Portal informativo de análisis político y social

¿Quien es el candidato del PAN para Jalisco?

El que se supone que es, nadie cree que sea, el que quiere ser y cree que será, no parece tener por dónde y los que están del otro lado con menor popularidad, parecen esperar a que algo ocurra, algo como una designación del centro o un apoyo de su líder para finalmente ser. ¿Me explico?

 

Al que se supone que es, Fernando Guzmán Pérez Peláez, muy pocos le dan posibilidades. Se supone que es porque está empeñada la palabra del gobernador, Emilio González Márquez, con él desde el principio del sexenio, tal vez desde antes, de que él seguía en la lista, tras haber sido Secretario General de Gobierno dos veces. Todo indica que Emilio y Herbert estaban conscientes de que no crecería en la simpatía electoral y desde el principio también comenzaron a preparar a Alonso Ulloa. Con lo que no contaban era que Fernando no se querría bajar, bajo ninguna circunstancia, es más, ni siquiera con la oferta de ser interino mientras Emilio se iba de aventura por la Presidencia.

Alonso Ulloa Vélez, el secretario de Promoción Económica, es el segundo en este enredo: es el que quiere ser y cree que será, pero mientras Guzmán esté en el camino no lo será. En eso están atorados en el grupo político que despacha en Casa Jalisco y cuyo líder es Herbert Taylor Arthur, archí enemigo del líder del otro grupo, Francisco Ramírez Acuña que cobija dos –tal vez uno– candidatos: Abraham González Uyeda, diputado local y Hernán Cortés Berumen, dirigente del PAN estatal.

Acá, de ser dos los aspirantes de Paco, se redujo a uno por el intento de “madruguete” que hizo el dirigente estatal, Hernán Cortés, pretendiendo que lo destaparan personajes nacionales ligados a la Presidencia en Puerto Vallarta, que después lo dejaron colgado de la brocha. Dicen los allegados a Ramírez Acuña que eso lo molestó. No obstante, ello allanó el camino para González Uyeda, quien se ha acercado mucho a Ramírez Acuña, patriarca de un buen de votos en el Consejo Estatal Panista, para que se incline por él. En este supuesto, el candidato de los conservadores panistas será el empresario, ex coordinador parlamentario del blanquiazul, que la tiene cuesta arriba en el tema de la popularidad.

Queda Hernán suelto, entonces, en busca de conjuntar a los “hartos de la onda grupera” una especie de candidato independiente interno, que a pesar de todo ha ido sumando grupos y personajes en su búsqueda de crecimiento y con el pretexto que le da poder visitar todos los rincones del Estado como presidente del partido.

Como dije, el candidato del PAN está más enredado que una madeja de estambre en las garras de un minino.