Portal informativo de análisis político y social

UN ACADÉMICO PARA LA GUBERNATURA DE JALISCO

UN ACADÉMICO PARA LA GUBERNATURA DE JALISCO

Jul 10, 2016

Si bien existen posibilidades remotas de que Morena triunfe en Jalisco en la elección de gobernador del 2018, lo que sí es más viable es que el partido de Andrés Manuel López Obrador se convertiría en el «fiel de la balanza» para evitar que Enrique Alfaro Ramírez consume su proyecto, retirándole el medio millón de votos con los que se le apoyó en el 2012 en la elección de gobernador, 200 mil de ellos radicados solamente en Guadalajara.

Sin embargo para que esto ocurra, deben primero resolverse dos temas que resultarían indispensables: 1.- Resolver la denuncia presentada ante el Tribunal Electoral del Estado de Jalisco en la que se impugna la designación de la dirigencia estatal provisional integrada por el senador Carlos Merino, el diputado asambleísta en la Ciudad de México, Adolfo Suarez del Real y la diputada federal Ernestina Godoy y 2.- Elegir en el 2018 a un candidato a gobernador con mucha autoridad moral de entre el gremio de los académicos o bien una mujer que se distinga por la lucha social y no un empresario como ya lo anticipó Manuel Peraza, amigo personal y operador político de López Obrador en Jalisco.

De este tema habló el militante de Morena y quien fuera representante del partido ante el INE, Jaime Hernández Ortiz, quien reveló que ante los tribunales ya está radicado el expediente 029/2016 en el que se está pidiendo la anulación de la dirección provisional de Morena en Jalisco, porque fue designada de manera antiestatutaria, lo mismo que quedarían sin efecto los nombramientos de los 19 enlaces distritales nombrados de la misma manera.

Advirtió que en Morena se tiene que dar ejemplo de respeto a los procedimientos estatutarios y se debe actuar sin imposiciones desde la dirigencia nacional, «o de lo contrario nos enfrascaríamos en una batalla legal interna dentro del partido que probablemente nos impediría tener una dirigencia estatal legalmente designada en los próximos tres años».

Y abundó: «Esta dirigencia provisional fue impuesta por el Comité Ejecutivo Nacional sin tomar en cuenta la militancia local, sin que existan facultades estatutarias para ello, sin la aprobación de la Comisión Electoral, pues incluso los integrantes debieron ser mínimamente de Jalisco».

 

La Entrevista:

Jaime Hernández Ortiz fue entrevistado para los lectores del semanario Conciencia Pública sobre las dificultades que de momento se viven en Morena en Jalisco y sobre las expectativas políticas para el proceso electoral del 2018.

—¿La queja en los tribunales es por el caso Cosío?

—Efectivamente, pero nada está escrito, por desgracia la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia tomó determinaciones equivocadas como el haber acumulado todos los casos y los expedientes y eso lo empantanó, porque muchos de los casos están mal sustentados, muchas acusaciones están mal fundadas, no proceden en el fondo porque no hay pruebas y no hay elementos y sin embargo eso fue suficiente para tomar una mala decisión, el de haber suspendido el proceso electoral de la nueva dirigencia. Pero Salvador Cosío es como otro actor más que se suma y que por lo tanto tiene derecho a participar, no está descartado y yo lo que veo en el fondo es que se tomó una mala decisión. Esta decisión trajo consigo un tema jurídico de manera innecesaria de tal manera que ahora no hay elecciones hasta que no resuelva la comisión de Honestidad y Justicia, la que ha tenido trámites tortuosos, dilatados y totalmente burocráticos que hacen que lejos de haberle ayudado al proceso lo condene al fracaso. Incluso es posible que se presenten impugnaciones y no tengamos dirigencia en los próximos tres años, es lo más grave que puede pasar por una determinación tomada desde el centro.

—¿Le alcanza el tiempo a Morena en Jalisco?

—Estamos contrarreloj, lo que debemos hacer en este momento, pero a la voz de ya, es conformar una estructura directiva local, porque se carece de ella, pero también se debe tener una perspectiva de apertura que le permita que confluyan todos los actores posibles que quieran sumarse al proyecto de Morena. Por desgracia aquí hay visiones sectarias todavía de viejas y rancias izquierdas que no permiten avanzar, pero Morena es un partido que debe dar muestras justamente de saber hacer una política distinta y tan es así que es el único partido que permite que participen para dirigirlo gente que recién se afilia, eso lo dicen sus propios estatutos, en cambio hay gente que quiere poner 50 condiciones para el que aspire a ser presidente estatal de Morena, eso es absurdo. Morena no tiene más que a la gente que se afilia voluntariamente y a partir de ahí tiene el derecho hasta de presidir al partido. La decisión de renovar la dirigencia es ahorita, si se hace hasta el fin de año, nos quedaría solo un año para prepararnos de cara a la elección y no creo que tengamos las condiciones para alcanzar un objetivo importante.

 

Urge de AMLO escuche a la gente

AMLO

—¿Entonces debe haber dirigencia ya?

—Lo antes posible, pero lo que se debe garantizar es respeto para los que salgan electos, es decir, por desgracia una de las debilidades que tiene ahorita Morena es que todo se decide en el centro del país o en Tabasco, lo que vulnera mucho la participación porque tienes que ser palomeado desde el centro, en lugar de que sean las propias estructuras locales las que decidan a sus representantes en una asamblea. Es urgente que López Obrador deje de escuchar sólo lo que le dicen sus «amigos» y reciba y escuche a todas las expresiones y liderazgos que quieran aportar al crecimiento de Morena en el estado.

 

«Aquí necesitamos tener figuras propias»

AMLO y Alfaro

—Sin dirigencia estatal, ¿de qué se ha perdido Morena?

—La izquierda ha estado ausente y sin representación en Jalisco. Morena se ha marginado de participar y de opinar en todos los temas de políticas públicas, absolutamente de todos, por ejemplo no tenemos un proyecto de agenda legislativa, no tenemos un análisis del proyecto de desarrollo intermunicipal, no tenemos opinión de la seguridad pública, no tenemos un análisis sobre las nuevas reformas penales, no hay opinión sobre temas de derechos humanos, en síntesis, tenemos una carencia de cuadros, de gente pensante y que participe en esos temas, no creo que funcione para el 2018 solo colgándonos de la figura de López Obrador o de lo que haga él. Aquí necesitamos tener figuras propias, personajes con autoridad moral que estén en capacidad de posicionarse y que puedan hacer propuestas en estos temas de políticas públicas que ya he mencionado.

—¿La denuncia ante el INE incluye a la designación de enlaces distritales?

—Sí, claro, la designación de los coordinadores distritales como se ha estado manejando en Morena actualmente es una decisión errática, porque no ayuda en los más mínimo, la estrategia debe ser fundamentalmente la conformación de los comités municipales los que deben a su vez promover la creación de comités de base en cada municipio, según lo dicen los estatutos. Los enlaces distritales que se designaron, además de ser figuras ilegales quieren promover justamente la conformación de un comité de base sin tener facultades para ello, por lo que se está actuando en un sentido inverso. Adicionalmente esos comités distritales han sido conformados por dedazo, al margen de asambleas, al margen de reuniones y eso no ayuda a Morena, eso solamente nos lleva justamente a caminar por la ruta equivocada. La estructura natural de la que hablan los estatutos de Morena es el Comité Ejecutivo Estatal, apoyado por los comités directivos municipales, actualmente estamos dispersos, sin cabeza, sin orientación, sin direcciones y sujetos solamente a lo que dicen a capricho los supuestos delegados designados de manera ilegal.

—De la posibilidad de que haya en el 2018 un candidato a gobernador surgido de la clase empresarial ¿cuál es su opinión?

—No es correcto tampoco que en Morena existan los «tapados», si hay alguien que quiera ser el candidato a gobernador, que lo diga desde ahora, si este señor Manuel Peraza habla de que podría ser un empresario, creo que los militantes ya deberíamos estarlo conociendo, quién es, que esté ya vinculado a las tareas propias del partido aunque sea un personaje externo, pero que ya esté participando, que se le ponga nombre y apellido, porque de otra manera va a fracasar como fracasan los tapados de última hora, como podría ser este caso.

 

Un académico para la gubernatura

—Parece que a usted no lo convence la figura de un empresario…

—Se ha visto que los académicos tienen muy buena aceptación en la vida social, independientemente de la universidad de la que sean, en este caso puede surgir alguien de la Universidad de Guadalajara o del ITESO, que son universidades en estricto sentido con una visión progresista. Por ejemplo hablo del candidato en Veracruz que es un universitario y eso ayudó mucho. Por ello el perfil de un académico sería favorable, aunque también está la posibilidad de que sea una mujer, una activista en la defensa de los derechos humanos, aquí en Jalisco hay muchas opciones de mujeres activistas y podría ser alguien reconocido por su activismo, por su trabajo e identificado con la izquierda. Abundan este tipo de personajes y por ahí debe salir más de algún candidato más interesante que un empresario, aunque no nos oponemos propiamente a un empresario porque lo sea, sino por el hecho de que no es conveniente jugar a los tapados y en la lógica del empresariado jalisciense son muy escasos los empresarios que han tenido una bandera de lucha social. Los que lo han sido, lo han sido de manera facciosa, por ejemplo los que han emigrado de la Coparmex como Pablo Lemus, Guillermo Martínez Mora, que hacen activismo pero solo para alimentar sus propios negocios personales sin ninguna visión ciudadana o de cambio social. Si es un empresario, debe ser un empresario cuyo signo sea fundamental el combate a la corrupción en todos sus niveles, que sea un empresario que tenga claramente un respeto por la vida sindical de sus trabajadores, que no tenga acuerdos cupulares con los sindicatos clientelares, en fin, debe ser un empresario distinto. Entonces no sé quién lo pueda ser en Jalisco.

—Siendo honestos, ¿le alcanza a Morena para disputar la gubernatura y competirle a Alfaro?

—Si tenemos un buen candidato con un buen perfil, yo creo que sí podemos, aunque no ganar, sí quitarle todos los votos que Alfaro de manera inmoral se apoderó de los morenistas para que lo apoyaran. Yo te puedo decir que Alfaro fácilmente capitalizó al menos 200 mil votos o más, tan solo en Guadalajara de gente de Morena, a nivel estatal Alfaro se llevó más de 500 mil votos hace cuatro años de gente que apoyaba a López Obrador. Pero si para el 2018, como evidentemente va a ser, no irá Morena con Alfaro, si todos los votantes de Morena se reincorporan al candidato de Morena, yo creo que Alfaro puede ser que ya no llegue a la gubernatura. Es decir, Morena sí será el «fiel de la balanza» para que en el 2018 en la elección de la gubernatura de Jalisco se garantice la derrota de Alfaro.

—En la elección del 2015 no le fue bien a Morena en Jalisco, ¿qué harán diferente para el 2018?

—Tienes razón. Si con una estructura, un comité ejecutivo y un consejo estatal de 190 miembros y presencia en gran parte del estado y trabajo por tres años, no se consolidó el registro, muy difícilmente se logrará tener una estructura para el 2018, pues son menos de dos años los que restan. El 2.7 por ciento logrado el pasado junio de 2015, demuestra que la estructura interna está agotada. Y es que en estos cuatro años hubo grupos —y todavía están dentro de Morena, como los de Esteban Garaiz, Enrique Ibarra Pedroza, María Eugenia Arias, José Luis Sánchez—, quienes abiertamente hicieron campaña por Alfaro y Movimiento Ciudadano, y que bloquearon el crecimiento y la autonomía de Morena. Pero también están las expresiones del grupo FEG, con Horacio García Pérez, Oliverio Ramos, Humberto Ortiz, Primitivo Madrigal, Manuel Sánchez, quienes de forma natural hicieron alianza con los Alfaro, padre e hijo, dificultando más aún el desarrollo de Morena. Expresión que lo mismo convive con la izquierda lombardista que el trotskismo más rancio, y que ha dañado al movimiento.

—¿Es necesaria una purga?

—Para que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Jalisco pueda representar una alternativa seria en el 2018 necesita reestructurarse desde la base, de forma horizontal y no desde imposiciones venidas desde el centro del país. Si Morena no se abre al ingreso y da espacio a nuevos sectores y permite la participación de personalidades civiles y políticas que ya no militan en otros partidos, renuncian, emigran de ellos, o son ciudadanos sin partido; y si no se vincula a los movimientos y luchas sociales y ciudadanas, Morena Jalisco está condenada nuevamente al fracaso. Además, el padrón electoral interno se encuentra igual que hace dos años, sin crecimiento real, con apenas 26 mil afiliados; los cuales ni siquiera votaron por los candidatos en el 2015.

 

Sumario:

  1. Morena puede ser el fiel de la balanza en 2018
  2. Sin estructura, es difícil que funcione Morena
  3. Un candidato a gobernador con autoridad moral
  4. Ilegal dirigencia impuesta por el CEN de Morena