Portal informativo de análisis político y social

Los íconos populares en México: La construcción del mito de la “Güera” Rodríguez en el Siglo XX

Los íconos populares en México: La construcción del mito de la “Güera” Rodríguez en el Siglo XX

Oct 24, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares

Por Raúl Cantú //

Un personaje sobre el que se ha construido el mito de la mujer es María Ignacia Rodríguez Velasco, mejor conocida como “La Güera” Rodríguez, que viene a mostrar cómo el pasado es constantemente reelaborado para adaptarlo al presente, pero que puede estar totalmente alejado de la verdadera esencia de la persona de carne y hueso.

La última contribución de esta historia nos recuerda que hay una gran brecha entre los acontecimientos históricos y tenemos que fijarnos en la manera que se van creando porque somos parte del proceso.

Así lo advierte la historiadora Silvia Marina Arrom al disertar sobre la construcción biográfica de los íconos populares al abordar su estudio histórico sobre “La Güera” Rodríguez, en el marco de la XV Reunión Internacional de Historiadores de México, que se realizó en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la Universidad de Guadalajara.

La escritora en 1986 recibió mención de honor con el Premio Bolton al mejor libro de historia de América Latina “Mujeres de la Ciudad de México” y en este encuentro de historiadores mexicanólogos presentó lo que considera lo que sí fue y lo que no fue María Ignacia Rodríguez Velasco, lo cual argumenta con el respaldo de su investigación.

Me dicen que esta mujer hermosa y simpática cautivó a tres grandes personajes de aquella época, como fueron el barón Humboldt, los libertadores Simón Bolívar y Agustín de Iturbide y que participó en la lucha por la independencia. Es un personaje bien interesante que aparece en las crónicas de la época. La escogí porque siempre me ha fascinado, como historiadora de la mujer me intrigaba si ella había dejado bastante huella documental como para armar una biografía”.

La verdad es que hay enormes lagunas porque no he encontrado sus cartas y otros escritos que me permitan conocer sus pensamientos íntimos, pero sí hay bastante para iluminar la vida en una mujer en esta época tan poco estudiada con historia social que nos ayuda a entender a un nivel individual cómo era vivir en los años que ella nació en 1978 hasta que murió en 1850”.

Su biografía nos ayuda a entender la bibliografía cultural de México, porque ella ha tenido una rica trayectoria en las letras mexicanas, después de su muerte, no en la historia oficial donde no aparece, sino en la memoria popular en el Siglo XX, fue tema de una novela histórica, de una película, ópera, comedia, historietas y muchas más cosas”.

EL MITO

La Güera Rodríguez en la óptica de la escritora e investigadora social, de un papel secundario en el Movimiento de Independencia pasó a ser de los principales protagonistas y se decían cada vez cosas más exageradas, conforme a los mitos que se fueron tejiendo después de su muerte. “La heroína fundamental de la Independencia, muy por encima de Josefa Ortiz de Domínguez, de Leona Vicario (…) Es muy probable que sin ella no se hubiera consumado la Independencia hasta la Madre de la Patria”.

Y también se transformó de una intachable dama aristocrática a una mujer sexualmente liberada (…) Le atribuyen una larga lista de amantes, incluido Bolívar, Humboldt y Agustín de Iturbide”.

La califican como la Marilyn Monroe adicta al sexo y hasta una de las diez prostitutas más famosas de la historia”.

LA INVESTIGACIÓN DEL MITO

Me propuse investigar cuál era la verdadera Güera Rodríguez de mucho de lo que se dice de ella es falso, y una vez que aparece una nueva mentira, después se repite como cierta, aun en nivel de académicos”.

Muchos mitos se han desarrollado en torno a ella que resulta muy difícil desenterrar el mito, pero no es obstáculo para mi investigación, sino una oportunidad”.

En mi trabajo tengo que mantener un diálogo constante con los mitos porque son muy poderosos. Por una parte me tengo que pelear con ellos, porque a veces quieren distorsionar mi propia interpretación de los documentos”.

Tengo también que confrontarlos al escribir mis textos porque si no lo hago esos mitos tan poderosos pueden colorear en que el lector recibe mis textos”.

Dice la historiadora que los mitos también le dan método de investigación. “Mi método es no creer nada y verificarlo todo, hasta el detalle más pequeño”.

No sólo utilicé los documentos de la época, sino lo que cada narrador añadió y de dónde lo pudo haber sacado”.

LOS GRANDES MITOS

La apreciación de la investigadora lo más probable es que los amoríos de esta mítica mujer no existieron y que nunca conoció a Bolívar, aunque sí conoció a Humboldt e Iturbide, quien fue muy buen amigo durante décadas de su familia, y el cuento de que desvió su entrada a la Ciudad de México encabezando al Ejército Trigarante victorioso, consumada la Independencia para pasar por el balcón de su amada, es un invento del Siglo XX, porque ningún relato de la época lo registró.

No es una heroína tan importante de la Independencia, como el que haya sido la autora secreta del Plan de Iguala, cuya autoría es del historiador Vicente Roca Fuerte, quien era enemigo acérrimo de Agustín de Iturbide, quien probablemente lo hizo para desprestigiarlo”.

Lo cierto y que sí está documentado es que ella participó en una intriga de lucha por la autonomía y que sirvió para desterrarla de la Ciudad de México, algo sí hizo, pero no fue para apoyar la Independencia, que fue un año antes del Grito de Dolores, al darle dinero a algunos rebeldes que ocupaban sus haciendas”.

Sobre el porqué de tantas invenciones, así lo explica la maestra Silvia Arrom:

La resurrección de la Güera Rodríguez inició a principios del Siglo XX, cuando su descendiente Manuel Romero de Terreros, para tratar de demostrar tener lazos nobles y poderosos, niega que su tatarabuela fuera consejera de Iturbide.

Señala también que el escritor Artemio del Valle Arizpe publicó un libro con enorme difusión que inventó gran parte de los mitos, con una biografía novelada, para crear una especie de Juana Tenorio mexicana, considerando el referente español del Juan Tenorio creado a mitad del siglo XIX en España.

Lo que sí es cierto es que María Ignacia Rodríguez Velasco tuvo su primer marido, su segundo marido que lo truncó la muerte y su tercer marido… (…) Mucho de esta mitología es que en la separación de México de España, es crear un orgullo nacional, que México tenía la mujer más hermosa del continente…

Luego en los años setenta del pasado siglo el cineasta Felipe Casals hizo la película “La Güera” Rodríguez, cuando surge el movimiento feminista, donde historiadores y narradores encontraron a este personaje para proyectarlo en la pantalla a la que plasmaron como “Le heroína indomable”, mujer muy sexy, algo así como la rubia que todos quieren.

La última contribución de esta historia nos recuerda que hay una gran brecha entre los acontecimientos históricos y tenemos que fijarnos en la manera que se van creando porque somos parte del proceso.

Francisco Villa, el centauro del norte y su trascendencia social después de su muerte al ser las figuras más populares surgidas del Movimiento de la Revolución Mexicana.

LA VISIÓN DEL HISTORIADOR ANTONIO MACÍAS: PANCHO VILLA; SU IMAGEN SIRVE COMO APODERAMIENTO SOCIAL

Por Diego Morales //

Su lucha trascendió en el tiempo, pues su imagen sirve como apoderamiento social, representa los valores de una revolución y siempre existirá la duda colectiva de qué hubiera sido si él hubiera llegado al poder, así describió el Doctor Marco Antonio Macías de la Luz, de la Universidad de Arizona, al líder revolucionario mexicano José Doroteo Arango Arámbula, más conocido por su seudónimo Francisco Villa.

Momentos después de su ponencia llamada “Politics of Remembrance: how Francisco Villa became a pilar of the Revolution 1938-1976” (“La política del recuerdo: cómo Francisco Villa se convirtió en un pilar de la Revolución 1938-1976” ) que se llevó a cabo en las instalaciones del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la Universidad de Guadalajara en el marco de la XV Reunión Internacional de Historiadores de México, el doctor Macías de la Luz argumentó los motivos que hacen de Pancho Villa un pilar de la revolución.

Su imagen sirve como bandera de apoderamiento social para diversos grupos. Pero también depende de la región. Por ejemplo, en Sonora, por lo que hizo en San Pedro de la Cueva no es bien recibido, pero en Chihuahua sí, donde se recrea el asesinato, velorio y transferencia a panteón, depende de la parte del país donde estamos localizados. Igual en Estados Unidos lo que hizo en Columbus, Nuevo México, pero también existe una estatua de él en Tucson, Arizona. Hay diferentes representaciones de él en la región de México y también en otras partes del mundo”.

La trascendencia del caudillo comandante de la División del Norte, es un ejemplo para aquellos que ven reflejada en su historia e imagen, los ideales de una revolución.

Es un abanderado político para diferentes causas. Pero no nada más en el terreno político, también es un abanderado cultural, porque hay muchas representaciones de él. Ahora tenemos jornadas de análisis en Chihuahua, museos en Durango, reconocimiento en la región de la laguna, en Zacatecas con estatuas del general. Es un abanderado, que ya depende el grupo el uso que le da al general. El día que se tomó Televisa en 2012 con el tema Peña Nieto había un grupo pro Francisco Villa que tomaron un ala de la televisora, usando la imagen de Villa como bandera”.

Aunque se ha cuestionado la historia del líder revolucionario, donde algunos lo colocan como héroe y otros como villano, para el Doctor Marco Antonio Macías de la Luz, al ser originario de Durango como Francisco Villa, su lugar en la historia es como un héroe.

Para mí es un héroe, porque nací en Durango. Siempre para mí es el terruño del norte, siempre va a ser un héroe. Siempre buscó la igualdad social, una oportunidad que todos los hombres tuvieran la misma oportunidad de trabajar la tierra y ser hombres de bien”.

Francisco Villa, junto con Emiliano Zapata, son los revolucionarios más trascendentes en la historia del país, sus insignias siguen siendo motivo de orgullo en diversas regiones, a lo que el catedrático de la Universidad de Arizona cree que se debe a que se quedó la incógnita de qué hubiera pasado en la historia de México si ellos hubieran llegado al poder.

Son abanderados del pueblo, representan la preocupación del pueblo por una justicia social. Representan en sí la revolución y sus ideales, como no fueron ellos los que sobrevivieron, existe todo este asunto del qué sería si ellos hubieran quedado en el poder. Siempre estará esa incógnita”.

Respecto al suceso que marcó el destino de Francisco Villa al estorbar al grupo que llegó al poder después de la revolución, precisó. “Él dijo que si me dieras a escoger apoyaría a De la Huerta, se conocieron en Tucson en 1913. No es que Villa hubiera participado en la revolución, muchos villistas sí lo hicieron, pero si hubiera participado el general sería otra historia, entonces el gobierno acomodó su asesinato”, puntualizó.


Compartir en redes sociales:
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares
468 ad