Portal informativo de análisis político y social

CALDERÓN SE LA PASA ECHÁNDOLE LA CULPA A TODOS: ARTURO ZAMORA

CALDERÓN SE LA PASA ECHÁNDOLE LA CULPA A TODOS: ARTURO ZAMORA

Dic 17, 2011

El presidente Felipe Calderón “no tiene estrategia en combate a la delincuencia”, dice el diputado federal Arturo Zamora Jiménez, en entrevista con Conciencia Pública.

 

Conciencia Pública. ¿Por qué culpa el Presidente a los diputados de no aprobar sus iniciativas?

Arturo Zamora. Durante varios meses, el Presidente Calderón ha estado tratando de culpar de sus errores, a los otros poderes del Estado Mexicano, lo mismo culpa el Legislativo que al Poder Judicial. Hubo momentos en que culpó a los jóvenes de Ciudad Juárez, criminalizándolos, siendo que todos ellos eran inocentes. Luego culpó a Estados Unidos, en otro tiempo también culpó a la iniciativa privada por falta de apoyo, y así se la ha pasado.

 

Conciencia Pública. ¿Sí lo han apoyado?

Arturo Zamora. Nunca, nunca, en ningún gobierno, como en éste, se le ha mandado al Presidente dos cosas muy importantes: una, recursos suficientes para el combate al delito, porque comenzó con cinco mil millones de pesos para el combate a la delincuencia, y ya estamos casi en 40 mil millones que se le han autorizado.

 

Conciencia Pública. ¿Y en materia de leyes?

Arturo Zamora. También. Se le ha dado al Presidente una serie de instrumentos legales como extensión de dominio, las escuchas telefónicas en el caso de la delincuencia organizada, la figura del arraigo, y otras figuras jurídicas para el combate al delito, como las leyes para la trata de personas y una ley general para el secuestro.

 

Conciencia Pública. ¿Y en materia presupuestal?

Arturo Zamora. Hemos apoyado al Gobierno Federal en sus presupuestos, y en el ámbito económico les hemos dado instrumentos como las APT, que es un esquema de asociación pública, que permitirá soluciones a problemas de infraestructura y servicios públicos con la participación de la iniciativa privada.

 

Conciencia Pública. ¿Les molesta el reclamo presidencial?

Arturo Zamora. No, simplemente no aceptamos que se pretenda atribuir a otros poderes del Estado Mexicano lo que es responsabilidad exclusiva del titular del Poder Ejecutivo, que es el que debe cumplir con lo que le manda la propia Constitución, y en ese sentido, nosotros siempre hemos dejado claro, cuando vienen a la Cámara de Diputados los Secretarios, al puntualizarles en dónde han fallado, en dónde no han acertado para garantizar la paz y tranquilidad de los mexicanos, que se han roto, después de estos dos últimos gobiernos, uno muy frívolo y otro con visos de autoritarismo y poca participación con la propia sociedad, mientras tenemos un país ensangrentado, como resultado de dos administraciones con poca gobernabilidad.

 

Conciencia Pública. ¿Qué no le han aprobado al Presidente y por qué?

Arturo Zamora. Sólo hay algunos temas que han quedado pendientes como una reforma a la ley de seguridad nacional, pero ya existe una, no carecemos de una ley. Otro tema donde hemos avanzado es en una ley que previene y sanciona las operaciones con recursos de procedencia ilícita, que es lavado de dinero, figura que ya existe en el Código Penal, concretamente en el artículo 400-bis. Son pocos ya los instrumentos legales que faltan de actualizar. En días pasados aprobamos una ley general para el sistema penitenciario del país. Esto demuestra que el problema no está en el tema de reformas a la ley.

 

Conciencia Pública. ¿Cuál es tu opinión sobre la estrategia de Calderón en la guerra contra el narco?

Arturo Zamora. El Presidente creyó que como única forma de combatir la delincuencia estaba el uso de la fuerza, se ha tratado de combatir los efectos de la delincuencia organizada y no sus orígenes, sus causas generadoras. Los resultados han sido desastrosos.

 

La estrategia, desde un principio no era estrategia, sino una manera de reaccionar del Presidente de la República que le permitiera legitimarse ante las dudas de su elección. Ha sido una estrategia improvisada, las cosas se han ido arreglando sobre la marcha durante cinco años, y hemos visto que si hubiera sido estrategia, hubiera tenido un gran contenido de inteligencia, de conocimiento, de información y un desempeño gradual con una visión muy clara con lo que cada uno de los Poderes tuviera que realizar, en coordinación con todos los niveles de gobierno. El problema es que si no hay estrategia no hay eficiencia. La firmeza debe ser a través del uso de las leyes, no de las armas.

 

Conciencia Pública. ¿El Presidente acusa a los priístas de negociar con los narcos, tiene razón?

Arturo Zamora. Nuestro precandidato, Enrique Peña Nieto, lo ha dejado bien claro, y en eso todos estamos de acuerdo, que tenemos la determinación como mexicanos de combatir el delito y a todos los delincuentes. Pactar, jamás, las leyes no se suspenden. Cuando gobernó el PRI llegó a detenerse personajes muy importantes del narcotráfico, verdaderos líderes de la delincuencia, sin disparar un solo tiro, y sin lastimar a la sociedad mexicana que hoy está muy dolida, amedrentada, asustada por esos momentos de terror que ha vivido, por falta de una estrategia en el combate al delito. Que compare Calderón, hoy que hay casi 50 mil muertos por el combate del delito.

 

Conciencia Pública. ¿Deben establecerse límites a Estados Unidos en su colaboración en la guerra contra el narco?

Arturo Zamora. No, lo que se tiene que establecer claramente es en qué consiste nuestro derecho convencional, de qué manera estamos nosotros obligados por ejemplo en el combate a la corrupción porque así lo suscribimos en tratados internacionales, de qué manera estamos obligados a combatir los delitos de carácter internacional como el terrorismo, el secuestro, la trata de personas, la falsificación de moneda, el tráfico de drogas, el tráfico de armas, etcétera, eso no es una opción para México, es un compromiso, y por eso estamos obligados como Gobierno a compartir con Estados Unidos información de narcotráfico y lavado de dinero, delitos que no reconocen frontera. En este tema, lo que se necesita es establecer reglas muy claras para determinar que tiene hacer cada país.