL PAÍS LA 2º FUGA DE «EL CHAPO» CON MUCHAS DUDAS ALREDEDOR

SACUDE AL PAÍS LA 2º FUGA DE «EL CHAPO» CON MUCHAS DUDAS ALREDEDOR

Jul 18, 2015

La segunda fuga de Joaquín Archivaldo «El Chapo» Guzmán Loera de los penales de alta seguridad, ponen en evidencia la fragilidad del sistema penitenciario en el país, lo mismo en Almoloya de Juárez, en el Estado de México en 2015, que en penal de Puente Grande, Jalisco, en el 2011.

El mensaje relacionado con la fuga dado a conocer por el comisionado Monte Alejandro Rubido, además de lo que muchos consideran tardío, no aclaró algunas dudas que ya se tenían previamente y otras que surgieron.

Un túnel, mil 500 metros longitudinales con dimensiones de 1.70x 80 metros, 19 metros hacia abajo, accesos hasta de 50 centímetros cuadrados para llegar al área de regadera y salir en una finca vecina, fue lo ideal para la fuga.

Pero un «punto ciego» en el video facilitó la huida con 18 minutos de distancia que les tomó a las autoridades llegar al sitio por el que el delincuente más buscado del mundo se fugó. Vieron el agujero, lo revisaron y ninguno quería entrar, dando más tiempo al capo de escapar, tras incluso haberse dado el lujo de cambiarse de zapatos.

Guzmán Loera se acercó varias veces a la zona de la regadera donde estaba el hueco de escape sin quitarse la ropa, lo que aparentemente no llamó la atención de los custodios, según se reveló en las imágenes, además del protocolo que se activó tras detectarse que había escapado y del despliegue federal y estatal realizado para capturarlo, situación que hasta ahora no se ha logrado.

Monte Alejandro Rubido dijo que la Procuraduría General de la República (PGR) investiga si los funcionarios involucrados siguieron los protocolos establecidos y si hubo complicidad por acción u omisión. Reiteró que todos los que resulten involucrados serán castigados.

Y mostró la ruta del escape. El video comienza a las 20:00 horas con 50 minutos y 45 segundos del sábado 11 de julio y se observa a Guzmán Loera parado junto al retrete, el cual está separado por una barda de un metro de altura aproximadamente de la zona de la regadera. Ese obstáculo es el que forma el «punto ciego» referido por las autoridades.

Durante prácticamente 25 segundos, «El Chapo» no realiza ninguna acción hasta que finalmente se mueve a la regadera por un instante, pisa el suelo y sale regresando a la zona de la cama.

En los segundos siguientes Guzmán da vueltas en su celda y regresa dos veces a la zona de la regadera. A simple vista parece que su comportamiento es nervioso, aunque Rubido subrayó que se trata de «cotidiano y natural de un interno que pasa largas horas dentro de su celda».

Al llegar a las 20:00 horas con 51 minutos y 37 segundos, «El Chapo» se agacha en el punto ciego de la zona de la regadera pero no se aprecia qué hace. Durante casi 25 segundos permanece ahí hasta que regresa de nuevo a la cama y se cambia los zapatos.

A las 20 horas con 52 minutos y 11 segundos el capo nuevamente se dirige a la zona de la regadera y se agacha y once segundos después desaparece del ángulo de visión para no volver a ser visto de nuevo.

 

Los candados… burlados

55a7d63e09f67

Rubido detalló que debido a su perfil clínico criminológico Guzmán Loera estaba en una zona del penal federal denominada «tratamientos especiales» bajo varias medidas de seguridad, las cuales no impidieron su escape.

Las actividades de los internos en dicha zona son programadas con anticipación, se realizan en estancia y son dirigidas por personal previamente designado, el cual debe identificarse y registrar invariablemente su asistencia, permanencia y egreso del área.

De acuerdo con Rubido hay un «riguroso seguimiento» de todo lo que hacen los internos en esta zona y cualquier actividad tuvo que ser aprobada previamente por el director del penal y el consejo interdisciplinario.

«Los accesos del personal son restringidos y existe una mínima circulación para evitar el contacto con otros internos y con personal administrativo del propio centro; todo movimiento del interno dentro y fuera de su estancia, debe ser invariablemente autorizado por la Dirección General del centro», agregó.

Los traslados a las zonas de juzgados a los patios y edificios de comunicaciones se realizan con el acompañamiento de un comandante.

Por otra parte, la celda de Guzmán Loera contaba con una cámara de videovigilancia que funcionaba las 24 horas.

«En cuanto al brazalete es pertinente señalar que como parte de un programa del Área de Tratamientos Especiales en la que se encontraba el recluso, se le colocó un brazalete que permitía su localización dentro de dicha área», dijo el comisionado, quien reiteró que dicho artefacto no cuenta con GPS.

En caso de una fuga, agregó Rubido, se activa el llamado «código rojo» que implica el aseguramiento de todas las instalaciones del penal, la restricción de la circulación, y la visita inmediata de los comandantes correspondientes para verificar la ausencia. Se hace un pase de lista extraordinario.

La PGR está investigando si todos estos pasos se siguieron al pie de la letra y en caso contrario, se fincarán los cargos penales correspondientes.

 

El «cerco» con 2,700 elementos

moto-chapo

Luego de explicar con otras imágenes las características del túnel de kilómetro y medio por el cual escapó Guzmán, las cuales ya habían sido reveladas con anterioridad, el comisionado detalló las acciones que fuerzas federales y estatales implementaron para intentar frenar su huida, situación que por lo menos hasta ahora tampoco parece haber dado resultado.

Fueron por lo menos dos mil 710 efectivos movilizados de los cuales 700 pertenecen a la Policía Federal, 560 al Ejército y mil 450 a la policía estatal. A estos se sumaron efectivos de la Armada cuya cantidad no se precisó provenientes de las bases de Ixtapan de la Sal y Valle de Bravo.

Gradualmente el operativo se extendió a todas las carreteras de la zona, puertos y aeropuertos en un intento por impedir que el capo escapara.

«Adicionalmente, con la finalidad de iniciar las indagatorias por parte de la autoridad ministerial, la madrugada del domingo estuvimos en el penal federal del Altiplano, el titular de la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada de PGR, y un servidor», apuntó.

 

Interrogantes abiertas

Miguel-Ángel-Osorio-Chong-secretario-de-Gobernación-durante-la-ceremonia-de-Publicación-de-la-Ley-General-de-Víctimas

El mensaje dado a conocer por el comisionado no aclaró algunas dudas que ya se tenían previamente y otras que surgieron.

Por ejemplo, sigue sin esclarecerse cuánto tiempo exacto pasó desde que se dejó de apreciar en las imágenes de la cámara de seguridad a Guzmán Loera hasta el momento en que se activó el llamado «Código Rojo». Tampoco se dijo cuánto pasó exactamente entre que se detectó la fuga y se movilizaron a las fuerzas federales y estatales en el exterior.

Rubido insistió en que el comportamiento del preso antes de su huida es normal, pero en las imágenes se aprecia que se acerca a la zona de la regadera pero sin quitarse la ropa de interno. La taza (del escusado) no se encuentra ahí sino del otro lado de la barda de un metro.

Y finalmente en las imágenes se ve un objeto brilloso en una mesa contigua a la cama que podría ser un espejo pero también parece ser una tableta electrónica u otro objeto que de ser el caso, no está permitido para los internos.

Las imágenes además muestran a Guzmán Loera con el cabello relativamente largo; sobre todo si se compara con su imagen dada a conocer por la PGR en febrero de 2014, donde fue rapado.