Portal informativo de análisis político y social

INCAPACIDAD PARA RESOLVER EL GRAVE PROBLEMA DEL AGUA

INCAPACIDAD PARA RESOLVER EL GRAVE PROBLEMA DEL AGUA

May 21, 2016

Más que falta de visión de los gobernantes, el gran problema es la falta de acuerdos y lo enredoso de los jaliscienses, consideró el periodista Gabriel Ibarra Bourjac al señalar los porqués en 25 años «no se ha resuelto el problema de abastecimiento de aqua a la Zona Metropolitana y que ante la falta de soluciones, el problema tiende a agudizarse».

«Se dice que al político jalisciense le falta visión, no creo, el gran problema es la falta de acuerdos», expresó el periodista dedicado al análisis político. Dijo que fue un error terrible el que hace 25 años se hubiera cancelado el Plan Hidráulico La Zurda impulsado por el entonces gobernador Guillermo Cosío Vidaurri, que pretendía aprovechar las aguas del Río Verde en un cien por ciento para Jalisco.

La presidente del Consejo Ciudadano 100 por Jalisco, Linda Innés Quintero fue quien dio la bienvenida a los conferenciantes. «Estamos de plácemes, nos encabeza este foro gente de casa, es la primera vez en la trayectoria del consejo durante quince años que tenemos un foro con gente especializada pero que es de nuestra confianza. Es importante saber del tema a profundidad, porque no conocemos realmente la magnitud, el tema del agua no nos debe preocupar, nos debe ocupar, porque tenemos que trabajar y exigir, colaborar para que el abastecimiento de agua no nos perjudique», expuso.

 

No hay agua más cara… que la que no se tiene

Francisco Cuevas

Para el periodista Francisco Cuevas Corona, la inconsistencia del abastecimiento del agua en Jalisco, con la imprecisión de datos y cifras maquilladas por las autoridades, provocan que la sociedad tenga dudas y que los expertos alejados de los intereses cuestionen.

«El laberinto de cifras solo ha generado incertidumbre ante uno de los más grandes problemas de Jalisco; llevamos ya poco más de 30 años discutiendo y polemizando sobre el Lago de Chapala, sobre Zapotillo, sobre Río Verde, sobre la pérdida del 30 o 40 por ciento del abastecimiento en Guadalajara, sobre la contaminación en el Lago de Chapala, sobre Arcediano que sigue vivo el proyecto y sobre las posibles soluciones que según expertos oficiales son correctas, pero hasta la fecha no nos hemos podido poner de acuerdo y la crisis ya está sobre nosotros», expuso Cuevas Corona, quien también es presidente de la Asociación Civil Pro Entorno Sustentable del Lago de Chapala.

 

El futuro nos alcanzó

Gabriel Ibarra Bourjac

Gabriel Ibarra Bourjac

«El futuro nos alcanzó porque el tema del agua está muy manoseado; se ha politizado, no es que falte visión a los gobernantes, más bien ganan las visiones miopes o mezquinas, pero sería injusto en el análisis decir que falta visión a los jaliscienses para resolver los problemas de la agenda de Jalisco. Hace 25 años don Guillermo Cosío Vidaurri visualizó cómo resolver el problema del agua a 25, 30 o 40 años. Impulsó el gran plan hidráulico de La Zurda».

Con una visión crítica, alejado de los intereses de grupos y sin filias ni fobias partidistas, el periodista Gabriel Ibarra Bourjac fue el primer panelista en dar su exposición. Con más de tres décadas ejerciendo su profesión, ha sido testigo de cómo se ha tratado el tema del abastecimiento de agua en Jalisco, tanto la parte gubernamental como la sociedad civil organizada.

Para Ibarra Bourjac, el tema del agua es el mejor ejemplo de un asunto de la agenda estratégica de Jalisco que se pudo haber resuelto, pues había voluntad del presidente Salinas de Gortari para realizar la inversión y resolver el tema para los próximos años.

«Simple y sencillamente en la Zona Metropolitana de Guadalajara se consumen once metros cúbicos por segundo; el abastecimiento, lo señalan las autoridades, es de un déficit de tres metros cúbicos. Esto se pudo haber resuelto con la realización de esas presas de El Salto, Calderón y El Purgatorio, sin embargo, los intereses mezquinos de un grupo de empresarios bloquearon este gran proyecto que era la solución».

De acuerdo a cifras del INEGI, de 1990 a la fecha, la Zona Metropolitana ha incrementado la población en más de un millón 600 mil habitantes, mientras tanto los gobiernos se han llenado de politiquería y discursos estériles. En 1990 la Zona Metropolitana contaba con 3 millones de habitantes y en 2013 la población creció a 4 millones 640 mil habitantes, y en ese lapso sólo se ha incrementado en poco más de un metro cúbico el abastecimiento de agua que proviene de la Presa Calderón.

 

Las fallas de los estudios y proyecciones

Presa El Zapotillo

Presa El Zapotillo

Francisco Cuevas, a quien Ibarra Bourjac calificó como «el primer chapalólogo de Jalisco», refirió que los cálculos, estudios y proyecciones que se han hecho sobre el abastecimiento de agua en la Zona Metropolitana de Guadalajara han fallado de todas…todas».

«Arcediano se decía entonces que era la solución del abastecimiento del agua, se gastaron alegremente algo así como 2 mil 500 millones de pesos; en este asunto se debatió su construcción durante meses y al final quedó el esqueleto del plan y cientos de millones de pesos tirados al infinito. La presa Elías Chávez fue un fracaso, de tres metros cúbicos que proyectaron nuestros expertos oficiales, solamente llega entre medio metro y un metro; la presa El Cuarenta solamente capta doce metros, el fondo del surrealismo jalisciense que debería tener un museo, el tan llamado asunto del Zapotillo, que no se ha hecho nada, otro aspecto a favor del Estado de Guanajuato».

Olvidando por un momento las cohesiones, Cuevas Corona ahondó en el laberinto de las cifras acuáticas, en donde aún no se ponen de acuerdo los grandes organismos públicos, especialistas, consultores y organizaciones ciudadanas, por lo que las cifras, números, buenas y malas intenciones van generando más preocupación.

«En este gran rompecabezas cada quien tiene su visión. El SIAPA tiene una contabilidad para abastecer el agua a la Zona Metropolitana pero no puede garantizar los 150 litros diarios para cada persona en los poco más de 4 millones de habitantes, el organismo público insiste que no hay desabasto de líquido en Guadalajara. La Comisión Estatal del Agua, por su parte, soslaya las presas que están construidas y se mantienen bajo su capacidad de almacenamiento, tan grave es el problema que inhabilitaron el canal de Atequiza para sacarle más agua a Chapala».

Agrega:

«La Conagua realiza su trabajo federal generando una serie de condiciones desfavorables para el Estado y favoreciendo la trayectoria del Lerma a Guanajuato, Michoacán y el Estado de México. En esta situación de condiciones negativas, ningún político, ninguno, ha estado a la altura de miras que se requiere, nadie levanta la voz al gobierno federal para exigir condiciones igualitarias».

Sorprendido por cómo las autoridades han paleado los números rojos durante tantos años, Francisco Cuevas dijo que las autoridades se dicen seguras de resolver el problema al corto plazo, pero no aclaran si es por seis meses, un año, tres años o veinte años.

«Hay muchos datos más sobre el agua, pero no existe la atención del sistema político para encontrar soluciones. Más allá de números, la situación es grave y nos importa a todos, más allá de estos argumentos que no lo desconocen las más altas autoridades del Estado y el país. El problema hídrico se agrava, por lo que es necesario delinear una nueva política para el agua en Jalisco. Por medio de una gran convocatoria social y participativa, con nuevos mecanismos para realizar los siguientes pasos, datos veraces y confiables sobre la capacidad del almacenamiento de presas, canales y pozos de extracción así como la demanda y oferta en todo el territorio estatal, transparencia total en la operación del SIAPA, con costos por metro cúbico de agua, por tratamiento de plantas, subsidios, pasivos totales, metas claras, realizar una batimetría del Lago de Chapala que es prioritaria porque no se sabe el almacenamiento real, se dice que está al 50 por ciento de su capacidad, pero esos datos son con base en estudios de hace décadas y no hay razón para las actuales condiciones del azolve acumulado en años. Puede ser un simple charco con solo la mitad de lo que se dice, qué pasaría si tiene la mitad de lo que se dice, quién sabe cómo reaccionarían las autoridades».

«Si convertimos el Lago de Chapala en un gran desierto para beneplácito de los inversionistas inmobiliarios, de plantaciones de berries, de tomates, de mezcal, por qué no quizá sea una buena proyección de negocio, de charales secos en el sol desierto de Chapala», puntualizó.