Portal informativo de análisis político y social

Amigos del Libro: ¿Qué sería del mundo sin los libros?

Amigos del Libro: ¿Qué sería del mundo sin los libros?

May 13, 2017

 Por Belisario Bourjac //

Inmersos en la globalización, la red de redes, tablets, Kindle, que nos ha traído la revolución digital, se han hecho vaticinios que el libro como lo conocemos desaparecerá, como expresión de la modernidad. Pero tengo mis dudas que ello pueda suceder.

La aparición de Kindle en Estados Unidos que es el libro en formato electrónico hace poco más de una década llevó a pensar en la muerte del libro, sin embargo eso no sucede ni sucederá.

Eric Hobsbawm (1917-2012), considerado uno de los grandes historiadores del siglo XX hizo una buena defensa argumentativa sobre el libro y su certidumbre de que perdurará como lo presenta en su obra póstuma Un tiempo de Rupturas, sociedad y cultura del siglo XX.

El libro impreso, sostuvo Hobsbawm, se mantendrá en sus puestos sin graves dificultades, salvando solo algunas excepciones, como las grandes obras de referencia, los grandes vocabularios, diccionarios, Etc., en suma los niños mimados de internet. “En primer lugar porque a la hora de leer, no hay nada más práctico y fácil que el pequeño libro de bolsillo, portátil y de impresión clara, inventado por Aldo Manucio en la Venecia del Siglo XVI.

Las razones esgrimidas de Eric Hobsbawm son varias: “es mucho más fácil y práctico que la impresión de un ordenador, que a su vez es la lectura incomparablemente más cómoda que un texto que parpadea en una pantalla. Para confirmarlo, basta con pasar una hora leyendo el mismo texto, primero impreso y luego en pantalla. De hecho, ni tan siquiera el dispositivo de libros digitales se publicita apelando a una legibilidad superior, sino a que tiene mayor capacidad de almacenaje y nos evita pasar páginas”.

En segundo lugar, Eric Hobsbawm nos recuerda que el papel impreso es, hasta la fecha, más duradero que los medios tecnológicos más avanzados. La primera edición de Las desventuras del joven Werther todavía se puede leer hoy, pero no sucede necesariamente lo mismo con los textos informáticos de hace 30 años, ya sea porque –igual que las fotocopias y las películas viejas- tienen una vida limitada o porque la tecnología queda atrasada con tanta celeridad que los últimos ordenadores no acabará con el libro, igual que no lo consiguieron el cine, la radio, la televisión y otras innovaciones tecnológicas.

UN DESCUBRIMIENTO QUE CAMBIÓ LA HISTORIA

La invención de la imprenta que se le atribuye al alemán Johannes Gutenberg, es de los descubrimientos que marcaron era y se convirtieron en un parteaguas en la vida del ser humano, ya que con la impresión de libros en forma masiva, el conocimiento se fue esparciendo, de tal suerte que conforme fue transcurriendo el tiempo, fue creciendo el número de personas que tuvieron acceso al conocimiento, a obras de filósofos, artistas y tantos pensamientos y culturas, como lasa hay en la tierra.

Han transcurrido cerca de siete siglos que la imprenta se convirtió en el medio para esparcir el conocimiento con la impresión de libros. A Gutenberg se le llama “Padre de la Imprenta” en el mundo occidental, empero, en el antiguo imperio romano entre los años 430 y 440 A.C., se registra que sobre objeto de arcilla se hacían inscripciones; habría una evolución en 1041 y 1048 en China con Bi Sheng, sobre papel de arroz diseñaría el primer sistema de imprenta de tipos móviles, sobre el cual se tallaban caracteres chinos sueltos dispuestos en filas desde complejas piezas de porcelana.

Investigando sobre el “Padre de la Imprenta”, cuentan las narraciones que Gutenberg que nació en Maguncia, Alemania hacia 1400, en sus inicios laboró como orfebre y poco después se trasladaría a Estrasburgo para instalar una empresa de grabados en madera en una antigua fábrica de telas.

Dicen que gracias a una apuesta, Gutenberg demostraría que podía hacer una copia de la Biblia en menor tiempo que les llevaba hacerlo a los más rápidos monjes copistas y que la calidad sería perfecta.

Así fue como procedió a crear los primeros tipos móviles de cada una de las letras del abecedario y se vio en la necesidad de acudir a un prestamista rumano, pero antes de acabar el trabajo se quedó sin dinero.

Juan Fust se llamó el prestamista que se convirtió en su socio, pero tras dos años de que el proyecto seguía sin terminar, dio fin a la sociedad por no querer alargar los préstamos a Gutenberg y se quedó en exclusiva con el negocio. Finalmente la biblia de Gutenberg sería pubicada en 1456 en dos tomos de 324 y 319 páginas. Gutenberg nunca vio dividendos de su genial invento, ya que murió arruinado en 1468.

LIBROS A MANO

Si bien existían libros antes de la invención de la imprenta, éstos se escribían a mano y se preservaban elaborando copias manuscritas que en la mayoría de las ocasiones eran elaborados por monjes, que era una tarea lenta y ardua.

Muchas cosas han sucedido desde la invención de la imprenta hasta nuestros días y si en algo se plasma la historia como registro de los sucesos más trascendentes del ser humano es en los libros.

Hoy iniciamos esta sección en el semanario Conciencia sobre los libros y al respecto mucho hay que escribir. Nos atrevemos a recomendar cinco libros extraordinarios, esperamos les sea de interés esta sección:

POR QUÉ FRACASAN LOS PAÍSES

Por qué fracasan los países es un gran libro, fascinante que representa una enorme contribución a la polémica porqué países similares en apariencia (Corea del Norte y Corea del Sur, Alemania Occidental y Alemania Oriental antes de la caída del muro de Berlín), difieren tanto en su desarrollo económico.

En esta primera edición de Amigos del Libro en Conciencia Pública nos atrevemos a recomendar cinco lecturas que espero pueda resultarles de interés y que nos aportan elementos para la reflexión y el debate en que se ve inmerso el mundo en la era de la globalización, cuando sobran las interrogantes y faltan las respuestas.

Por qué fracasan los países, los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza, escrito por los profesores Daron Acemoglu y James A. Robinson, quienes primero preguntan por qué algunas naciones son más prósperas que otras, ¿se debe a cuestiones culturales? ¿A los efectos de la climatología? ¿A su ubicación geográfica?

Ellos mismos responden que ninguna cuestión relativa a la prosperidad de un país está relacionada con estos factores, sino que proviene de otro mucho más tangible: la política económica que dictaminan sus dirigentes.

Es un gran libro, fascinante que representa una enorme contribución a la polémica porqué países similares en apariencia (Corea del Norte y Corea del Sur, Alemania Occidental y Alemania Oriental antes de la caída del muro de Berlín), difieren tanto en su desarrollo económico.

LAS INSTITUCIONES INCLUSIVAS

Los autores muestran de forma convincente que los países escapan a la pobreza solamente cuando tienen instituciones económicas apropiadas, especialmente en lo referente a la competencia y propiedad privada. Defienden además una idea muy original: existe una mayor probabilidad que los países desarrollen las instituciones adecuadas cuando tienen un sistema político plural y abierto, con la competencia entre los candidatos a ocupar cargos políticos y un amplio electorado con capacidad de apostar por nuevos líderes políticos. Esta conexión íntima entre las instituciones políticas y económicas es su núcleo principal de su análisis, y ha dado como resultado un estudio de gran vitalidad sobre una de las cuestiones cruciales en la economía y la economía política, conforme lo visualiza el premio nobel de economía 1992, Gary S. Becker.

Para Peter Diamond, premio nobel de economía 2010, el libro está repleto de ejemplos reveladores, se defiende que unas instituciones políticas con voluntad integradora que apoyen a instituciones económicas con carácter inclusivo resultan clave para una prosperidad sostenida. Los autores demuestran cómo el impulso de ciertos regímenes nuevos da lugar a una espiral virtuosa, del mismo modo que los regímenes nefastos caen en una espiral viciosa.

UN TIEMPO DE RUPTURAS

Eric Hobsbawm (1907-2012) es considerado uno de los grandes historiadores del siglo XX. Fue profesor emérito de Historia Social y Económica del Birkbeck College, en la Universidad de Londres. Entre sus numerosos libros cabe destacarse, sobre todo la serie formada por la era de la revolución 1789-1848 (1997), la era del capital 1848-1875 (1998), la era del imperio, 1875-1914 (1998) e historia del siglo XX (1998). Sus últimas obras fueron Entrevistas del siglo XX (2003), Guerra y paz en el siglo XXI (2007) Y Cómo cambiar el mundo (2011), todas ellas publicadas por Crítica.

Otra lectura muy recomendable es “Tiempo de rupturas”, a propósito de cambio de era, de la revolución digital y tecnológica. Esta es la última obra que dejó escrita Eric Hobsbawm, es una gran aportación a la historia de la cultura del siglo XX, y es también una reflexión sobre un presente convulso, un tiempo de incertidumbre en que miramos hacia delante con perplejidad sin guías que orienten nuestro camino hacia un futuro irreconocible.

Este es un libro que trata sobre lo que ha sucedido con el arte y la cultura de la sociedad burguesa, una vez que esta se desvaneció, con la generación posterior a 1914, para no regresar jamás. Versa sobre un aspecto del terremoto global que la humanidad viene experimentando desde que la Edad Media terminó repentinamente, para el 80 por ciento del globo terráqueo, en la década de 1950, y hacia los años sesenta, cuando los gobiernos y las convenciones que habían regido las relaciones humanas se desgastaban a ojos vistas en todas partes.

Pero este libro trata de la misma forma sobre una era de la historia que ha perdido el norte y que, en los primeros años del nuevo milenio, mira hacia delante, sin guía, sin mapa, hacia un futuro irreconocible, con más perplejidad e inquietud que se recuerda en esta vida.

COREA DEL SUR: ECONOMÍA POLÍTICA DEL CAMBIO INSTITUCIONAL

Mucho se habla sobre el milagro económico de Corea del Sur. ¿Cuál fue el camino que transitó para transformar su realidad adversa en cuarenta años, de ser un país con menor nivel de desarrollo que los de América Latina, en el tránsito de cuatro décadas logró convertirse entre las diez economías más boyantes del mundo?

El libro nos describe cómo Corea del Sur se convirtió en los pocos países de desarrollo reciente que han transitado exitosamente de la pobreza a la riqueza sin depender de la inversión extranjera. ¿Cuál es la importancia de las instituciones en esta historia? ¿Por qué la liberación económica no inhabilitó al Estado coreano como director del proceso de inserción al capitalismo global?

El éxito fue en parte gracias a la construcción de un marco institucional que dio autonomía y centralizó el poder de la burocracia, y también gracias a la disposición sociocultural y nacionalista para alcanzar a los países capitalistas avanzados.

EL ESTADO COMO ORGANIZADOR DEL PODER

El autor, Juan Felipe Gómez Aymes, es doctor en relaciones internacionales (Universidad de Sussex, Inglaterra, 2007) y maestro en estudios internacionales (Universidad Yonsei, Corea, 1998). Actualmente es investigador del Programa Cambio Mundial, Globalización y Desarrollo en el Centro regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM. Ha impartido más de 60 conferencias nacionales e internacionales y publicado más de 30 capítulos y artículos académicos en temas de economía política del desarrollo en Corea, empresas trasnacionales, institucionalismo, cooperación económica internacional y asuntos de seguridad en el este asiático.

Ha sido docente en la UNAM, El Colegio de México, el Tecnológico de Monterrey, el ITAM y la Universidad de California en Los Angeles.

Lo que se explora en esta obra es el papel del capital extranjero en el proceso del cambio institucional y cómo influye las relaciones de poder dentro de los marcos institucionales formales e informales.

Dos argumentos rivales reflejan la riqueza del debate sobre la liberalización de la inversión extranjera directa: el primero es aquella línea de pensamiento en que la autonomía de la de la gobernabilidad económica nacional y la evolución de las ventajas comparativas pueden menoscabarse por los intereses estratégicos de las empresas trasnacionales; el segundo, , aquel que los defensores de la liberación argumentan: que facilitar la inversión extranjera directa traerá muchas ventajas que pérdidas en términos de reducción de costos de transacción, creación de empleos y afluencia de capital y tecnología.

El punto de vista del autor es que el cambio de leyes y políticas económicas en relación con los regímenes de propiedad pueden enfrentar restricciones informales que deterioran los objetivos de la política de facilitación de dicha inversión. El autor considera que para prevenir los efectos negativos de la globalización, el Estado juega un papel fundamental y es todavía crucial como un organizador del poder y como filtro de fuerzas externas.

EL CLUB BILDERBERG: LOS AMOS DEL MUNDO

De conspiraciones siempre se ha hablado. Hay quienes se sienten atraídos por estos temas. Otros en cambio simplemente no creen que existan manos poderosas con capacidad para mover los hilos del mundo. Sin embargo, la periodista española Cristina Martín Jiménez piensa distinto y considera que el poder mundial lo representa el Club Bilderberg. “Si no tienes el honor de ser invitado, simplemente no existes, no eres nadie en el establishment mundial. El objetivo de esta selecta entidad es acabar con las libertades personales y manipular a los ciudadanos mediante el miedo y la acción de los medios de comunicación, controlados por sus miembros. Su fin es establecer un gobierno global en la ONU, una única moneda y una sola religión.piensa que las conspiraciones son una realidad y centra su obra en el Club Bilderberg, en “cuyas reuniones secretas se decide el destino del mundo.

¿Quién es Cristina Martín Jiménez, autora del libro Club Bilderberg los amos del mundo?

Periodista de investigación y escritora española, Cristina Martín Jiménez ha sido la primera autora a nivel mundial en atreverse a escribir y hablar públicamente de uno de los temas más controvertidos y secretos de nuestra historia actual. Inauguró el I Foro de Contrainformación celebrado en la Feria del Libro de Venezuela en 2008. Y ha asistido a las ferias de Guadalajara (México) y La Habana (Cuba). Continuamente es requerida como conferenciante para hablar de Bilderberg en distintas partes del mundo. Ha trabajado en diferentes medios de comunicación, como Telecinco, Cuatro, Canal Sur la revista GQ, e internacionales, entre ellas el periódico mexicano El Informador de Guadalajara y Radio Trece (México), con una intervención semanal. Sus dos primeros libros del Club Bilderberg, fruto de arduas investigaciones y rigurosos análisis, se convirtieron en best-seller. Ha sido amenazada por hablar de Bilderberg, pero asegura que no tiene miedo y que seguirá escribiendo acerca del tema. Especialista en temas políticos y sociales, ahora se halla inmersa en la escritura de sus cuatro próximas obras.

¿Es cierto que el mundo tiene dueño? ¿Hay manos poderosas que mueven los hilos del poder mundial? ¿Hay razón para pensar que existe la teoría de la conspiración o son sólo fantasías de periodistas iluminados con narrativas jaladas de los cabellos?

Hay una periodista española que ha escrito sobre el Club Bilderberg. Su nombre: Cristina Martín Jiménez y apunta que en las reuniones secretas del Club Bilderberg se decide el destino del mundo. “Si no tienes el honor de ser invitado, simplemente no existes, no eres nadie en el establishment mundial. El objetivo de esta selecta entidad es acabar con las libertades personales y manipular a los ciudadanos mediante el miedo y la acción de los medios de comunicación, controlados por sus miembros. Su fin es establecer un gobierno global en la ONU, una única moneda y una sola religión. ¿Cómo es posible que los dueños de Google, Nokia, Coca-Cola, la OMS o el FMI puedan cambiar nuestras vidas? ¿Por qué las reinas Beatriz de Holanda y Sofía de España, el banquero David Rockefeller, Henry Kissinger o Matías Rodríguez Inciarte se reúnen en secreto una vez al año con el resto de la elite mundial? ¿Tienen algo que ver con la masonería? ¿De qué hablan en sus citas clandestinas? ¿Son ellos los creadores de la crisis financiera actual? Descubra a través de estas páginas lo que siempre ha sospechado: cómo nos manipula el verdadero poder que gobierna el planeta y hacia dónde nos dirige sin que lo sepamos”.

Originalidad de los libros y otras cualidades

El primer libro de Cristina Martín Jiménez, “El Club Bilderberg. Los amos del mundo” se editó en la primavera de 2005. Fue el primero que se publicó en el mundo exclusivamente del Club Bilderberg. A éste les siguieron dos versiones actualizadas y ampliadas, en los años 2007 y 2010. Sus lectores lo consideran el trabajo de investigación más exhaustivo, único e interesante acerca de la polémica y escurridiza entidad.

La obra de la autora nos enseña cómo funciona realmente el sistema democrático y las instituciones planetarias. El libro da nombres y apellidos de las personas que asisten a las reuniones anuales de esta entidad que no deja indiferente a nadie, pues sus decisiones afectan a todo el planeta.

VLADIMIR PUTIN: LÍDER DE LA NUEVA RUSIA

 

La vida de Vladimir Putin, al margen de filias o fobias que su recia personalidad despierta, tiene su lado fascinante y misterioso, ya que en menos de 5 años, después de trasladarse de su natal a San Petersburgo a Moscú, logró escalar en la burocracia del Kremlin hasta convertirse en el heredero de Boris Yeltsin y 17 años después en uno de los grandes líderes del mundo.

El escritor Peter Truscott, describe en su libro “Vladimir Putin. Líder de la nueva Rusia”, sobre cómo se dio el ascenso de este personaje, cuya génesis fue la KGB para convertirse en el heredero político de Boris Yeltsin. Putin hereda en el 2000 un país que se encontraba en una dolorosa y traumática lucha, en plena transición entre el comunismo y la democracia. Para sacar adelante a este país que ha sido tan poderoso durante los últimos 300 años –desde el zarismo hasta el comunismo para caer en una severa crisis– se requería de mucho, pero mucho talento político.

Putin para llegar a donde está tuvo que tomar decisiones muy duras y complejas, desde el manejo de la crisis de Chechenia –la amenaza del separatismo y enfrentar a grupos radicales–; igual sucedió con la decisión que tomó para enfrentar 41 terroristas chechenos que convirtieron en rehenes al público que acudía al Teatro Dubrovka, de Moscú, el 22 de octubre de 2002, que fue una especie del 11 de septiembre para los rusos. Los terroristas no sólo tenían rifles AK-47, sino que también llevaban 140 granadas y grandes cantidades de explosivos atadas a los cinturones de 18 mujeres del grupo terrorista, y dos bombas de 50 kilos cada una.

Putin no tuvo otra alternativa que ordenar el ataque para rescatar a los rehenes, después de cuatro días de intento de negociación con los terroristas que no llegaban a nada, cuyas demandas era el retiro de tropas rusas de Chechenia. La posición del presidente ruso fue precisa: “No habría retiro de tropas ni ningún tipo de retirada de Chechenia”. La prioridad eran los rehenes. La vida de los terroristas estaría garantizada a cambio de la liberación de los secuestrados. No hubo trato. Se dio la intervención y el resultado fue la muerte de los 41 terroristas y 121 rehenes.

DE SAN PETERSBURGO A MOSCÚ

El ascenso al poder de Vladimir Putin fue vertiginoso. Deja San Petersburgo en 1996 y decide incursionar en la política desde Moscú, donde sus conocimientos sobre inteligencia aprehendidos en la KGB le serían de enorme utilidad y lo conducirían a la cúspide del poder, convirtiéndose en un hombre útil para la familia del presidente Boris Yeltsin. Putin se convenció que es en Moscú donde se concentra el poder político y la riqueza de Rusia. Para llegar a lo más alto hay que pasar por Moscú.

En julio de 1998 es designado titular de la OSF, la sucesora en seguridad nacional de la KGB. Putin tenía siete años que había dejado el servicio de inteligencia. Tuvo que volver. Era el séptimo jefe del Servicio de Seguridad Federal en ocho años.

Un rasgo de la personalidad de Putin le ganó la confianza del presidente Boris Yeltsin, cuando éste ayudó a su ex jefe, amigo, maestro y promotor político, Anatoli Sobchak –ex alcalde de San Petersburgo– a quien la Fiscalía lo tenía en la mira y se prestaba a detenerlo bajo la acusación de corrupción en su gestión municipal.

Putin orquestó sacaran a Anatoli Sobchak en un avión privado de San Petersburgo y de Rusia con rumbo a Finlandia. Boris Yeltsin al enterarse de esa maniobra para salvar a su ex jefe le pareció algo muy loable. “Más adelante, cuando me enteré de lo que había hecho, sentí un profundo respeto y gratitud por él”, comentaría Yeltsin en su biografía.

Y es que para Yeltsin, ayudar a un ex jefe escapar de la justicia era un principio cardinal y la piedra de toque de la lealtad, y recomendaba a la persona involucrada para los más altos cargos. Así subió Putin en la estima de Yeltsin después del caso Sobchak. Cuando Anatoli murió en febrero del 2000, su funeral fue una de las raras ocasiones en que Putin se permitió mostrarse llorando. Fue leal a su viejo mentor hasta el final.