Portal informativo de análisis político y social

ANÁLISIS/ SEGURIDAD PÚBLICA: Grupo Hidalgo derrotó a Manuel Mondragón

ANÁLISIS/ SEGURIDAD PÚBLICA: Grupo Hidalgo derrotó a Manuel Mondragón

Mar 22, 2014

Por Alfredo Ceja —-

Hace poco más de un año cuando Enrique Peña Nieto anunciaba su gabinete de seguridad, uno de los nombramientos que más sorprendió fue el del doctor Manuel Mondragón y Kalb, un colaborador vinculado a la izquierda, en específico al PRD con Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador.

Tal vez su nombramiento fue producto de estrategia política, además de los buenos resultados que ofreció durante su gestión en el Distrito Federal, ¿pero por qué estrategia política? No debemos olvidar que Enrique Peña Nieto recibió un país que ya no podría soportar otros seis años de “guerra contra el narcotráfico” y optó por la estrategia basada en la inteligencia, para así frenar los futuros ataques y acusaciones de Andrés Manuel López Obrador y qué mejor forma de bloquear los ataques que poner a un hombre que trabajó para la izquierda y no era fácil cuestionar sus resultados anteriores y AMLO sólo se limitó a llamarlo “traidor a la patria”, pero ese nombramiento tarde o temprano tenía que cambiar.

Hace unos días, después de más de un año de gestión del Presidente Enrique Peña Nieto, se dio el primer cambio fuerte en el gabinete de seguridad, algo que se veía venir, todo parece indicar fue por falta de resultados, pero lo más importante una vez más es que Manuel Mondragón es resultado de un cambio político, un logro más para el llamado “Grupo Hidalgo” que poco a poco obtiene más posiciones en el gabinete federal.

MONDRAGÓN QUEDA A DEBER
Si bien, el golpeteo político entre los mismos miembros del gabinete, “obligaron” a Manuel Mondragón a “renunciar por motivos de salud”, también fue el bajo rendimiento y los malos resultados de su gestión lo que lo llevaron a quedar fuera del equipo cercano a Peña Nieto en temas de seguridad.

En primer lugar, la creación de la Gendarmería Nacional, tarea que le fue encomendada a Mondragón desde que inició su gestión y que era una promesa de campaña del presidente Peña Nieto, no fue cumplida y no se han visto avances significativos.

Durante los primeros meses de la administración, el Proyecto de la Gendarmería Nacional llamó mucho la atención de la población ya que se presentaba como la solución a los problemas de seguridad en específico a delitos de alto impacto.

En política no hay coincidencias y mucho menos en un aparato perfectamente armado como el Gobierno Federal y que el PRI sabe manejar de manera “natural” y es de resaltar que poco a poco el doctor Mondragón dejo de aparecer en medios de comunicación, mientras que otros personajes del gabinete de seguridad hacen apariciones importantes a pesar de que el único encargado de temas de seguridad y de coordinar la estrategia es el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, coincidentemente del Estado de Hidalgo al igual que el otro hombre clave de la seguridad en México, Jesús Murillo Karam, que ambos se entienden perfectamente con el coordinador de diputados del PRI, Manlio Fabio Beltrones, contemporáneo de Monte Alejandro Rubido.

Políticos como Fernando Gutiérrez Barrios y don Javier García Paniagua, eran especialistas en temas de seguridad, aplicando la inteligencia y la estrategia, ese tipo de escuela tiene Monte Alejandro Rubido García, que siempre ha trabajando para instancias de seguridad nacional en el país, como el CISEN y la extinta Secretaría de Seguridad Pública Federal y le ha ayudado a construir acuerdos y relaciones con personajes importantes de distintos partidos.

MONTE ALEJANDRO: LA VIEJA ESCUELA

Después de que varios funcionarios de primer nivel como Alfredo Castillo, Eugenio Imaz, Omar Fayad y Roberto Campa se apuntaran para cubrir el espacio que dejo el doctor Manuel Mondragón, fue Monte Alejandro Rubido García, quien ganó la carrera ante la sorpresa de muchos.
El experimentado en temas de seguridad nacional, inició en la desaparecida Dirección Federal de Seguridad para después formar parte del CISEN como director de Análisis Estratégico y director de Investigación, lo que lo hace contar con bastante conocimiento de la forma en cómo opera la delincuencia organizada y los distintos cárteles de la droga.

Si bien es cierto, tuvo sus inicios en los gobiernos priístas, Monte Rubido fue uno de los privilegiados que no perdieron su trabajo durante los gobiernos panistas y a pesar de serias acusaciones sobre sus investigaciones la PGR lo deslindó de cualquier responsabilidad, llegando a formar parte del equipo cercano de Genero García Luna en la desaparecida Secretaría de Seguridad Pública Federal. El haberse mantenido activo le dio sin duda una gran ventaja sobre sus adversarios para reemplazar al doctor Mondragón.

Muchos de sus contemporáneos están hoy en día activos en la política nacional y es por eso que logró llegar a ser comisionado de Seguridad, además de contar con información que sin duda es valiosa para el Gobierno actual.

Un gran reto tiene el nuevo comisionado de la Comisión Nacional de Seguridad, ya que viene arrastrando proyectos importantes, que por una u otra razón no se pudieron concretar y son prioritarios para el presidente de la República.

En primer lugar tendrá que cuidarse del golpeteo político, ya que podemos ver distintos grupos en la política federal que han buscado espacios importantes en el tema de seguridad y en segundo lugar, que es el más importante, echar a andar la Gendarmería Nacional pero de forma adecuada, con estudios de otras partes del mundo para ver la posibilidad de incorporación de algunas nuevas ideas.

El pasado jueves 20 de marzo, Monte Alejandro compareció por más de dos horas ante la Comisión de Seguridad del Senado de la República para la aprobación de su nombramiento que al final del día fue votado por unanimidad para pasar al pleno.

En dicha comparecencia se comprometió a que la Gendarmería Nacional esté integrada en julio de este año, por cerca de cinco mil elementos que tendrán no solamente formación militar sino también civilista. Al parecer fue bastante ambicioso el primer proyecto de Gendarmería Nacional del doctor Mondragón que tenía contemplado un mayor número de elementos. Todo parece indicar que por la experiencia de Monte Alejandro no se quiere arriesgar a tener fallas significativas y ha dado un giro fuerte en la dinámica de la Gendarmería, tanto en número de elementos como en tipo de formación.

En torno a la Gendarmería Nacional en su comparecencia en el Senado y los posibles cambios en ella comentó lo siguiente: “Van a actuar, sí, como un área de proximidad, pero también como un área de reacción, se está previendo y esto podrá modificarse. Si ustedes me ratifican veré a detalle el punto, pero tengo entendido que está previsto que sean tres mil, de esos cinco mil elementos, los que se aboquen a las tareas de proximidad y un cuerpo de dos mil para tareas específicas de reacción”.

Solamente el tiempo dirá si Monte Alejandro Rubido García era el indicado para llevar a cabo esta encomienda por parte del Gobierno Federal, porque sin duda alguna, no es cualquier cargo el que está aceptando por parte de Enrique Peña Nieto.