Portal informativo de análisis político y social

LOS GRANDES SUCESOS DE JALISCO EN EL 2013: TONATIUH, POR FIN RECTOR DE LA UDEG

LOS GRANDES SUCESOS DE JALISCO EN EL 2013: TONATIUH, POR FIN RECTOR DE LA UDEG

Dic 14, 2013

Por José María Pulido —-

Llegar al relevo requirió de largas negociaciones que deben remontarse al menos a 2006, justo cuando el patriarca de la Universidad de Guadalajara decidiera que Carlos Briseño Torres sería el rector que relevara en el cargo a Víctor Manuel González Romero.

En aquellos días, la decisión de quién sería el rector correspondía a Tonatiuh por derecho y ya entonces el ahora secretario General de la UdeG, Alfredo Peña Ramos, y el hermano del mismo Raúl Padilla, José Trinidad, le pedían al líder moral de la universidad que dejara llegar a Itzcóatl porque era su momento pero a la hora de decidir, las dudas pesaron más.

Los comentarios insistentes en que Tonatiuh es el único que puede quitarle el control de la Universidad de Guadalajara a Raúl ganaron la batalla y eso provocó que Padilla López brincara el turno y le diera el cargo a Carlos Briseño, de quien el famoso Sanedrín Universitario siempre dudaba.

Llegado el tiempo del relevo, los miedos asaltaron nuevamente a Raúl Padilla López, pero Tonatiuh Bravo lo encaró y le ofreció que si era capaz de demostrarle una sola deslealtad, no se registraría, de lo contrario exigía su derecho a ser el rector General.

Las negociaciones comenzaron desde finales de 2012, cuando reunión tras reunión, el Sanedrín Universitario revisó el tema y dos de los cuatro miembros dieron su opinión:

Trino Padilla dijo que era el turno de Tonatiuh porque no era mal candidato.

Alfredo Peña fue más folclórico y a su muy particular estilo dijo: “Ya le toca a este cabrón”.

En las instalaciones del piso 6 de la Torre Administrativa de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla ofreció una conferencia de prensa el 9 de enero, para dar a conocer su decisión. Dijo que se inscribiría en la contienda y de paso dejó en claro quién era su aliado en el Consejo Universitario.

Si bien, ya contaba con el voto de Raúl, el mensaje de que sería el nuevo rector se confirma cuando anuncia que su rival más importante, Alfredo Peña, no participará en el proceso y no sólo eso, le agradece, lo califica de valiente y le manda un saludo.

Así llegó a la fecha del registro, el 15 de enero, día en que acudió a las instalaciones universitarias a realizar su trámite que sólo serviría para darle legalidad a la decisión tomada, decisión que no todos pudieron ver en tiempo y forma.

Ante los ojos de quien o quienes deciden, Tonatiuh Bravo Padilla pasó en seis años de ser considerado “el único” que podía arrebatar el poder al factótum, al hombre de la suficiente confianza para dirigir los destinos de la Universidad de Guadalajara (UdeG) para el periodo 2013-2019.

Tonatiuh Bravo Padilla es licenciado en Economía por la Universidad de Guadalajara (1977-1982), maestro en Administración Pública por la University of New México y actualmente es estudiante de doctorado sobre la Sociedad de la Información y el Conocimiento por la Universidad Abierta de Cataluña.

Dentro de la administración de la Universidad de Guadalajara ha desempeñado distintos cargos directivos, entre ellos destacan el de director de Comunicación Social, coordinador general de Extensión Universitaria, director del Sistema de Educación Media Superior, rector del Centro Universitario de Ciencias Económico-Administrativas y vicerrector Ejecutivo.

Para muchos, a Tonatiuh ya le tocaba. Para otros, fue suficiente con vencer al fantasma de Carlos Briseño Torres.

Seis años atrás, el maestro Carlos Briseño Torres llegó a la Rectoría General de la Universidad de Guadalajara, tomado de la mano de su mentor Raúl Padilla López, el jefe indiscutible del Grupo Universidad.

Un año posterior su hacedor tendría que aplicarse para destituirlo de la propia rectoría, cuando éste decide aliarse con el gobierno panista de Emilio González Márquez con la finalidad de quitarle el poder del Grupo Universidad que cumple 24 años desde 1989, cuando Raúl Padilla López, de la mano de su guía moral Álvaro Ramírez Ladewig, logró imponerse para convertirse en rector General.

Ese fantasma marcó el proceso de sucesión.

Con Tonatiuh Bravo Padilla se cierra el círculo de la trascendencia y formación de cuadros de la extinta Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), que al igual que los hermanos Raúl y José Trinidad Padilla López, el hoy rector general fue su presidente.