Portal informativo de análisis político y social

AGENDA PARLAMENTARIA: LA POSICIÓN DEL PRI EN EL AJEDREZ POLÍTICO NACIONAL

AGENDA PARLAMENTARIA: LA POSICIÓN DEL PRI EN EL AJEDREZ POLÍTICO NACIONAL

Dic 3, 2011

De cara a la elección presidencial que se llevará a cabo el próximo 1 de julio del 2012, los partidos políticos están preparando sus estrategias y midiendo sus oportunidades para entrar en la competencia que se avecina. Por un lado, la izquierda mexicana representada por el Partido de la Revolución Democrática, el Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano (antes Convergencia) definió lo previsible, que Andrés Manuel López Obrador se convirtiera en su candidato a la Presidencia de la República, dejando de lado la aspiración del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard.

 

En el Partido Acción Nacional los proyectos no crecen, subsiste una profunda división por intereses de grupos y Felipe Calderón insiste en que el candidato debe de ser el ex secretario de Hacienda, Ernesto Cordero. En su cerrazón, Felipe Calderón margina los derechos democráticos de Josefina Vázquez Mota y Santiago Creel, además de que complica, con su injerencia indebida, la democracia al interior de su partido.

 

Sumado a esto, destaca la larga jornada negra que enfrentó el gobierno panista de Calderón que inició con la muerte del secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora; siguió con la designación por unidad de Andrés Manuel López Obrador como candidato de la izquierda mexicana, quien es un incansable detractor del gobierno panista, y concluyó con la presentación de una denuncia ante la Corte Penal Internacional en contra de Calderón Hinojosa, que con independencia de su procedencia lo lastima a él y daña a su partido político y al país.

 

El Partido Revolucionario Institucional, que por cierto ha ganado las últimas elecciones estatales, se ha consolidado ante los ciudadanos como un partido político confiable, pero eso no lo exime de importantes movimientos en su interior. Tres hombres de alto nivel político han tomado decisiones con una gran visión de Estado, con lo que lograron concretar la solidez al interior del partido y garantizar la estabilidad que se requiere.

 

El senador Manlio Fabio Beltrones, como un hombre de Estado, permitió que la unidad del PRI se diera tanto en el discurso como en los hechos y postuló a Enrique Peña Nieto como el precandidato que el PRI necesita para llevar a México a un mejor rumbo.

 

El siguiente movimiento fue la valiente decisión que tomó el profesor Humberto Moreira Valdés de renunciar a la dirigencia nacional del PRI, para hacer frente a un escándalo derivado de una presunta contratación ilegal de crédito en el Estado que gobernó.

 

Los últimos movimientos y acomodos de las piezas del ajedrez político en México dejan al PRI en una inmejorable posición respecto al resto de los partidos políticos y con rumbo a las elecciones del 2012. En los partidos de izquierda las tribus y grupos no terminan de ponerse de acuerdo respecto al proyecto que buscan, mientras que Acción Nacional se ha convertido en un partido sin crédito ante los ciudadanos.

 

El PRI avanza cuesta arriba y contra todos los pronósticos, ganando la preferencia de los ciudadanos en las últimas elecciones y demostrando con hechos, a través de su organización interna y disciplina partidista, que está preparado para gobernar de nuevo a México, con una visión moderna e innovadora. Los priístas buscamos que el país retome su buen rumbo y los mexicanos recuperemos la paz y tranquilidad que hemos perdido durante este sexenio.

 

* Diputado federal, vicecoordinador Jurídico del Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados