Portal informativo de análisis político y social

Libro sobre la historia del movimiento naranja: Ismael del Toro, el hombre de la prudencia en el gupo alfarista

Libro sobre la historia del movimiento naranja: Ismael del Toro, el hombre de la prudencia en el gupo alfarista

Jun 17, 2018

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Mario Ávila //

Prudencia, es la palabra con la que más identifica el ex alcalde de Tlajomulco y diputado local con licencia, Ismael del Toro Castro, desde su niñez, hasta la fecha, pasando por su época de juventud, por la universidad y en su recorrido por las filas del PRI, el PRD y ahora en el Partido Movimiento Ciudadano.

Su mamá se lo decía desde la infancia, “la prudencia es la madre de todas las ciencias” y se lo mencionaba una y otra vez porque según lo revela “El Pope”, era el niño más vago del mundo. Después en su paso por la universidad entendió que la ciencia política se debe sustentar en la prudencia y que si la aplicas en la vida pública fortalece mucho al ejercicio de la política.

Hoy, en el grupo de amigos bachilleres entre los que destacan Enrique Alfaro, Hugo Luna y Clemente Castañeda, se le identifica a Ismael del Toro, como el prudente del grupo.

Y justo esa prudencia es la que muestra en las 80 páginas de su ópera prima en la literatura, en el libro que presentó en las instalaciones del Fondo de Cultura Económica, denominado “Movimiento Naranja, la partidocracia mexicana y la alternativa ciudadana desde Jalisco”.

En el contenido de este libro “El Pope” revela lo que hay entre el dicho y el hecho en cada una de sus acciones políticas, desde la concepción de la idea del proyecto político en sus épocas preparatorianas, hasta en cada una de sus acciones y decisiones importantes en lo que va de su carrera política.

En el libro el aspirante a alcalde de Guadalajara, narra la historia de lo que hoy la gente identifica como un movimiento “alfarista” y revela momentos importantes en los que se ha discrepado, en donde se ha discutido, en donde se han confrontado y en donde se ha llegado al extremo de tener distanciamientos temporales.

Con humildad y nobleza, en todo momento reconoce al alcalde tapatío, Juan Enrique Ibarra Pedroza como su auténtico maestro y detalla episodios relevantes desde sus inicios en las juventudes del tricolor apoyando la candidatura de Eugenio Ruiz Orozco al Gobierno del Estado, la primera gran derrota del PRI en Jalisco.

El proyecto político de Andrés Manuel López Obrador se aborda con mucho respeto y con mucha identificación, desde que aún siendo priísta, se inconformó por la estrategia del gobierno de Vicente Fox, de manera conjunta con las bancadas del PRI y PAN cuando plantearon la estrategia del desafuero para sacarlo de la contienda por la presidencia de la República en el 2006.

Las reseñas siguen detallando la manera en la que abandonaron las filas del PRI, cuando se enrolaron al PRD y después cuando empezaron a llegar los triunfos electorales en Tlajomulco, en los municipios metropolitanos y en el Congreso del Estado en donde pese a ser una fracción de oposición, tuvieron un papel fundamental como la fracción mayoritaria.

La obra editada por la empresa Ediciones de la Noche, bien podría ser la primera parte que podría continuar con la historia que se habrá de escribir del 1 de julio en adelante y así lo ofreció Ismael del Toro, de quien Enrique Alfaro dijo: “Como literato, es un buen político”.

SE ME QUEDARON MUCHAS HISTORIAS A MEDIAS

Faltaron muchos capítulos por contar, por las prisas que tenía de iniciar la campaña”, dijo Ismael del Toro, quien confesó que la idea inició en una comida con Enrique Toussaint cuando lo motivó a escribir un artículo que fue creciendo y terminó en un libro.

Esta es la historia -dijo-, de un movimiento de amigos que creció y se sustenta en el ejercicio de buen gobierno, en la congruencia, en todo lo que pensamos y deseamos; aunque es un movimiento ciudadano para mí la óptica, y esa es la fortaleza de nuestro movimiento, es que también aquí cabemos quienes tienen la forma ejecutiva de pensar de Hugo Luna, el concepto más arraigado de política de Clemente Castañeda, toda la maestría historia y talento de Enrique Ibarra y la terquedad mía de querer hacer las cosas como yo las veo”.

Ahora estoy contento conmigo mismo -abundó-, de poder escuchar que tanto Toussaint como Alfaro pudieron leer en el libro lo que yo estaba pensando, parte de mi personalidad. Los invito a la lectura, aunque espero que mis pininos de escritor se vayan mejorando, les pediré que me ayuden a varios amigos. Soy un buen lector y me motiva a leer sobre todo los temas en los que se puede digerir una historia real, pero con la profundidad de conocer los hechos y esta historia tiene eso, parte de que quería contra la madrugada la reforma electoral y con todo lo que significó ese debate, la modernidad en la que es esa agenda se estaba plasmando esa disyuntiva entre lo que hoy para muchos políticos es decir “yo soy ciudadano”, mientras que otro dice “yo soy mas ciudadano de los ciudadanos”.

Y expuso: “Hoy en Nueva Alianza, en Morena, en el PRI todo es ciudadanizado y nos ponemos a pensar en cómo a este movimiento ciudadano nos costó entrar a romper con esta lógica de la partidocracia, como se veía desde el ámbito nacional y como Jalisco le abona a una lógica distinta de hacer política. Tratar de explicar el por qué estamos a punto de ganar, esa era la urgencia de presentarlo hoy y no después, porque la segunda parte no se iba a poder ligar al contar la historia”.

ISMAEL, UN PERSONAJE INFALTABLE: ALFARO

En el marco de la presentación del libro hizo acto de presencia el candidato a gobernador Enrique Alfaro Ramírez, quien comentó que la obra “refleja algunos de los episodios que vivimos juntos en esta lucha política que emprendimos hace muchos años, a lo mejor no queda tan claro porque sería muy difícil explicarlo con detalle; solo quienes estuvimos en las reuniones desde la preparatoria en donde estuvieron Clemente, Hugo, Ismael entre otros personajes, donde estuvimos imaginando una idea que fue tomando forma en el camino, no teníamos muy claro qué era lo qué buscábamos, pero sí teníamos la idea de que queríamos dedicarnos a la política”.

Yo no me podría imaginar este proceso sin Ismael del Toro, Pope es un infaltable en la construcción de nuestro movimiento, es mi compañero en decisiones muy difíciles que a lo mejor nos tocaron tomar solo a él y a mí. Lo único que teníamos claro es que pensábamos hacer algo diferente y que no pensábamos quedarnos en la lógica de la política tradicional”.

Con esa definición emprendimos un camino que ni Ismael ni un servidor imaginamos en qué podría terminar, hoy que estamos a unos días de hacer historia, de ganar el Gobierno de Jalisco, Pope puede sentirse orgulloso de haber sido parte fundamental de este proceso”.

Y para dejar en claro que hay un eros en la manera en la que se ve a este movimiento, el propio Enrique Alfaro aclara: “Él habla en el libro de una idea de que nuestro movimiento no es un movimiento Alfarista, no es en torno a una figura central, la verdad es que quienes hemos conocido el proceso de formación sabemos que este es un proyecto colectivo, en donde cada quien tiene un rol y sabemos asumirlo de manera responsable”.

Decisiones verticales no, en el libro podrán ver cómo en momentos difíciles como los que narra Ismael durante esta legislatura tuvimos diferencias de fondo y tuvimos incluso distanciamientos, y yo diría que hasta unos momentos ríspidos en la relación, porque así es esto, tenemos muchos años conviviendo y tenemos la confianza entre nosotros para hablarnos de frente. No estuve de acuerdo en la ruta de Sin voto no hay dinero”.

Tengo que reconocer que en muchos momentos Ismael me dio a mí y a todos, lecciones importantes de como la prudencia juega un papel importante en el arte de lograr consensos; Ismael es un político prudente que viene a ser un equilibrio fundamental en la lógica de la política mucho más echada pa’ adelante que puede tener un servidor, la política mucho más académica que tiene Clemente, o la visión del pragmatismo puro que tiene Hugo”.

Ismael narra en su libro la cercanía en su proceso de formación y aprendizaje que tuvo al lado del maestro Enrique Ibarra Pedroza, con quien todos aprendimos; ahí pudo fortalecer algo que a lo mejor es parte de su personalidad, pero que también es uno de sus talentos más importante, la prudencia y la capacidad de ver con calma las cosas”.

Nos la hemos jugado juntos, en este momento podemos sentirnos con el ánimo a tope, con el orgullo de haber transitado por estas aguas turbulentas tan complejas de la política y estar a punto de culminar una etapa que nos va a marcar a todos y que yo espero que pueda marcar a Jalisco”.

La narrativa en muchos momentos me hizo recordar momentos difíciles y otros momentos importantes que marcaron el rumbo que tomó el proyecto que hemos construido juntos y yo creo que al final lo que creo es que deja claro, mas allá de cuando habla de la agenda legislativa con momentos difíciles, supo mantener los equilibrios para sin entregarnos, mantener su posición de oposición pero al mismo tiempo como primera fuerza política en el Congreso”.

Y finalmente Enrique Alfaro planteó: “El tomo dos del libro y una de las siguiente etapas del movimiento, se estará escribiendo en los próximos días en el estado de Jalisco y estoy seguro que el siguiente tomo va a iniciar con una historia de festejo, de alegría y sobre todo de compromiso para cumplir no sólo con el propósito que nos hicimos de algún día gobernar este estado, sino de gobernarlo bien y dejar una huella de nuestro paso por la política”.

EL APRENDIZAJE DE LAS DERROTAS: TOUSSAINT

En calidad de presentador del libro, estuvo el comunicador Enrique Toussaint, quien consideró que el documento narra más las derrotas que las victorias. “El 70% de las páginas del libro tiene que ver con aprendizajes de las derrotas, como se explica el 2012, el 2003 la elección en Tlajomulco y las victorias pasan muy rápido”.

Aquí se hace -dijo-, una referencia mayoritaria desde 2003 hasta la fecha; la invitación de Peña para Alfaro; el ofrecimiento del PAN para la candidatura a gobernador; el pleito con “Los Chuchos” al interior del PRD e incluso las diferencias con la Universidad de Guadalajara”.

Experiencias personales -abundó-, una conversación de Alfaro con López Obrador en el 2012, lo que considero es la parte mejor narrada del libro; muchas referencias a Ibarra, Clemente, Hugo, Alberto Uribe y algunos compañeros de bancada en algunas decisiones en el Congreso. No es un texto egoísta, se narra en primera persona en el singular y en plural”.

Reinvindicar la política entendida como el arte de encontrar acuerdos y consensos lo muestra como un profesional de la política; aborda el debate sobre la comunicación y la política, como se entrecruzan y como a veces la comunicación parece sustituir a la política, un fenómeno que se puede ver en todo el mundo, cómo los partidos se han venido transformando en partidos-comunicación y cada vez menos en partidos con estructuras internas, con corrientes internas y con debates ideológicos de profundidad. Pero nunca la comunicación habrá de sustituir a la esencia de la política”, es parte del menú que ofrece este libro.

Y finalizó Enrique Toussaint mencionado: “el debate sin voto no hay dinero, los actores que estuvieron involucrados y cómo se desgastó en lo personal, es una parte fundamental del documento, pero habrá que profundizar más en este tema y en otros en los que no hubo narraciones y que podrían considerarse como temas importantes en el Congreso y en la LXI Legislatura, como el fuero, el nuevo ombudsman, el caso Luis Carlos Vega y la Fiscalía Anticorrupción”.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad