Portal informativo de análisis político y social

CASTAÑEDA PIDE AL PRD UNIDAD EN PRO DE LEGALIZACIÓN DE DROGAS

CASTAÑEDA PIDE AL PRD UNIDAD EN PRO DE LEGALIZACIÓN DE DROGAS

May 3, 2014

Por Mario Ávila Campos —-
Que no se trate sólo de un compromiso aislado sólo de tres cámaras, sino que todo el PRD empuje a nivel nacional en pro de la legalización de las drogas, fue la sugerencia planteada por el ex canciller mexicano, Jorge Castañeda Gutman, al participar en el encuentro internacional de La Izquierda Democrática, su perspectiva y sus desafíos.
Expuso que la propuesta de la legalización de las drogas debe ser una bandera de la izquierda, pero en todos los rincones del país y por esta causa deben tomar parte no sólo los legisladores del partido del Sol Azteca, sino que se deben involucrar con mayor determinación los dirigentes partidistas e incluso los gobernantes, empezando por el jefe de Gobierno en el Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera.
Hasta el momento existen tres iniciativas para despenalizar el uso de la mariguana, una en el Cámara de Diputados Federal, otra en la Asamblea del Distrito Federal y en breve se presentará oficialmente la tercera en el Congreso del Estado de Jalisco.
Ante ello el escritor Jorge Castañeda explicó que le gustaría que fuera más una propuesta del PRD que sólo de algunos de sus representantes, el tema de la legalización de las drogas. Dijo que aplaude lo que ha hecho el partido de izquierda en la materia, “pero me gustaría que fuera más allá, que no fuera solo asunto de las tres bancadas, que todo el PRD en su conjunto tome esa bandera como propia, aprovechando que otra parte de la izquierda, particularmente Andrés Manuel López Obrador ya mostró su rostro conservador y se ha pronunciado en contra de la propuesta”.
Al participar en la mesa denominada “La crisis de seguridad pública, violencia, crimen organizado e inestabilidad social” del encuentro que tuvo a la Universidad de Guadalajara como una de las cinco sedes, Jorge Castañeda, quien fuera secretario de Relaciones Exteriores en el gobierno de Vicente Fox, anticipó que esta lucha la debe dar la izquierda a sabiendas de que no lo van a conseguir todo, pero entre más empuje y más se discuta, más lejos se habrá de llegar.
Y planteó: “Que si todas las drogas, que si toda la cadena, que si de un jalón o sólo la mariguana, o sólo el consumo, o sólo en el Distrito Federal, esa es una discusión distinta, pero lo que sí es necesario es que en efecto, haya una fuerza política en México que con toda claridad diga que está a favor de la legalización de alguna drogas”.
Esta fue la primera de las tres propuestas que Jorge Castañeda recomendó abanderar a la izquierda democrática mexicana en la reunión sostenida en el Paraninfo de la UdeG, adonde acudieron demócratas de izquierda de Europa y América Latina, provenientes en concreto de Colombia, Argentina, Brasil, Ecuador, Costa Rica, Chile, Panamá, Uruguay, México, España, Alemania, Bélgica, Francia e Italia.
La segunda propuesta de Castañeda Gutman, consistió en que el PRD no debe cederle a la derecha el tema de la seguridad y por tanto debe centrar su propuesta en la necesidad de crear en México una Policía Nacional, que sustituya incluso a las policías estatales y municipales.
Y explicó: “Sí, soy partidario de la creación de una Policía Nacional en México, una Policía que excluya a las demás, aunque claro que esto no les va a gustar a muchos gobernadores y a muchos alcaldes, pero al fin y al cabo que el PRD no tiene tantos gobernadores ni alcaldes en el país”.
Dijo que el mejor argumento para fundamentar esta propuesta puede ser la invitación a que se tomen en cuenta las experiencias de América Latina, particularmente los casos de Chile y de Colombia, en donde hay una Policía Nacional desde los años 20 y los años 40, respectivamente y en donde ha quedado demostrado que son las policías más eficientes de Latinoamérica.
Incluso precisó que la que le sigue en eficiencia es la Policía de Nicaragua que también es una Policía Nacional, una de las policías más honestas, “quizá porque tuvo su origen en una revolución y por el entrenamiento que recibieron, todo ello a pesar de que se trata del segundo país más pobre de América Latina, ahí tienen una Policía que funciona y ahí hay mucho que aprender, no de Daniel Ortega, ni de los sandinistas, pero sí de el propio pueblo ha gestado para garantizar su seguridad”.
Otro ejemplo digno de emular en México, a juicio de Jorge Castañeda, es lo que ha sucedido en El Salvador en donde en los últimos 20 años se logró negociar una tregua entre las dos más grandes pandillas, incluso estando la mayoría de sus líderes dentro de la cárcel.
Recordó que en las dos décadas más recientes se redujo enormemente el índice de criminalidad, cuando antes se encontraba entre los dos o tres países más violentos del mundo. “El Gobierno se sentó con ellos, les cambió tratos, les dio concesiones, y les funcionó”.
“Con los buenos –abundó–, es muy fácil negociar, pero con los malos, no tanto. Y los nuestros en México son niños de pecho comparados con los delincuentes salvadoreños, ellos son malos, malos, malos”.
Y una tercera propuesta de Jorge Castañeda a la izquierda de México consistió en tratar de incidir en el gobierno Peña o en el que corresponda, para que México tome una postura internacional mucho más vigorosa en combatir la agenda prohibicionista punitiva de Estados Unidos y de la ONU que está en vigor desde hace 50 años o más.
Aseguró que se cuenta con la autoridad moral para decir ya basta, “hicimos todo lo que nos dijeron y ya fue suficiente con los 80 mil muertos y los 25 mil desaparecidos sólo en el sexenio de Felipe Calderón”.
Para concluir, Jorge Castañeda planteó a los intelectuales de izquierda admitir y despojarse de dos “falsos-positivos” que hay un sector de la izquierda en México, que censura las armas llegadas de Estados Unidos y que critican el elevado consumo de drogas en el vecino país del norte.
Planteó que si la llega de armas a México se debe sólo a la frontera con Estados Unidos, sólo habría dos países con muchas armas, es decir México y Canadá. Y explicó: “Es un poquito un cuento chino, es un blanco fácil como si sólo los americanos vendieran armas”.
La última sugerencia de la tarde consistió en “abolir el síndrome de “pinches gringos mariguanos” e invitó a luchar por legalizar la mariguana aquí y allá. “Si los gringos son hipócritas, que lo sean, no les ha ido mal siendo así, a menos de que seamos moralistas; está difícil buscar la legalización de la mariguana en el Distrito Federal y censurar el consumo de los gringos”.

LA EXPERIENCIA DE COLOMBIA
Antonio Navarro Wolf, ex militar y político colombiano compartió la experiencia de Colombia que vivió su peor época de crisis cuando en seis meses los miembros del Cártel de Medellín asesinaron a tres candidatos presidenciales y a 500 policías, pero en respuesta tras un consenso nacional, operaron por 10 años los jueces sin rostro, se mejoró la inteligencia militar, se realizó un cerco de protección a las personas amenazadas, se dejó al margen al Ejército y sólo con la actuación de la Policía Nacional se logró abatir a Pablo Escobar y a Gonzalo Rodríguez “El Mexicano”.

UNIDAD, LA CLAVE DEL TRIUNFO
Daniel Coira Cabrera, secretario de Relaciones Internacionales del Comité Ejecutivo del Partido Comunista de Uruguay, expuso que en México abunda la buena voluntad, el sentido común y es un pueblo inteligente, lo que explica los avances de la izquierda mexicana, “y sólo haciendo valer el factor de la unidad, en muy poco tiempo en una de esas van a recibir el masivo respaldo de un pueblo que sabe lo que quiere”. El representante personal del presidente más pobre del mundo, José Mujica, aseguró que la austeridad no es un método, es una personalidad y él tiene muy claro que los protagonistas son los pueblos, no los gobernantes.

LA IZQUIERDA SE COMPORTA COMO DERECHA
Para el ex militante del Partido Comunista, del PSUM y actualmente miembro del PRD, Pablo Gómez, ante la crisis económica actual que aqueja a naciones de Europa y a Estados Unidos, la izquierda democrática debe dejar de comportarse como la derecha y rechazar todo tipo de recortes, y proponer e impulsar un nuevo programa de administración económica. “La izquierda puede diferenciarse de la derecha volviendo a ser ella misma, levantando su propio programa de alcance mundial frente a la dictadura del capital especulativo y frente a las estructuras donde éste se produce inciertamente”, subrayó.

LA REDISTRIBUCIÓN DEL INGRESO ES LA CLAVE
El secretario de Desarrollo Económico del Distrito Federal, Salomón Chertorivski, expuso que en los últimos 30 años México ha cambiado radicalmente y se han dado tres transformaciones fundamentales en lo demográfico, lo económico y lo político.
Dijo que no se puede crecer ni pensar en bienestar, si no se piensa en distribuir, para crecer, por lo que planteó la necesidad de quitarnos tapujos y hablar con seriedad del salario mínimo, que del 80 a mediados de los 90 perdió 60 por ciento de su poder adquisitivo y a partir de ahí se mantuvo, pero no se ha recuperado. Sería sano incrementar el salario mínimo de menos en 100 por ciento sin atender la falsa teoría de que eso generaría un efecto inflacionario.