Portal informativo de análisis político y social

VENTA DEL ATLAS: SOCIOS ROJINEGROS INCONFORMES CON REPARTO

VENTA DEL ATLAS: SOCIOS ROJINEGROS INCONFORMES CON REPARTO

Feb 22, 2014

Por Mario Ávila Campos —-

Al fin se decretó el “Consummatum est” para el proceso de compra-venta del equipo Atlas a TV Azteca y aunque algunos socios se negaron a recibir el finiquito, no se ven en el panorama nubarrones como los que aún persisten en Chivas después de una década de la transacción.

Ni cuentas mochas, ni deudas ocultas, lo que ocurre en el Atlas con un grupo de socios que no quisieron recibir sus cheques de liquidación, obedece a que no aceptaron que se debe cumplir con la obligación ciudadana de pagar impuestos y por tanto se han mostrado reacios a recoger el cheque con el 35 por ciento de Impuesto Sobre la Renta (ISR) ya deducido.

Los 124 socios aceptaron que la venta se realizara por 500 millones de pesos más IVA y aceptaron que la cantidad que recibiría cada socio fuera de 570 mil pesos. El Consejo Directivo logró con algunas negociaciones y arreglos intensos, se aumentara la cantidad de liquidación a 605 mil pesos, por lo que saldando el ISR el neto recibido fue de 393 mil 510 pesos cada uno.

Sin embargo un grupo entre los que se encuentran Salvador Ibarra, Rubén Romero, Antonio Gutiérrez, Roberto Fierro y Jorge Gómez Carrión, amenazan con demandar la realización de auditorías de 15 años atrás. Sin embargo la operación está cerrada.

Rubén Romero, quien fue el que habló de manera airada durante la asamblea de socios y se negó a recibir el cheque, anticipó que acudirán a instancias legales para reclamar lo que consideran justo, ya que les quedaron dudas de los números presentados.

“Cuando ellos nos presentaron la deuda, era de 333 millones de pesos, cuando la venta del equipo fue de 570 millones. Ahora, la deuda que nos presentaron era de 420 millones de pesos, pero nunca nos dijeron por qué ese incremento, nos dejaron muchas dudas a un grupo de asociados y vamos a acudir a instancias legales, a fiscalistas para que nos ayuden a solucionar el caso”.

De ello habló para Conciencia Pública, Armando Morquecho Ibarra, quien fuera el directivo más cercano al presidente Eugenio Ruiz Orozco, que sólo duró seis meses en el cargo, pero que en ese lapso pudo consumar un ideal de muchos atlistas: Salvar al equipo de una quiebra inminente.

En ese lapso lo que se consiguió fue que Guadalajara puede disfrutar ahora la posibilidad de la supervivencia de un equipo de fútbol, que estaba destinado a desaparecer, consumando un proceso de venta en el que se impusieron como requisitos ineludibles que el equipo se quedara en Guadalajara, que mantuviera el nombre y que se respetaran sus colores.

Morquecho Ibarra admite con resignación que se trató de una decisión muy dolorosa, pero el proceso de compra venta ya es un asunto consumado y por tanto descarta que haya nacido un grave problema parecido al que arrastra Jorge Vergara en los tribunales desde hace más de una década.

Dijo que se trata de circunstancias completamente diferentes, ya que en Atlas fue unánime la determinación de vender y también fue unánime la aceptación de que TV Azteca fuera el comprador.

“Pero también fue una decisión muy meditada, muy pensada y ejecutada de manera unánime por la asamblea de los 124 socios, admitiendo que el futbol hoy día es un negocio muy diferente al que se concibió hace 98 años en el origen y la gestación del Atlas. Y con el paso del tiempo los socios no tuvimos la capacidad de adaptarnos al nuevo mecanismo del mundo del fútbol, nos fuimos rezagando, no nos actualizamos y era vender o desaparecer”, dijo Armando Morquecho, un auténtico fan de Atlas desde que tiene uso de razón.

Incluso anticipa que como socio o ahora simplemente como seguidor, vivirá y disfrutará con la misma pasión cada partido de su equipo favorito, del que da por descontado que no descenderá en esta temporada.

Sin embargo reconoció que había dentro del grupo de 124 socios, algunos que nunca iban a los partidos, le iban a otro equipo o de plano ni les interesaba el fútbol, “pero los que somos del Atlas, seguiremos siendo del Atlas”.

Incluso admitió que la ansiedad de hacer cambios de jugadores, trazar el cuadro, enmendar el sistema o de plano clamar por la contratación de refuerzos en el campo o en la banca, la seguirá sintiendo en cada partido, pero la madurez lo obligará a calmar los ánimos en el entendido de que ahora ya nada puede hacer.

Y aseguró: “Desde el día que vendimos (3 de diciembre) no hemos influido en ninguna de las decisiones, ni hemos platicado siquiera con los jugadores, nos hemos alejado por completo del tema del fútbol para no entorpecer el camino de TV Azteca”.

El fútbol es un fenómeno social es muy intenso, el opinar qué jugadores o técnico me gustaría para el Atlas, eso lo vamos a seguir haciendo desde la fábrica desde el despacho, desde el taxi o desde todos los lugares donde la gente tiene su actividad personal, esto significa que seguiremos hablando de fútbol y viviendo el fútbol.

Armando Morquecho, quien se desempeña también como Síndico en el Gobierno municipal de Zapopan, refiere que aún quedan algunos activos que falta ver qué se hará con ellos, entre los que se encuentran algunos bienes inmuebles en distintos rumbos de Jalisco y otros en el estado de Nayarit.

De ahí que aún falta decidir que se hará con ellos, lo mismo que con las academias de fútbol que se conservaron para mantener presencia entre la sociedad con la marca Atlas que también conservaron.

“Nosotros nos quedamos como propietarios de los clubes y sólo se firmó un arrendamiento de las canchas de fútbol y el área de las oficinas; ellos (TV Azteca) se quedaron con el equipo y el porcentaje de propiedad en el Estadio Jalisco”, dijo finalmente el rojinegro recalcitrante, Armando Morquecho Ibarra.