Portal informativo de análisis político y social

Monseñor Oscar Armando Campos Contreras, al frente de la Diócesis de Ciudad Guzmán: ¡Vuelve 40 años después convertido en obispo!

Monseñor Oscar Armando Campos Contreras, al frente de la Diócesis de Ciudad Guzmán: ¡Vuelve 40 años después convertido en obispo!

Dic 10, 2017

Por Mario Ávila Campos //

Con una procesión, los miembros de la comunidad eclesiástica de la Diócesis de Ciudad Guzmán, manifestaron el júbilo de los fieles católicos de Sur de Jalisco por la llegada de su nuevo Obispo, Óscar Armando Campos Contreras, quien durante casi 8 años desempeñó el mismo cargo en la Diócesis de Tehuantepec, Oaxaca.

La designación de monseñor Campos Contreras fue publicada en L’Osservatore Romano el lunes 25 de septiembre del presente año, pero no abandonó sus funciones, por la solidaridad del prelado con sus fieles a raíz de los temblores que sacudieron Oaxaca el 7 y el 19 de septiembre.

José Sánchez Sánchez, párroco de Sayula, coordinador del equipo de Pastoral Social Diocesano y uno de los que encabezaron la procesión para el recibimiento del nuevo pastor de la Iglesia Católica en Ciudad Guzmán, expuso que eclesialmente el relevo es muy importante porque un obispo deja de ser obispo y viene otro a suplirlo, a tomar la estafeta y a seguir adelante.

Y detalló: “Pero socialmente también es muy importante, viene de dos diócesis con una población indígena muy grande y muy consciente, Tehuantepec y Tuxtla Gutiérrez y eso ya lo ha expresado, tiene una mentalidad abierta, solidaria, valora mucho el trabajo de los laicos, valora mucho los trabajos que estamos llevando a cabo en la Diócesis y valora mucho el plan diocesano y el sínodo diocesano que son los pilares de la marca de esta iglesia”.

Su papá es de Tuxpan, su mamá es de Tolimán, se conocieron y se casaron allá en Guadalajara y allá nació Óscar, pero él siente que aquí están sus raíces, siente tristeza y lo ha manifestado por venir de una diócesis enclavada en una zona que además de ser pobre, explotada, indígena, olvidada, además también por unos problemas por la reconstrucción tras los terremotos del 7 y del 19 de septiembre, muy grandes. Y bueno, el corazón por un lado lo trae oprimido, apachurrado, por otro alegre”.

VUELVE A CASA

Monseñor Óscar Campos Contreras nació en 1947 en Guadalajara, ingresó al Seminario Menor en 1964 y después de estudiar Filosofía y Teología, el 27 de diciembre de 1978 fue ordenado sacerdote en la Catedral de San Marcos de la Ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Y ya no regresó a casa.

Fue invitado a colaborar en esa Diócesis por Monseñor José Trinidad Sepúlveda, primer Obispo de Tuxtla. Ahí ejerció su ministerio durante casi 29 años y durante ese tiempo fue Vicario, Administrador y luego Párroco de la Parroquia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón.

Fue también responsable de la Comisión Diocesana de Pastoral Social y de Cáritas; Vicario de Pastoral; Vicario Episcopal; miembro del Consejo Presbiteral del Colegio de Consultores y de la Comisión de Formación Permanente del Presbiterio y es Vocal de la Comisión Episcopal para la Pastoral de la Comunicación en el presente trienio.

Fue además titular de la Parroquia de San Marcos y de la Parroquia de San José, en donde realizaba su ministerio pastoral hasta su nombramiento como Obispo Auxiliar de Antequera-Oaxaca.

El 23 de mayo del 2006, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca, otorgándole el título de la Sede Episcopal de Summa. Recibió la Ordenación Episcopal el 12 de julio de ese mismo año, de manos del Arzobispo Don José Luis Chávez Botello, en el Seminario Pontificio de la Santa Cruz de Oaxaca.

Hoy, 40 años después vuelve a casa, a la entidad que lo vio nacer, a la tierra de sus padres y recibe el nombramiento de Obispo de la Diócesis de Ciudad Guzmán en presencia del Nuncio Apostólico, Franco Copola y de los obispos del país y algunos del continente encabezados por el obispo de Guadalajara, Francisco Robles y el obispo emérito, Juan Sandoval Íñiguez.

Llama a obispos a poner fin a diferencias

Justo a los pastores de la diócesis de Guadalajara, dirigió Campos Contreras su primer mensaje y aunque sin mencionarlos por su nombre les recriminó las discrepancias que públicamente han manifestado.

Hermanos obispos, gracias por su presencia, es un verdadero signo de la caridad de hermanos, de la caridad fraterna que debe haber entre nosotros, por encima de las diferencias, signo que debe proyectarse entre nuestras iglesias diocesanas, muy particularmente con nuestra provincia de Guadalajara”, dijo para hacer evidente a quién se refería en el mensaje.

Ustedes saben bien –dijo-, que su participación en esta eucaristía no es un adorno, su presencia quiere ser testimonio de que uno solo es el pastor que nos convoca, Jesucristo, pero que juntos queremos trabajar para que haya un solo rebaño. Algunos de ustedes son eméritos, han entregado su vida al servicio de su iglesia como lo ha hecho don Rafael León Villegas aquí al servicio de su diócesis”.

Y precisó: “Los egoísmos personales y los egoísmos de grupo nos aíslan y nos enfrentan y ante esta tendencia de un mayor individualismo se vuelve entonces más urgente el profetismo de la comunión y el señor lo ha dicho ‘en eso conocerán que son mis discípulos’, en que se aman los unos a los otros, somos un cuerpo y debemos mantenernos como un cuerpo saludable”.

Una tarea fundamental del pastor –abundó-, para que el rebaño se mantenga seguro, es la comunión, la común unión de los discípulos con el señor y la común unión entre los mismos discípulos. Somos un cuerpo, y así como nuestro cuerpo solamente puede realizar su trabajo con eficacia si se coordinan todos sus miembros, así en la iglesia es necesario que trabajemos coordinada y planificadamente.

Franco Copola elude tomar una posición sobre la obra “El Sincretismo”

Ante todo yo no la he visto, entonces no puedo decir mi impresión personal, por otro lado las obras de arte son lago que se pueden interpretar de manera diferente, entonces evidentemente mis hermanos que han visto la han interpretado de manera diferente… Si ofende o no ofende, yo no lo sé, yo pienso que la Virgen de Guadalupe quiere a los mexicanos como a sus hijos y todos los mexicanos quieren a la Virgen como su madre y esto es lo que cuenta. Yo no puedo hablar mal de esta obra porque no la he visto, ¿cómo podría criticar una cosa sin verla? Yo digo que no es muy importante, yo digo que lo que cuenta es que la Virgen quiere a los mexicanos y que los mexicanos quieren a la Virgen, eso sí cuenta, el gobierno puede hacer lo que quiera”, dijo el Nuncio Apostólico, Franco Copola, entrevistado en Ciudad Guzmán.