Portal informativo de análisis político y social

AGENDA POLÍTICA: Fotoinfracción: ¿Recaudatorio o preventivo?

AGENDA POLÍTICA: Fotoinfracción: ¿Recaudatorio o preventivo?

Feb 25, 2017

 

Por Alberto Tejeda

Desde semanas atrás hemos visto en diversos puntos de la ciudad la aparición de radares de fotoinfracción, lo que ha causado incomodidad y molestia entre la ciudadanía que nos lleva a preguntarnos si realmente son recaudatorios o preventivos y cómo influyen en la disminución o prevención de accidentes, pero además cuestionar su funcionamiento y operación, pero más aún adónde va el dinero que se recauda de la operación de los mismos.

La experiencia de la ciudad con los radares de fotoinfracción no ha sido la mejor, desde hace ya algunos años están en funcionamiento algunos de estos en diversos puntos de la ciudad, principalmente en Periférico, como ahora en aquel momento algunos fueron vandalizados, la diferencia es que estos primeros radares de fotoinfracción son operados por una empresa y no directamente por la Secretaría de Movilidad, esto es porque cuando Diego Monraz estuvo al frente de la extinta SVT hoy Semov concesionó la instalación y operación de los mismos a una empresa en un proceso nada transparente y cuestionado.

Es cierto que la instalación de los nuevos radares de fotoinfracción de inicio nos causa molestia e incomodidad, pero a diferencia de los anteriores radares veo algunas mejoras; para empezar estos nuevos radares no son operados por una empresa privada sino por la nueva generación de Policías Viales, sí, la nueva generación de jóvenes mujeres que se incorporó a las filas de la Semov y que pasó por un riguroso proceso de selección, lo que es positivo ya que a diferencia de los anteriores radares estos son operados por una autoridad.

Estamos ciertos en que los radares de fotoinfracción sirven para prevenir accidentes por exceso de velocidad, incentivar a la disminución de la misma, lo que está muy bien, lo que no gusta a la gente es sentirse sorprendida y no es para menos porque la operación de los anteriores radares es mañosa y es muy común encontrarse con radares justo cuando se va en una bajada lo que hace obvio que aumente la velocidad del vehículo, lo que cambia con los nuevos radares ya que se señalizará desde un kilómetro atrás la aparición del mismo, luego a 500 metros y por último a 100, según lo señaló el propio maestro Francisco Poe, director de Seguridad Vial de la Semov en entrevista para Conciencia al Aire.

El maestro Francisco Poe detalló que las nuevas generaciones de policías viales vienen no solo a refrescar a la corporación sino además a refrescar la imagen de la misma ya que recordemos que desde que Poe ocupaba el cargo de 02 se dedicó a erradicar la corrupción derivando en bajas de malos elementos y el reconocimiento de los buenos policías viales, pero también es quien en conjunto con Organizaciones Civiles impulsó y creó el operativo «Salvando Vidas»

Regresando al tema de las fotoinfracciones es posible, en caso de recibir una infracción que no se reconozca, acudir a la Semov para iniciar el proceso de queja y desconocimiento de la misma, porque errores también se pueden dar, pero también es cierto que debemos asumir nuestras responsabilidades y errores si lo que buscamos es un mejor país para nuestros hijos.

Es una buena medida los radares de velocidad y vaya que lo digo yo que tengo el pie pesado, lo digo porque en una ciudad donde todos compartimos la vía debemos ser responsables y cuidar cómo circulamos para evitar perjudicar a un tercero por imprudencia de exceso de velocidad, lo que también debería de ser más claro y al Congreso local le toca determinar los topes máximos de velocidad, porque existen vías de la ciudad que pueden ser más rápidas y no lo son, otras que deben ser más lentas y parecen autopistas. Un marco regulatorio general y claro para todos en base a estudios técnicos.

Lo que también se debería de hacer es que el dinero recaudado por concepto de fotoinfracciones se invierta en la mejora de infraestructura vial de la ciudad, es cierto que las calles y avenidas corresponden a los municipios pero es momento que los dos niveles de gobierno trabajen en conjunto por el bien de la ciudad como ya sucede en otras ciudades del mundo, buscar el mejoramiento de la infraestructura vial y hacer las vías más eficientes y seguras. Por ejemplo, invertir en un nuevo sistema de semáforos automatizado donde los mismos sean monitoreados por cámaras y con base en tráfico-hora realicen cambios constantes.

Los radares de fotoinfracción son como el operativo «Salvando Vidas», si no queremos ser sorprendidos simplemente hay que cumplir la ley, pero también es importante que la autoridad correspondiente nos ponga las reglas claras como es el límite de velocidad, todo sea por disminuir accidentes y salvar vidas.

Facebook: Alberto Tejeda

Twitter: @AlbertoTejedaRT