Portal informativo de análisis político y social

Presunto Culpable, el cine sin censura

Presunto Culpable, el cine sin censura

Feb 26, 2011

Las producciones nacionales se están preocupando por dejar atrás el cine de idealizaciones y han optado más por acercarse a plasmar lo que se vive hoy. “El cine que se hace en México se alejó de la realidad. Veías las películas de Cantinflas, Mauricio Garcés o Pedro Infante y no reconocías lo que hay aquí (México). Era una idealización de lo que era el país, México, de lo que es ser mexicano, lo que era un alejamiento. Se había quedado totalmente fuera de comentar la situación contemporánea”.

 

El académico con maestría en Estudios Cinematográficos, también señala que producciones como El Infierno y Presunto culpable han venido a ampliar la visión de los espectadores. “El objetivo de estas películas es entretener, pero más allá del pasatiempo creo que le amplía el conocimiento sobre el movimiento que está viviendo. Incluso le aclara muchas cosas”, precisa.

 

Conciencia Pública. ¿Qué es lo que se está haciendo actualmente en el cine mexicano? ¿Cuáles son las tendencias?

 

Guillermo Vaidovits. Las producciones nacionales que aspiran llegar a tener una difusión comercial han seguido algunas tendencias recientemente. Una de ellas es la imitación directa, esto es aclimatando a la cultura nacional ciertos géneros probados por el cine comercial extranjero. Me refiero al cine de terror, a la comedia romántica y en menor medida al cine de acción.

 

Hay otra tendencia a un cine muy intelectual y denso que digamos es cine de festivales con películas como Los Bastardos, Japón, Sangre. Es un cine más denso y menos tradicional. Tenemos otra tendencia que tiene mucha diversidad en donde los cineastas quieren hacer películas que capten al público, no necesariamente siguiendo alguno de estos patrones. Ahí tenemos el caso de El Estudiante, que captó un sector del público que estaba totalmente desatendido.

CP. ¿En esa última tendencia que menciona, entrarían películas como El Infierno y Presunto culpable, filmes que no utilizan la misma “receta”?

 

Guillermo Vaidovits. Eso es algo sorprende porque el cine que se hace en México, primero históricamente por la censura y el sistema político se alejó de la realidad, es decir, veías las películas de Cantinflas, Mauricio Garcés o Pedro Infante y no reconocías lo que hay aquí. Era una idealización de lo que era el país, México, de lo que es ser mexicano, lo que era un alejamiento y eso convenía que así se hiciera.

 

Luego cuando fue el gran auge del cine de autor entre los años 60 y 70 los cineastas fueron de una u otra forma, cineastas de choque. Es decir, trataban temas que escandalizaban, que removían la conciencia de los espectadores, que eran denuncia social.

 

Pero el cine mexicano se había quedado totalmente fuera de comentar la situación contemporánea. En el cine norteamericano o europeo muchas de las películas comentan la situación contemporánea, lo que está sucediendo. Hay un contexto de fondo de lo que está ocurriendo, de cómo se sienten las personas entonces, para mi gusto este tipo de películas son una señal positiva.

CP. ¿Cuál vendría siendo el mérito de estos filmes de este tipo de producciones?

Guillermo Vaidovits. Demuestran que sí hay una vía para que las películas atraigan un público y digamos se conecten con él es tratar o abordar las cosas que ocurren en el momento. No tanto hablar del pasado, sino lo que ocurre ahora.

 

Entonces, cuando se empieza a filtrar eso en una película la vuelve algo interesante. Ese es el caso de El Infierno. En El Infierno a pesar de ser una fantasía, esa fantasía nos habla de cosas que entendemos y claves del momento. Posiblemente en 10 años muchas de las cosas se vean falsas, exageradas o incluso se compruebe que ni siquiera eran así. Pero ahora suenan verdaderas y reales.

 

En el caso de Presunto Culpable, es un caso en el que la realidad elabora una historia que parece de ficción una historia de alguien que tiene que enfrentar un sistema de justicia como el que tenemos. Desde mi punto de vista esto es una señal positiva, creo que en este sector de cineastas que están buscando oportunidades van aparecer con más frecuencia este tipo de cosas, películas que nos hablan del momento.

 

CP. En el mismo contexto, la denuncia social en el cine puede entonces también servir para atraer más audiencia a las salas…

Guillermo Vaidovits. Finalmente el hecho de reconocer las cosas que corresponden al sistema social, resulta atractivo para la gente, porque entonces no está nada más con la fantasía que generan ciertas películas, como la típica lucha del héroe contra el malo en un plano imaginario.

Están viendo esas cosas pero como actúan en la realidad, tomando las decisiones los personajes a como a uno de verdad siente y se enfrenta a esas cosas.

 

CP. ¿Qué aporta este tipo de cine y quién acude a verlo?

Guillermo Vaidovits. El objetivo de estas películas es entretener, pero más allá del pasatiempo creo que le amplía el conocimiento sobre el movimiento que está viviendo. Incluso le aclara muchas cosas. En El Infierno es interesante, porque finalmente el personaje que es deplorable en términos morales, sin embargo es un hombre común y corriente que a lo mejor hasta simpatizas con él, lo que probablemente sea la realidad.

 

Es decir, los delincuentes están por ahí y hasta quizás los conocemos. Eso está en la raíz misma de lo que es la diversión, o sea, la diversión es diversificar la experiencia humana. Es eso, da oportunidad de ampliar, entender de reconocer ciertas cosas en donde yo veo que mis preocupaciones son también las preocupaciones de alguien más.

CP. ¿Qué papel juega el cine en un contexto como el que estamos viviendo, de conflicto y coyunturas?

Guillermo Vaidovits. Al cine le toca continuar haciendo cine de forma honesta, no le corresponde ponerse de lado de alguien ni ser instrumento de nada. Eso no es algo que se debe de esperar del cine, lo que le corresponde hacer a los cineastas es hacer las películas de acuerdo a las cosas que sienten importantes y necesarias mostrar. No le podemos poner de antemano una función porque las funciones de los artes y medios no se decretan, son resultado de una negociación muy compleja entre distintos factores sociales.

 

CP. ¿Cuáles son los retos que tiene por delante el cine mexicano?

Guillermo Vaidovits. El cine en todo el mundo está enfrentando con mucha resignación una transformación en todos los ámbitos.

Una transformación técnica que posiblemente vaya a modificar los usos y costumbres en cuanto al cine y ya la está modificando, es decir, el número de espectadores en sala aun con que aumenta los ingresos, los espectadores disminuyen porque consumen películas a través de otros medios.

 

Está enfrentando un cambio generacional. Estamos observando que están empezando a preferir otras formas de diversión como es el caso de los videojuegos. Y finalmente, lo que yo llamaría los cambios políticos y sociales, por lo menos para México estamos cambiando la manera de ver, pensar las cosas, comenzamos a ser una sociedad que reclama, se organiza, que acepta la diversidad y eso es un cambio tremendo. Entonces, también ante eso se está ajustando y reacomodando el cine.