Portal informativo de análisis político y social

¿ESCLAVITUD GRIEGA?

¿ESCLAVITUD GRIEGA?

Jul 2, 2011

Grecia, que ha estado en el ojo del huracán crítico financiero del momento sigue dando de qué hablar en estos últimos días.

Finalmente se logró llegar a un acuerdo de rescate para el país helénico. Su población que siempre ha gozado de una legendaria valentía y arrojo ante las amenazas enemigas externas, no da marcha atrás; los últimos sucesos, la concreción de las negociaciones entre las autoridades gubernamentales y las instituciones financieras internacionales para iniciar el rescate urgente de las finanzas públicas griegas han tenido como marco las protestas de decenas de miles de manifestantes que emiten su juicio abiertamente en contra de la serie de ajustes que tendrá que implementar el gobierno de su país como parte de las condiciones para que comience a fluir el caudal monetario de 110 mil millones de euros que pretende sacar a Grecia de su honda crisis económico-financiera.

 

El jueves 30 de junio, la Plaza Syntagma volvió a ser escenario de estas manifestaciones con un saldo de más de 500 personas heridas por las macanas y armas paralizantes de los aparatos represores del Estado, protegiendo el evento en el que plasmaron sus firmas para comprometerse con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y en general con la Unión Europea (UE) –de la que forman parte– a implementar una serie de adecuaciones en su esquema económico-financiero a fin de poder garantizar que los préstamos a que serán sujetos –literalmente– tendrán un respaldo y una fuente para solventarlos en los plazos que le han sido fijados al Estado Griego.

 

En esta sesión se votó un recorte al gasto público (compras y gastos que realiza el estado –conjunto de los órganos de gobierno de un país– en un período determinado, como los gastos de funcionamiento del mismo) por el orden de 28 mil 400 millones de euros para el período 2012-2015 y un esquema de privatizaciones que calcula recaudar unos 50 mil millones de euros.

 

Solo en 2011 el gobierno griego pretende una recaudación de cinco mil millones de euros con la venta del monopolio de apuestas y loterías OPAP, el Postbank Hellenic, la empresa de gestión de aguas de Salónica, la segunda ciudad del país, y las empresas de gestión portuarias del Pireo y Salónica.

 

En el período 2012-2015 la intención es recaudar otros 45 mil millones con la privatización parcial o completa de la empresa paraestatal de gestión de agua en Atenas, empresas eléctricas, industrias de la refinería, el ATEbank –especializado en el sector agrícola– así como derechos de explotación de minas, propiedades inmobiliarias, terrenos estatales –islas entre estos– y la gestión y administración de carreteras, aeropuertos y puertos marítimos… ¿alguna otra cosa…? “Nada más” estamos hablando de buena parte –la medular– de su infraestructura de comunicaciones, vital para un país cuyas dos de sus principales fuentes de ingresos son la construcción naval y el turismo, del cual su principal atractivo son sus famosísimas islas –que saldrán a la venta– y la tenencia –de facto– del agua… un paso más del Nuevo Orden Mundial, en cuyas estrategias está la de tener el control total de los principales yacimientos de agua dulce del mundo, tal como se está dando en muchas regiones del globo a través de corporativos transnacionales… el agua… la guerra que viene.

 

Parte del paquete de reformas y compromisos a los que el Gobierno griego se comprometió a cambió de que comience a fluir el “líquido” del rescate dentro de dos semanas –plazo fijado para tal inicio– son:

1. Paquete de consolidación fiscal

Las nuevas medidas pretenden recortar los gastos del Estado en unos 14.300 millones y recaudar otros 14.100 millones hasta 2015, con el objetivo de situar el déficit por debajo del 3% del PIB ese año.

2. Subidas de impuestos

El Estado impondrá un “impuesto solidario” de entre el 1 y el 4 por ciento a las rentas más altas. Para ministros, parlamentarios y otros cargos públicos con ingresos importantes el impuesto es del 5%.

Subida en 300 euros anuales los impuestos a profesionales que trabajan por cuenta propia, como abogados, fontaneros o taxistas.

Reducen el mínimo exento de tasación de los 12 mil a los ocho mil euros, aunque quedan excluidos los trabajadores de menos de 30 años y los pensionistas, y se crea un impuesto inmobiliario especial para los propietarios de bienes de más de 200 mil euros.

Aumento de los impuestos sobre bienes de lujo como yates, piscinas y coches de alta cilindrada, se abre la posibilidad de legalizar inmuebles construidos fuera de la ley tras el pago de tasas de penalización y se eliminan un gran número de excepciones fiscales.

Incremento del IVA para bares y restaurantes del 13 al 23% y se refuerza la lucha contra la evasión fiscal y el trabajo informal.

3. Recortes en el gasto público

El Estado pretende suprimir 150 mil empleos públicos, el 25% del total. Para conseguirlo, no se prolongarán los contratos temporales de trabajadores en las instituciones públicas y sólo se sustituirá una de cada 10 plazas de funcionarios que se retiren. Los salarios, que se recortaron una media del 12% el año pasado, volverán a ser reducidos, aunque aún no se sabe en qué cuantía.

Se suprimen diversas prestaciones sociales para ahorrar 4.000 millones hasta 2015. Se recortarán también 500 millones de euros este año en concepto de subvenciones a los organismos del Estado y otros 855 millones de euros hasta 2015 con la fusión de escuelas, hospitales, escuelas técnicas, cuarteles de la Policía y otras instituciones.

Reducción del gasto sanitario hasta 2015 en dos mil 100 millones de euros por medio de la racionalización de las prescripciones y recurriendo a fármacos más baratos.

Por primera vez en tres décadas se reduce el gasto militar, que hasta ahora es el más alto porcentualmente de los países europeos de la OTAN, con alrededor del 4% del PIB (Producto Interno Bruto), aunque numerosos analistas consideran que es mayor por el uso de partidas ocultas. En total, se reducen 1.200 millones de euros hasta 2015 y se cancelan pedidos de armamento por valor de 830 millones euros.

Se reduce el gasto en inversiones públicas en 850 millones para este año.

 

Las protestas civiles tienen un justificado fundamento: las consecuencias sociales que se generarán a partir del tributo que el pueblo pague para su recate. Tal salvamento, si bien es de carácter urgente por el riesgo ante la paralización del Estado, lo es sobre todo por las repercusiones globales que pudiera tener comenzando por la eurozona –y hasta los Estados Unidos– que en fechas recientes vive momentos de gran incertidumbre en todos los ámbitos: económico, político, social, educativo y cultural. Y es que la multiculturalidad y lo que conlleva no son cosas sencillas y fáciles de comprender, manejar y sobre todo de conciliar en este mundo globalizado que sigue estando en “parvulitos” en cuestiones tan básicas como el concepto mismo de “libertad”.

Esto nos lleva a darle un vistazo a la actualidad acerca de este valioso concepto, el de la libertad, una palabra cada día en boca de más pero con menor valor en boca de menos.

Los días 20 y 21 de junio la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) llevó a cabo en Viena, Austria, una conferencia internacional con la participación de políticos, organismos internacionales, expertos académicos y ONG’s acerca de la trata internacional de personas, cuyos aberrantes fines son desde la explotación sexual, la servidumbre doméstica –como en Estados Unidos y México mismo– el tráfico ilegal de órganos humanos hasta la explotación de la fuerza de trabajo en sectores productivos necesitados de una mano de obra barata –prácticamente regalada– tal como la agricultura, la construcción, la hotelería y las maquiladoras de empresas transnacionales afincadas en la mayoría de los países tercermundistas del hemisferio sur –México entre estas–.

 

La firma en el parlamento en Atenas de los acuerdos para la aceptación de las condiciones de los financieristas internacionales marca una pauta importante para la legalización de la esclavitud del país helénico a los designios de estos poderosos señores del dinero y de las armas, una nueva situación para quienes siempre se han distinguido –los griegos– por su resistencia a ser sometidos por la fuerza. Las protestas –hasta ahora cuasipacíficas– no terminarán ahí, ya se verá.

 

E-mail: albertogomez.consultor@gmail.com