Portal informativo de análisis político y social

¡Aguas con los huevos!

Para los mexicanos, son orgullo nacional, en especial, los varones se ensanchan como pavorreal y les deleita que otros vean cuán bien surtidos los tienen, y más si vienen dotados con bastante chile. Lo consideran símbolo de valentía y virilidad. Los extranjeros también ya les están agarrando sabor. En todo el mundo reconocen que no hay nada igual como los mexicanos. Hay quienes los prefieren blancos, otros más prietitos o hasta coloraditos.

 

La polémica se centra también en el tamaño, hay quienes dicen que sí importa. Pero otros sostienen que los chiquitos son mejores, que uno debe concentrarse en la firmeza, consistencia, durabilidad y sabor. Aunque ya entrando en detalles, algunos se fijan hasta en la textura, que si están lisitos o rugosos. Creo que eso es cuestión de gustos y también de ganitas, claro.

 

La realidad es que podríamos recuperarnos de cualquier vergüenza internacional, que si nos llaman flojos, gaseosos, sombrerudos, o lo que sea, no importa. Pero ¡ay, de quien nos tache de ser un país con pocos huevos! Eso sí que no. La dignidad nacional está de por medio. El país soportaría un sinfín de devaluaciones, corrupciones, vejaciones, inseguridad, pero ¿que se nos caigan los huevos? ¡Jamás!

 

Por eso ahora algunos, sobre todo los estudiosos de la materia, comienzan a reconocer que estamos en problemas y la preocupación se generaliza. Hay mucho en juego. México debe actuar de inmediato y con medidas drásticas a corto y largo plazo, sino nuestros huevos estarían fritos.

 

Y claro, nadie quiere ver a México como el hazme reír mundial, siendo una caricatura o remedo de película con un severo título de “Lost-Huevos”. La situación es delicada, la incertidumbre permea, quizás no logremos aguantar más. Hay que estar conscientes del riesgo y expectantes, ya que de lo contrario primero se nos hincharían, y luego, definitivamente se nos caerían.

 

Los expertos señalan que “la responsabilidad” del mexicano con muchos huevos, es lo que ha evitado un desbarajuste generalizado, porque para nada se desea que haya escasez, o no se logren satisfacer las necesidades de la gente.

 

Conste que no me refiero a los atributos masculinos que Arturo Pérez-Reverte ha utilizado como gran ejemplo para mostrar la riqueza lingüística del castellano con sus famosas acepciones sobre los cojones. ¡No! Yo me refiero simplemente a “los huevos”, esos que se desayuna con jitomate, cebolla, jamón y chile, o como usted los prefiera.

Estoy aludiendo al producto de la gallina, esa que tiene plumas en sus alitas. Los empresarios agroalimentarios temen que en breve se dispare el precio del huevo y que esto provoque una caída en el consumo. Cada mexicano ingiere 380 huevos al año, pero si se nos cae el consumo, perderíamos el liderazgo como el país más consumidor y además, exportador de tan delicioso producto.

 

Los productores avícolas están sumamente preocupados porque los precios de los insumos, como el maíz, han registrado incrementos hasta de 40 por ciento. Lo que actualmente buscan es que se mantenga la venta rutinaria del huevo, que los mexicanos sigan consumiéndolo, y poco a poco impactar esos incrementos en el precio. Hacerlo delicadamente para no quebrar la comercialización.

 

El vicepresidente de la Comisión Internacional del Huevo, el jalisciense César de Anda Molina, me confió que es urgente una agenda nacional de corto y largo plazo para que México produzca más alimentos de calidad –incluyendo los orgánicos– para el mercado doméstico, pero también para el mundo. Así que México simbólicamente deberá comenzar a tomar vitaminas, Viagra o lo que sea, primero para motivar su producción de gametos, que dure su actividad y que pueda convertirse en la Cocina Mundial del año 2030, como una potencia exportadora agroalimentaria.

 

Por lo pronto, ¡hay que ponerle muchos huevos!

* Es periodista multimedia

E-mail: analisis@notiemp.com

One comment

  1. sergio limon /

    Toda la razon del mundo……que seria del mexicano sin ese alimento tan valioso para la dieta del ciudadano mexica y con gran tradicion!!!!
    ¡¡¡¡¡hay que ponerle muchos huevos!!!!!