Portal informativo de análisis político y social

¿EN GUADALAJARA SÍ Y EN ZAPOPAN NO?

¿EN GUADALAJARA SÍ Y EN ZAPOPAN NO?

Jun 5, 2011

La avenida Pablo Neruda es un ejemplo claro de equipamiento urbano de calidad, los aparatos de ejercicio, las bancas, jardines y zonas de paso son de alta calidad. En contraste, la calle Aurelio Ortega –ubicada en Zapopan– a corta distancia de Pablo Neruda, recuerda al camellón de un pueblo globero, con perdón para esas poblaciones: basura, luminarias averiadas, instalaciones feas y deficientes. Pareciera que el entorno ambientalmente amigable de la colonia Seattle fuera el pretexto para confundir lo ecológico con lo tosco y malhecho. ¿Por qué Guadalajara sí puede tener camellones de primer mundo y Zapopan no? El pretexto automático son los Juegos Panamericanos, pero las últimas administraciones zapopanas han dedicado recursos a la “rehabilitación” de Aurelio Ortega…. con resultados punto menos que pésimos. ¿Qué hace falta para que las obras públicas se hagan bien?

 

A pesar de su ubicación estratégica –entre Plaza Patria, el centro de Zapopan, el Auditorio Telmex y en su carácter de vecina de los fraccionamientos Country y Altamira– la colonia Seattle parece olvidada por las autoridades municipales. Los grafitis en casas, así como los postes ubicados en el arroyo de la avenida San Jorge dan testimonio silencioso de ello. A pesar de contar con discotecas que han recibido a celebridades como los Black Eyed Peas, no hay vigilancia policiaca suficiente para evitar que las tiendas de conveniencia sufran asaltos con escasas semanas de diferencia o para lograr que las banquetas estén plenamente iluminadas y los cajones de estacionamiento no obstruyan el paso de las personas.

 

Sin duda que hay colonias con peores condiciones urbanas, el asunto es que la Seattle es la última de las antiguas zonas ecológicas residenciales del área metropolitana. Sus empedrados son un recurso muy valioso para la filtración de agua a los mantos subterráneos, circunstancia fundamental para que el clima no empeore más. Sin embargo, los vecinos de la Seattle –principalmente gente mayor– sólo han recibido malas noticias de sus gobiernos municipales, como la de que se autorizarían comercios y multifamiliares sin su consentimiento.

 

El tema del equilibrio entre la tranquilidad doméstica y la presencia colectiva siempre implica tensión. Por un lado las personas invierten amplios recursos en vivir en zonas sin tráfico externo, ruido o negocios conflictivos. Por el otro, la ciudad es de todos y entre todos la mantenemos. Sin embargo, en el caso de la Seattle ya hay una amplitud de negocios y locales que hace preguntar si la colectividad no les está cargando la mano a los vecinos. Ante la falta de atención por parte del Gobierno municipal, pareciera que la única opción metropolitana de vivir en paz la dan los cotos y fraccionamientos privados. Lo negativo de este modelo de urbanización es que rompe el tejido social, al feudalizar la ciudad y alienar con mayor intensidad a una población que de por sí ya vive en el estrés e indiferencia sobre el otro. La alternativa al modelo feudal es dotar de seguridad y amplio equipamiento urbano a las colonias, para que la condición de vecino no sea un factor de riesgo, sino una oportunidad de fortalecer los vínculos humanos.

 

¿El gobierno de Héctor Vielma hará algo para mejorar la vigilancia, calles y camellones de la Seattle? Hasta el momento no se aprecia que vayan a poner manos a la obra. Si no lo estiman necesario para satisfacer los derechos de los ciudadanos, al menos deberían realizarlo por cálculo político: el “delfín” del presidente tiene a su familia residiendo en esa colonia, a escasos metros del grafiti, los postes en el arroyo de la avenida, los asaltos y los antros que decoran a esa zona ecológica…

 

E-mail: oscarconstantino@gmail.com

One comment

  1. Magdiel /

    FELICIDADES!