Portal informativo de análisis político y social

100 años de vida del Atlas

100 años de vida del Atlas

Ago 20, 2016

Cien años de identidad, pasión y deporte. El Club Atlas de Guadalajara celebró su primer siglo de vida y había motivos de sobra para celebrarlo. Fue un 15 de agosto de 1916 cuando Juan José «Lico» Cortina, en compañía de Rafael y Thomas Orendáin, Federico Collignon, Pedro y Carlos Fernández del Valle, Ernesto Navarro, Francisco Quintero, Alfonso Cortina y Federico Ochoa Reyes dieron vida a una institución forjadora de talentos y fiel a su lema, Familia, Cultura y Deporte, que ha abonado al tejido social de Jalisco y la nación.

Para comenzar el día de festividades en el Atlas Colomos, se llevó a cabo una misa de acción de gracias celebrada por el presbítero José Rosario Ramírez Mercado, que contó con la presencia de los expresidentes del Club Atlas, los alcaldes de Zapopan y Guadalajara y afición rojinegra en general.

Posteriormente, el gobernador del estado de Jalisco, Aristóteles Sandoval, en compañía de Eugenio Ruiz Orozco, presidente de los Clubes Atlas, hizo la develación de un busto de Juan José «Lico» Cortina, fundador del Club Atlas y del ingeniero Salvador Ibarra Álvarez del Castillo, además de la inauguración del nuevo gimnasio mixto en el Club Atlas Colomos.

 

La grandeza del club, su gente.

Porra del Atlas

Con la seguridad de que es tan difícil cumplir cien años, Eugenio Ruiz Orozco, presidente del Consejo de Directores del Club Atlas, se mostró complacido de encabezar la celebración del club rojinegro, por lo que procedió a recordar a los personajes fundadores de la institución. «Nuestros fundadores quienes emprendieron el camino que por cuatro generaciones hemos seguido una gran cantidad de tapatíos, mexicanos, a quienes han unido los colores rojo y negro».

Ruiz Orozco destacó que en el año de la fundación del Atlas, 1916, las guerras eran comunes en México y el mundo, por lo que es de resaltar el valor de una institución que abona al tejido social en la ciudad de Guadalajara.

«En ese escenario, en medio de la violencia y el desencuentro de las inteligencias, cuando la intolerancia daba paso a la muerte, cuando los cañones apagaban las voces sensatas, cuando parecía perderse la razón y el sentido de la vida, parece increíble que un grupo de jóvenes tapatíos inspirados en la mitología griega se asumieran como el titán Atlas para sostener en nuestra ciudad lo mejor de los valores humanos, apostaron por la fraternidad, que inspirado en el lema de Familia, Cultura y Deporte, ha integrado desde entonces a un importante sector de la sociedad que durante cuatro generaciones han generado tejido social, creado identidad y fortalecido el sentido de pertenencia».

Bajo la premisa que una semilla enterrada no vale nada, sino que adquiere sentido cuando germina, el presidente de los Clubes Atlas resaltó el mundo actual, donde instituciones intermedias como el Atlas desempeñan un papel fundamental en la sociedad.

«Las instituciones como el Atlas humanizan las relaciones entre los miembros de nuestra comunidad. Los clubes deportivos juegan un importante rol en el funcionamiento de la sociedad contemporánea, son puntos de encuentro, espacios de coincidencia, lugares de convergencia, aquí, en nuestros clubes, día tras día conviven miles de tapatíos nacidos en la ciudad o llegados de otros lugares, por voluntad propia, quienes cultivan su cuerpo y su espíritu. Aquí miles de niños y jóvenes aprenden a respetar a los demás, aquí nuestros asociados practican la tolerancia y desarrollan afecto. Aquí, sin descalificar a otro, coinciden hombres y mujeres con creencias diferentes, con visiones distintas, incluso con orígenes diversos».

«En los clubes nos relacionamos, compartimos, platicamos, nos comunicamos, hacemos comunidad, somos escuela de valores, en un mundo donde se han acentuado la desigualdad, la simulación, la impunidad, la intolerancia y egoísmo, instituciones como el Atlas cumplen una importante función, somos escuela de ciudadanos».

A su vez, Eugenio Ruiz Orozco aseguró que la grandeza del Club Atlas no está en una sala de exhibición de trofeos, el mayor éxito del club rojinegro está en la calle, con hombres y mujeres que día con día hacen ciudadanía, defienden sus creencias, valores, sus familias y su ciudad.

«A cien años de distancia, reconocemos en nuestros fundadores la visión y generosidad para hacer realidad una ilusión. Ya no somos lo que fuimos, nos hemos tenido que adaptar para sobrevivir, es la ley de la vida, o nos ajustamos a la realidad contemporánea, o desaparecemos del escenario. El equipo de futbol dejó de ser una responsabilidad de la que ahora se ocupa una corporación que sin duda habrá de dar grandes satisfacciones a nuestra afición. No vivimos en el pasado ni del pasado, hemos pagado altos costos para seguir siendo una organización de vanguardia, ahora, somos una institución privada con un profundo sentido social, que trabaja día con día para brindar satisfacción a nuestros suscriptores».

«No hay mejor afición en México que la nuestra. No hemos fallado a quienes un 15 de agosto de 1916 soltaron las amarras e iniciaron la travesía que llega hasta nuestros días. Aquí estamos llenos de ilusión celebrando nuestro jubileo, orgullosos de nuestra ciudad, de nuestro club, seguros que Guadalajara es eterna y de que sin duda habrá Atlas para los próximos cien años».

 

Protagonista de la evolución de Jalisco

Atlas 2 Fb

«Cuando el triunfo, la fama y la gloria ya se han ido de la cancha, nuestra pasión sigue intacta», es un pasaje del escritor Juan Villoro, con el que inició su discurso el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz. Aseguró que estas letras coinciden con la esencia de un club como Atlas, quien a cien años de existencia y a pesar de los vaivenes deportivos, sigue presumiendo de una pasión intacta.

«La huella que empezaron los hermanos Cortina se ha multiplicado. En los miles de jaliscienses donde se ha formado una familia en torno al futbol y no separan el entusiasmo necesario de la cancha y la vida diaria. La identidad rojinegra se ha ganado en estos cien años muchos adjetivos, pero creo que el que mejor lo describe a todos los atlistas es formar parte de la Academia por excelencia del futbol en México, esa invaluable labor humana de trascender la competencia para inculcar en nuestros niños y jóvenes la lealtad a una forma de jugar futbol y vivir, ser amigo del balón, jugar en equipo en disciplina, limpio, con reglas claras, es motivo de orgullo».

Sandoval Díaz recordó públicamente su afición al club antagónico del Atlas, las Chivas de Guadalajara.

«Puedo decir que si algo ha añadido a la grandeza a nuestros equipos es que reconocen la dignidad de su oponente y demuestran que el triunfo sobre un rival necesita del respeto mutuo para disfrutarse. Además, qué sería sin esta rivalidad, no tendríamos con quién platicar. Por eso nos han regalado clásicos entrañables, partidos que los aficionados de uno u otro equipo llevamos en la memoria por siempre».

También, Aristóteles Sandoval aseguró que el deporte de Jalisco le debe mucho a la institución rojinegra, por ser cuna de ídolos deportivos mexicanos como el «Pistache» Torres, Jesús del Muro, Raúl Córdova, entre otros, siendo el más reciente Rafael Márquez, poniendo en alto al estado y al país.

«La filosofía del Atlas ha sido reconocible y admirable para cualquier aficionado del buen futbol durante estas diez décadas, en las que ha sido protagonista de la evolución social y deportiva de nuestro estado, donde todos los días surgen deportistas con talento y gran pasión, pero más allá de representar una franquicia del futbol, el Atlas se mantuvo como un motivo de cohesión para los socios que por muchos años mantuvieron a flote su esfuerzo, sin embargo, los tiempos cambiaron, ahora este club ha demostrado que se puede compaginar la nobleza de una Asociación Civil con el dinamismo económico de un proyecto emprendedor, mi reconocimiento a todos los directivos».

Aunque el Club de Futbol ya no pertenece a los socios, el gobernador de Jalisco espera que bajo la tutela de Grupo Salinas pueda seguir las tradiciones que han distinguido al Atlas a lo largo de su historia.

«El Grupo Salinas, encargado ahora de los destinos del equipo, sabe lo que significa la estabilidad del Atlas para el panorama deportivo y entretenimiento de nuestro estado. Respetando en todo momento la identidad rojinegra que tantas emociones le brinda a miles de familias jaliscienses, porque los amantes del buen futbol queremos ver al Atlas jugando siempre con ese estilo atractivo que ha emocionado a niños y niñas, queremos que los jugadores profesionales del Atlas continúen como un ejemplo a seguir para quienes anhelan vestir la camiseta y mostrar que el mejor camino es el deporte».

«Durante cien años el Atlas ha conquistado el cariño de la afición mexicana, porque antes de verse como un grupo lucrativo, nos enseñó que el juego alegre que disfrutamos en la infancia con los amigos puede llevarse a una cancha de futbol profesional sin perder su esencia, por eso, a nombre de los jaliscienses reconozco a la institución sus grandes aportaciones a la cultura, al deporte y a nuestras familias», puntualizó.

El evento estuvo amenizado por la banda de música de la Quinta Región Militar y sirvió de marco para reconocer a distinguidos atlistas por su trayectoria: Rafael Márquez Álvarez (futbol), Rosa Palafox (Tenis), Patricia Vila (Nado sincronizado), Enrique Gutiérrez (Iniciador del Medio Maratón) y Jonathan Arce (Golf).