Portal informativo de análisis político y social

LOS CAMINOS DE JALISCO: HACIA LA RECONVERSIÓN DEL SECTOR AGROPECUARIO

LOS CAMINOS DE JALISCO: HACIA  LA RECONVERSIÓN DEL SECTOR AGROPECUARIO

Ene 11, 2014

Por Belisario Bourjac —-

Un flanco débil de Jalisco es la inocuidad animal y la única zona libre de enfermedades y libre para exportar ganado es la zona norte, pero es donde los hatos ganaderos han desaparecido por falta de articulación y comercialización.

“Llegamos a la conclusión de que la fuerza productiva del campo en materia pecuaria se llama inocuidad, el liberar de enfermedades al territorio, debemos abocarnos a limpiar nuestras regiones, expresa Roberto de Alba, presidente de la CNC, quien lidera en Jalisco la política de reconversión de su sector agropecuario con la mira de convertir al Estado en un gigante agroalimentario del país, esa es la apuesta en este 2014.

Para alcanzar la cúspide, se tienen que seguir varios caminos, como el impulsar la cultura de inocuidad en el sector agroalimentario con la generación de una nueva cultura de certificación de procesos de calidad.

El presidente de la Confederación Nacional Campesina en Jalisco, Roberto de Alba Macías, tiene claro hacia dónde debe de ir el sector agropecuario y agroalimentario del Estado y el 2014 se proyecta como el inicio de la reconversión productiva y agroalimentaria.

El sistema de producción a la antigua debe de cambiar, ya no es posible seguir cultivando maíz blanco, como se ha hecho tradicionalmente en las más de 700 mil hectáreas cultivables de Jalisco, enfrentando problemas de precio y comercialización, con una serie de abusos en donde el único que gana es el intermediario, el acaparador y con grupos de campesinos de todas las edades que siguen mirando a los Estados Unidos.

Para tal efecto se trabaja en la reconversión de cultivos tradicionales, como el de maíz y la caña de azúcar, de los que se genera sobreproducción, cuando en el mercado existe ya un cambio tanto en el consumo, en la comercialización y hasta en la política fiscal, ya que el azúcar va en camino a ser eliminada de diversos procesos productivos de alimentos.

Durante el pasado año la CNC trabajó de la mano con el Gobierno del Estado y con Sagarpa del Gobierno Federal y tuvo acercamiento con empresarios, para poder innovar y romper toda la lógica de la agricultura tradicional y migrar y a la agricultura comercial. “Hemos propuesto un nuevo modelo de productividad en donde la cadena se invierta, la intención es ahora primero vender, luego sembrar, producir y cosechar, en resumidas cuentas estaríamos trabajando para vender antes de producir”, expresó el líder del sector agropecuario del PRI.

En los próximos días la CNC convocará a un Pacto o Acuerdo por la Agroalimentación donde estarán los empresarios, los productores del campo y el gobierno, con el fin de impulsar en forma articulada este nuevo modelo de reconversión productiva del campo jalisciense.

“Tenemos que hacer tiros de precisión, de tal suerte que lo que se siembre esté respaldado con contratos con la industria, ya tenemos pactadas cerca de 200 mil toneladas con los acuerdos que se han hecho de cinco mil, de 10 mil toneladas, donde estamos considerando la cobertura de seguros de precios, así como los apoyos necesarios para hacerlo efectivo”, abunda.

PLANEACIÓN DE CULTIVOS

Esto obliga a que se ponga atención a la planeación de la producción alimentaria, empezando por la siembra de estos granos y alimentos. Precisamente se despliega un esquema con la participación de la CNC de reconversión de producción con el cambio de siembras tradicionales a nuevos cultivos y en vez de los dos ciclos (primavera-verano y otoño-invierno), uno de estos sea dedicado a nuevos cultivos.

Por ejemplo, está en camino la siembra de girasol como programa piloto y para ellos se contará con el apoyo de incentivos federales que permita el cambio sin que el agricultor tenga que sacar un solo peso de su bolsillo para semilla, fertilizante y seguros de protección, además de que tendría la compra asegurada, conforme lo indica el presidente de la CNC en Jalisco, Roberto de Alba.

Los industriales de Jalisco, en el caso de insumos para la producción de aceite entre el 30 y hasta 90 por ciento, lo importan. “Aquí tenemos una gran oportunidad de negocios”, señala el presidente de la CNC en el Estado.

El asunto de la competitividad del campo recibirá un apoyo importante del Gobierno Federal a través de Sagarpa en este año.

El problema es cuando se siembran productos que carecen de mercado, cuando existe un área de oportunidades de alimentos que la industria requiere, como es la necesidad de semillas de girasol, avena, trigo, cebada, chía, por lo que es importante ir a la agricultura con contrato para evitar el sufrimiento de productores, como se vio en el pasado ciclo con la sobreproducción de maíz, sorgo y caña de azúcar cuyos precios se cayeron en el mercado casi en un 60%.

Al considerar esta problemática que suele ser recurrente no nada más en Jalisco, sino en el país, la Sagarpa viene trabajando con un programa de reconversión de cultivos, con incentivos a los productores que formen parte de estos programas, donde se consideran los contratos previos para ubicar la producción.

LA CARNE Y LA GANADERÍA

Jalisco en la ganadería es entidad líder en producción de carne, pero por la carencia de infraestructura y de una política de inocuidad, el sector no se beneficia de la cadena comercial-industrial.

Es necesario reactivar la infraestructura pecuaria de Jalisco, plantea Roberto de Alba. Hay que repoblar hatos ganaderos, para fomentar la producción y exportación, cuidando que estén libres de enfermedades.

En producción de carne de bovino Jalisco tiene el primer lugar, sin embargo la falta de políticas de inocuidad en este sector no le permite valor agregado en el proceso de industrialización, de tal forma que la mayor parte de su producción no se la venden directamente a los supermercados de Guadalajara, por la falta de Rastros TIF y son otros los que ganan el 30, 100 y hasta 150% con la industrialización de estos productos cárnicos.

Es paradójico que esa carne de ganado de Jalisco, llegue a los supermercados provenientes de otros Estados que compraron el ganado, quienes les dan el valor agregado. “Queremos que Jalisco consuma lo hecho en Jalisco”, subraya el también empresario y dirigente campesino.

Jalisco cuenta únicamente fuera de la Zona Metropolitana de Guadalajara con un rastro TIF ubicado en Etzatlán, pero esperan que este año se logre la construcción de dos más ubicados en Jocotepec y Arandas, lo que ayudaría a ganaderos de las regiones de Los Altos y la Ciénega de Chapala.

“Debemos hacer modelos de negocios que sean rentables para todos y ese es el gran reto que tenemos en el 2014, la reconversión de cultivos en el campo y de los agroalimentos, es cierto que somos líderes en producción agropecuaria del país, pero nos falta avanzar en procesos de calidad e inocuidad”, puntualiza.