Portal informativo de análisis político y social

La madre de todas las virtudes se llama gratitud

La madre de todas las virtudes se llama gratitud

Oct 15, 2016

La gratitud es la madre de todas las virtudes, por la sencilla razón es la clave de la felicidad, indicó Óscar Ábrego de León, fundador de la Universidad de la Felicidad y socio director de Ediciones UNIFEL en su conferencia «El poder de la gratitud en la conquista de tus sueños» llevada a cabo en el marco del evento Campus Génesis en la Expo Guadalajara.

«La gratitud es la madre de todas las virtudes, porque es la clave de la felicidad. Para las personas que vivimos en estado de gratitud, se sabe que cuando se vibra en esa frecuencia inevitablemente todo te sale bien, porque finalmente la gratitud es lo que nos lleva a ser personas felices, cuando somos felices conquistamos objetivos y metas», indicó.

Otro de los aspectos que el conferencista aconseja a la gente es utilizar el poder del subconsciente en cosas positivas, pues es una antena parabólica que interconecta al ser humano con el universo, manteniendo frecuencias creativas, creadoras y transformadoras de la vida.

«Cuando tú agradeces tus propios sueños, como si los estuvieras viviendo, las cosas comienzan a aparecer por arte de magia. Dios, el universo o la conciencia divina, como lo quieran llamar, organiza las cosas de tal manera que se cumplen tus sueños de manera más fácil y esplendorosa».

Para poder llegar a este estado de gracia, Ábrego de León aconsejó algo muy simple: agradecer la vida misma. Desde que despiertas, amanecer bien, de buenas, sabiendo que tienes oportunidad de ser feliz y agradecido con lo que tienes.

«Lo primordial es agradecer la vida misma, mucha gente, la gran mayoría, ni siquiera aprecia su vida, entonces vivir en estado de gracia significa apreciar el mismo hecho de estar con vida, de tener una oportunidad de experimentar una existencia con conciencia, agradeciendo hasta detalles tan mínimos que te hacen sentir vivo. La gente, en vez de agradecer lo que tiene, vive siempre anhelando más, lo que desconoce la gente es que cuando se desconoce lo que se tiene, comienzas a tener más por lo cual agradecer».

Este fenómeno de quiere más lo que no se tiene olvidándose de lo que se tiene, no es exclusivo del occidente, sino que a nivel mundial sucede este acontecimiento que afecta y merma la existencia de las personas.

«A nivel mundial sucede, mucha gente se enfoca más en perseguir lo que no tiene y no apreciar lo que sí tiene. Uno de los secretos para crear prosperidad es apreciar lo que uno tiene, cuando se hace de esta manera, de alguna forma aparece el milagro de que tienes más, todo tiene que ver con nuestro sistema de creencias, nos enseñan a ambicionar las cosas en vez de apreciar las cosas, cuando tú aprecias lo que construyes con tu vida, por pequeño que parezca, eso comienza a reproducirse. Las personas más felices en el mundo somos las que vivimos en estado de gracia».

Con su experiencia, Óscar Ábrego recuerda cómo llegó al estado de gracia que se encuentra, lo cual lo convierte en una persona privilegiada, esto después de darse cuenta que a pesar de tenerlo todo en cuestión material, no era feliz.

«Desde hace 16 o 17 años me di cuenta que mi vida transitaba por un camino de mucha popularidad, de convivencia con el poder, que esto y lo otro, pero realmente no era una persona feliz, hasta que comencé a darme cuenta lo que dejé de lado y de apreciar muchas de las cosas bonitas que tenía de la vida y que me di cuenta que la vida de un comunicador tan crítico no dejaba nada bueno. Comencé a ver la vida de otra forma, generé mis propios espacios de comunicación con una visión de construcción, así empecé a vivir en estado de gracia».

Por este motivo, el consejo del destacado comunicador es simple: vivir y agradecer cada momento de vida. Incluso el sufrimiento, bien canalizado, sirve como catalizador para crecer, en todos los aspectos de la vida.

«Ojalá la gente viva en estado de gratitud, es mucho mejor que vivir que transitar la vida ambicionando todo, criticando todo, vivir en estado de gratitud nos permite apreciar incluso momentos dolientes, porque estos momentos como el sufrimiento eventual por el que todos pasamos nos permite tener una experiencia de crecimiento, siempre y cuando lo asumamos como tal. Por tanto espero que en las calles haya mucha gente en estado de gracia», puntualizó.