Portal informativo de análisis político y social

EL ÁRBITRO ELECTORAL Y LA LEY

EL ÁRBITRO ELECTORAL Y LA LEY

Jul 16, 2011

Un elemento de la lucha por el poder sin duda es la Guerra Sucia. En la batalla electoral que viene por Jalisco, las mafias del poder tienen en esta forma perversa de competencia el arma destructiva que aniquila honras y que suele convertirse en la diferencia cuando se registra una competencia cerrada.

En la pasada contienda electoral por la gubernatura de Jalisco fue el PAN y sus “éticos candidatos” los que llegaron a Casa Jalisco utilizando la propaganda negra. El triunfo tanto de Felipe Calderón como de Emilio González Márquez no se entiende sin esta forma ruda e inmoral de lucha y ataque.

El poder de Herbert Taylor con Emilio González Márquez lo ganó en los sótanos y las cañerías, lo que fue a repetir a Nayarit, pero donde por cierto fracasó. Ya no le funcionó. Las víctimas fueron Andrés Manuel López Obrador, a quien lo convirtieron en un peligro para México y al abogado Arturo Zamora Jiménez, a quien lo tildaron de formar parte del mundo del narcotráfico.

Lo más terrible resultó que convirtieron a la Procuraduría General de la República en el instrumento para golpear a Zamora y los diarios Reforma y Mural quienes sirvieron a aquellos intereses. Después del golpe mediático y político –previo a la elección– la PGR exoneró a Zamora, pero el daño fue de tal magnitud que asociado “al voto del miedo” contra López Obrador tuvo los efectos que se esperaban. Fue en Jalisco donde se ganó la República.

Jalisco junto con Guanajuato, representan la joya de la corona para Acción Nacional. Son los bastiones azules y no será fácil que los blanquiazules entreguen la plaza. Si el PRI logra recuperar Jalisco, después de 18 años de gobiernos panistas, tendrá que pagar primero sangre, sudor y lágrimas.

A todo esto tendrán que enfrentarse los consejeros del Instituto Electoral de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPC), a quienes tienen la responsabilidad por velar por la realización de elecciones limpias, transparentes y equitativas.


EL PACTO DE CIVILIDAD

El presidente del IEPC, Tomás Figueroa, anunció como parte de la estrategia de evitar la Guerra Sucia la firma de un pacto de civilidad entre los representantes de los partidos políticos, y que se interpreta como una reacción a los actos anticipados de campaña que se han señalado a varios actores políticos que buscan la gubernatura y que sienten estar en desventaja frente a otros aspirantes que se encuentran en mejores posiciones de Gobierno lo que les permite una mayor proyección mediática y política.

En la percepción de politólogos y dirigentes de partidos políticos, la Guerra Sucia en Jalisco se volverá a repetir. Un adelanto de lo que viene lo estamos presenciando en las redes sociales. El enmascaramiento e identidades falsas, forman parte de esta guerra. Ya se empiezan a poner zancadillas y obstáculos.


¿PARA QUÉ SIRVE EL PACTO DE CIVILIDAD?

Esto se le pregunta al diputado federal Arturo Zamora, quien ha vivido en carne propia la guerra sucia. Él no cree en ellos y planteé que más bien la autoridad electoral debe hacer cumplir la ley sobre cualquier pacto. Y allí, en la aplicación de la ley, tiene el gran reto los actuales consejeros del IEPC, que enfrentan la responsabilidad de aplicar la ley con la sanción de actos anticipados de campaña, así como el manejo de los recursos económicos, la investigación de la procedencia de los recursos electorales, entre otros.

“Logramos presentar iniciativas para blindar las campañas de recursos de procedencia ilícita, y blindar las precampañas, y los procesos electorales para que haya castigo de carácter penal a quienes se dedican a difamar, a calumniar y a desprestigiar a sus adversarios durante el proceso”, precisa Zamora. Con esto se ha acotado la Guerra Sucia, no se pueden utilizar los medios electrónicos, ni espacios públicos para difamar, como se ha hecho, porque hacerlo se penaliza como delito.

¿Y qué se va hacer para evitar la guerra sucia a través de las redes sociales? No existe legislación al respecto, ni a nivel federal, ni estatal, al prevalecer el vacío, ya que no está contemplado regular el uso de estos nuevos sistemas de comunicación, y no será posible que se legisle en los próximos meses al respecto, porque está encima ya el proceso electoral. Mientras se firma el pacto de civilidad, en más de un sótano se está fraguando ya la Guerra Sucia y su propaganda negra. El asunto es si les funcionará esta vez a sus promotores, como en las anteriores versiones. En Nayarit no le funcionó al PAN. Pero esta práctica seguirá vigente como arma, incluso, dentro del mismo PRI y entre fraternos.

 

E-mail: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com