Portal informativo de análisis político y social

“EL PRI ES UN PELIGRO PARA MÉXICO”

“EL PRI ES UN PELIGRO PARA MÉXICO”

Jun 11, 2011

A Fidel Velázquez le atribuyen aquella frase que los revolucionarios a balazos tomaron el poder y a balazos únicamente los sacarían. Al vetusto líder y figura emblemática del viejo sistema político mexicano no le tocó vivir la caída del mismo y la salida del PRI de Los Pinos. Murió antes. Se dio la alternancia en forma pacífica. No hubo balazos y fueron los votos que por millones capturó Vicente Fox lo que logró sacar por fin a los herederos del gobierno revolucionario que se prolongaron durante 70 años.

Por supuesto que el Gobierno de los Estados Unidos mucho tuvo que ver para que la alternancia de Gobierno se diera en forma civilizada, a diferencia a lo que ha sucedido en otras regiones de América Latina.

Los gobiernos de Acción Nacional han cumplido una década y al final de Calderón sumarán dos sexenios. ¿Estarán dispuestos los mexicanos a prolongarles la confianza por seis años más? ¿Cuál es el ánimo del Presidente Calderón de aceptar los designios de la democracia?

El politólogo de la Universidad de Guadalajara Andrés Valdez Zepeda acuña una expresión que se ha convertido en un secreto a voces entre la clase política nacional y que hasta algunos connotados panistas lo han señalado en voz baja: “Lo que aterroriza a Felipe Calderón es entregarle la presidencia al PRI y pasar a la historia como el presidente que permitió este retroceso político y social desde su perspectiva”.

Y con esa lógica, Felipe Calderón hace sus movimientos para evitar que el PRI regrese a Los Pinos. Primero, pretendió construir la alianza PAN-PRD con Marcelo Ebrard a la cabeza, después de lo exitoso que resultaron dichas alianzas en los estados de Puebla, Sinaloa y Oaxaca, donde el priísmo se veía invencible.

Pero la estrategia falló en el Estado de México, al topar con Andrés Manuel López Obrador, donde explotó el proyecto de Felipe Calderón de llevar a Marcelo Ebrard de abanderado en una coalición de izquierdas y derechas. A tres semanas de los comicios no se ve cómo se pueda evitar que el candidato de Enrique Peña Nieto, Eruviel Ávila, gane la elección.


¿HACIA EL ESTADO FASCISTA?

Al abortarse ese plan para hacer un frente al PRI y su candidato el equipo de asesores de Los Pinos, se cambió de estrategia. Primero fue decidir impulsar al candidato del Presidente Calderón de los cuatro que fueron lanzados al ruedo. El michoacano se manifestó a favor de su secretario de Hacienda, Ernesto Cordero y le preparó el escenario para su lanzamiento.

Surge también la convicción del Presidente por luchar contra la corrupción y la impunidad. Es así como se decide la detención del ex alcalde de Tijuana y ex candidato del PRI a la gubernatura de Baja California, Jorge Hank Rhon. Acopio de armas es el delito que le configuran, utilizando a los militares en esta acción, supuestamente por el delito de flagrancia irrumpen la madrugada del viernes en su casa ubicada en el Hipódromo Agua Caliente.

Evidentemente se violan las garantías individuales de Jorge Hank Rhon, pero en la lógica del poder del grupo gobernante, a ello le dan poco valor frente a lo que está en juego en el 2012. Los medios de comunicación han divulgado que esta acción policiaca obedece a contra-restar la ventaja que tiene el candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México.

Es una visión de más fondo, obedece a la lógica de la lucha del poder del 2012 y como bien lo advierte el estudioso del fenómeno de la comunicación y la propaganda José Carreño Carlón, la pretensión es sembrar entre la sociedad el llamado fenómeno del “pánico moral”, que ya les funcionó contra AMLO en el 2006 cuando lo convirtieron en “un peligro para México”.

Ahora, la intención de utilizar el aparato del estado contra figuras emblemáticas del priísmo, se cambia de personaje, AMLO se suple por el PRI. Y Jorge Hank Rhon, independientemente de que pudiera quedar libre en las próximas horas o declarado formalmente preso, forma parte de esa dinámica. Luego vendrían otros detenidos.

El asunto es si le funcionará al PAN esta estrategia como sucedió en el 2006 o ya el desgaste del gobierno calderonista no convence y haga lo que haga, no cambiará la percepción colectiva de que este segundo gobierno panista es un fracaso y la violencia desatada en México es atribuida a sus políticas que constituyen un fracaso a juzgar por los hechos.

Una política de confrontación desde Los Pinos lo que genera es mayor polarización política y que podría manifestarse en un freno o parálisis del desarrollo del País, cuando los mastodontes del poder –PAN-Gobierno Vs. PRI-Gobierno– se hacen pedazos.