Portal informativo de análisis político y social

¡BIENVENIDO AL INFIERNO!

¡BIENVENIDO AL INFIERNO!

Oct 15, 2011

La llegada del nuevo delegado nacional del PRI en Jalisco, Alejandro Ozuna Rivero, que forma parte del equipo del ex gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, es la primera señal que este partido inicia su preparación para recuperar Jalisco.

La siguiente señal debe ser la salida del presidente de su Comité Directivo Estatal, Rafael González Pimienta, convertido en un administrador más que en un estratega y líder político, cuya prioridad está en Puerto Vallarta y en su hijo Salvador González Resendiz, con un gobierno amarrado a los conflictos de alta corrupción y endeudamiento heredados por las dos anteriores administraciones, con poca capacidad de resolver problemas y con índices preocupantes de inseguridad y criminalidad que están salidos de control.

Rafael González Pimienta, un viejo lobo de mar, con su actitud displicente ha permitido que los problemas de corrupción en el SIAPA y Congreso del Estado, protagonizados por administraciones panistas, los pague el PRI en imagen como si ellos los hubieran perpetrado ante la falta de una estrategia marcada desde la dirigencia estatal del PRI al tolerar que sean los intereses personales y de grupo los que se impongan.

En ese sentido ha sido más eficiente la estrategia del panismo de llevarse al priísmo al baile en pecados cometidos por sus administraciones en lo que el político vallartense ha carecido de la voluntad política o de la capacidad para revertirlo.

Al otrora líder campesino se le echa también en cara su actitud complaciente frente a los ataques del panismo desde Casa Jalisco, cuando es el priísmo el que debería estar a la ofensiva, echado para adelante por ser oposición, pero es al revés. “Estamos frente a una elección de Estado”, es el argumento que ha esgrimido para justificar que poco se puede hacer frente a la fuerza avasallante del Gobierno, quien con todo el presupuesto tiene cooptados a los principales medios locales.

De acuerdo a los estatutos, Rafael González Pimienta debe de dejar la Presidencia estatal del PRI el último de diciembre. Sin embargo, ha trascendido que a su estilo busca la forma de hacerse indispensable, vendiéndose como el gran conciliador entre los jóvenes alcaldes al evitar que estos se den con la cubeta y que el priísmo aparentemente esté unido y sin conflictos.

SI EN UN ESTADO EL PAN TIENE A GENTE MUY PROFESIONAL EN EL MANEJO ESTRATÉGICO DE UNA CAMPAÑA Y QUE SABE UTILIZAR LOS HILOS DEL PODER ES PRECISAMENTE EN JALISCO. BASTA RECORDAR LO QUE LE HICIERON A ARTURO ZAMORA JIMÉNEZ HACE SEIS AÑOS CON LA UTILIZACIÓN DE LA PGR

SIN PENA NI GLORIA

Antes de Alejandro Ozuna Rivero estuvo durante seis meses de delegado del CEN del PRI, el ex gobernador de Campeche, José Antonio González Curi, quien pasó totalmente desapercibido al comprar completamente la estrategia pasiva de Rafael González Pimienta, en el sentido de que es mejor quedarse callado y dejar correr los ataques y denuestos del gobierno panista que enfrentarlos y darles respuesta, toda vez que el “desprestigio del gobernador Emilio González Márquez le quita votos al PAN y le da votos al PRI”.

A González Curi nunca se le escuchó una declaración crítica de defensa a los intereses del PRI. González Pimienta con su habilidad lo envolvió y lo metió a su juego, frente a los leones que dirigen la estrategia del panismo, cuando consideran a Jalisco electoralmente como un estado estratégico que le puede aportar al PAN cuando menos 1.5 millones de votos. La presidencia de Felipe Calderón aquí se decidió.

Si en un Estado el PAN tiene a gente muy profesional en el manejo estratégico de una campaña y que sabe utilizar los hilos del poder es precisamente en Jalisco. Basta recordar lo que le hicieron a Arturo Zamora Jiménez hace seis años con la utilización de la PGR.

El nuevo delegado del CEN del PRI, quien ha sido alcalde de Toluca y secretario de Desarrollo Social durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, declaró en entrevista con Eugenia Barajas que en los comicios del 2012 van por el carro completo. “Vamos a ganar la Presidencia de la República, vamos a ganar la Gubernatura, vamos a ganar las senadurías y la mayoría de las diputaciones federales y de los propios municipios (…) El objeto es una competencia, evidentemente la lucha electoral no es un ring, no somos boxeadores, no nos pondremos los guantes, pero también exigimos de la oposición respeto, exigiremos legalidad y exigiremos que las instancias de gobierno tengan fuera las manos del proceso electoral”.

Jalisco ha sido del PAN durante los últimos 18 años y la lucha que ya está en marcha, pues sí será un ring, una confrontación de gladiadores y no creo que haya mucho respeto de los contrarios, ni que el gobernador deje las manos fuera. La prueba está en la inauguración de los Panamericanos donde se marginó completamente al alcalde de Guadalajara. Al delegado del PRI bien se le puede decir: ¡Bienvenido al infierno!

 

E-mail: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com