Portal informativo de análisis político y social

Los Chilaquiles apoya a INJALRESO en rehabilitación penitenciaria

Los Chilaquiles apoya a INJALRESO en rehabilitación penitenciaria

Sep 3, 2016

Con el objetivo de fortalecer la mano de obra de los internos que laboran en los talleres de la Industria Jalisciense de Rehabilitación Social (INJALRESO) y que estos puedan tener una segunda oportunidad con un empleo digno, se instalarán puntos de venta de artículos elaborados por ellos en la cadena de restaurantes «Los Chilaquiles».

Para la directora general de INJALRESO, Edith Rivera Gil, el hecho que una cadena tan importante en la ciudad se sume a estos esfuerzos es satisfactorio, pues es el primer paso para que otras empresas, así como la sociedad en general, sepan el trabajo que se hace al interior de este organismo público descentralizado del Gobierno del Estado.

«Los Chilaquiles nos abre las puertas, se pone la camiseta, se suma a la labor de apoyar a la industria penitenciaria. Son artículos que hacen los internos, a eso nos dedicamos, a promover, impulsar la industria penitenciaria, para que las personas que están en reclusión encuentren en el trabajo una manera de rehabilitarse, que una vez que alcancen la libertad encuentren la oportunidad de seguir desempeñándose de una manera honesta».

Uno de los principales factores en contra que tienen los programas penitenciarios es el estigma y mala fama en la sociedad, por ello, insistió en la importancia de poder mostrar los trabajos de los internos en las tres sucursales de esta cadena de restaurantes.

«Estamos agradecidos, orgullosos, de tener esta confianza, estaremos cada domingo de lo que resta del año exponiendo nuestros productos en una sucursal diferente de las tres que tiene el restaurante en la ciudad. Iniciaremos en la sucursal de Jardines del Bosque, sucesivamente estaremos itinerantes en cada una de las sucursales, para que la gente que va a degustar la comida tenga oportunidad de conocer lo que hacemos y, por qué no, llevarse algunos productos».

Los artículos, que van desde una bolsa artesanal, artículos de madera como percheros, bancos, alhajeros, entre otros, son producto de los 32 talleres de los 5 centros penitenciarios en Jalisco.

«La intención es que el producto de las ventas permita a los internos seguir produciendo. Lo que se produce es con talleres propios, en los que nosotros tenemos la encomienda de hacerlos llegar al público, porque los internos no pueden salir a ofrecerlos. Estaremos lo que resta del año vendiendo en las sucursales, tan solo por el tiempo que hemos expuesto, estimamos que la venta puede ser buena. Lo importante es acercar al ciudadano común lo que se hace en un espacio confinado como la cárcel, que regularmente no sabemos qué sucede adentro».

Más allá de un beneficio económico, lo importante es la concienciación, pues las personas que están recluidas tarde o temprano saldrán y hay que estar preparados como sociedad para reintegrarlos.

«Todos vivimos en la sociedad, las personas que están recluidas tarde o temprano van a salir, hay que estar preparados como sociedad para recibir a esas personas que ya pagaron su deuda con la sociedad, generalmente el error que hacemos es que los estigmatizamos, entonces la persona sigue padeciendo su sentencia social, que ya no deberían de pagar. Esta labor que estamos logrando es precisamente el inicio de lo que queremos lograr con todos los sectores productivos de la sociedad, para entender que una persona que estuvo en la cárcel no es una persona que toda su vida será delincuente, es una persona que cometió un error, que entendió, que pagó, pero que necesita una nueva oportunidad», puntualizó.

 

Por una segunda oportunidad

A su vez, Antonio Sánchez Flores, propietario del restaurante «Los Chilaquiles», indicó que la decisión de exponer y vender los productos en su negocio es para quitar el estigma a las personas que están en la cárcel, considerando que todos en algún momento de la vida han cometido errores y merecen una segunda oportunidad.

«Todos en algún momento de la vida cometemos errores, algunos distintitos, si hay un sector de la sociedad que sigue siendo parte de la sociedad y ciudadanos igual que nosotros, tienen toda la intención de, a través del trabajo digno, generar un ingreso justo, hay que abrirles la puerta, ojalá que la venta se dé, con el apoyo de todos los que puedan difundir que hay producto a la venta, lo importante no es tener un stand, es que se sume a este esfuerzo».

El empresario dijo que acciones como esta es para apoyar a la gente que busca tener un ingreso y quiere sacar adelante a sus familias, por ello ponen las herramientas para que puedan hacerlo dignamente.

«Cuando terminan la parte de su condena y no tienen una forma digna de ganarse la vida, la estadística nos dice que lo más probable es que caigan al camino que ya conocen, entonces el gran valor de lo que hace INJALRESO es abrirles otro panorama, otra forma de ganarse la vida dignamente y eso es importante, que se cierre la pinza, ya está la oportunidad, les enseñan un oficio, nosotros como parte de la sociedad civil hay que ayudarles a que efectivamente lo hagan».

Agrega: «A lo mejor la bolsa, la silla o el adorno no es tan necesario, pero si con eso contribuyo a que la gente tenga una nueva forma de regresar y reagruparse a la sociedad, eso ojalá podamos darle la difusión y el valor que tiene. Nosotros aportamos un granito de arena, pero los que pueden aportar un costal de arena son los ciudadanos», finalizó.