Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | Arrancan los debates

ALDEA GLOBAL | Arrancan los debates

Sep 24, 2016

El proceso electoral de los Estados Unidos llega a uno de sus momentos cruciales: los debates entre los candidatos a la presidencia y la vicepresidencia de los Estados Unidos.

Dentro de los poco menos de 40 días que le restan a las elecciones, observaremos cuatro debates: tres entre candidatos presidenciales y uno entre candidatos a vicepresidente.

Es importante destacar que en los debates participarán únicamente Donald Trump, candidato republicano y, Hillary Clinton, candidata demócrata. Ellos son los principales candidatos, pero no los únicos. Sin embargo, para poder ocupar un espacio en el debate se debe tener 15 puntos en las encuestas nacionales y ningún otro candidato logró dicho porcentaje. Su participación hubiera sido crucial para incrementar su peso en una contienda en la que abundan los negativos de Clinton y Trump.

Los debates entre los candidatos a presidentes serán los próximos 26 de septiembre, 9 y 19 de octubre. Mientras que el debate para los candidatos a vicepresidente será el día 4 de octubre.

En los últimos días comenzamos a escuchar las estrategias para controlar las expectativas de la participación. Obviamente estas acciones son diferentes para cada candidato. A Hillary se le percibe como una veterana en las arenas. De hecho, desde hace varias semanas que encontramos versiones sobre cómo fue integrado su equipo de preparación y destaca la inclusión de psicólogos que asesoran cómo sacar del guión al republicano. Por otro lado, la campaña de Trump ha sido discreta sobre su preparación en los debates y le permite bajar las expectativas. Por ejemplo, podemos encontrar diversas publicaciones que explican lo malo que es Donald en los debates. Si se espera poco de él, es más probable que se perciba una victoria de su parte.

Es complejo señalar qué sería una victoria para Hillary Clinton. Su cualidad es la experiencia que tiene en los diversos temas y la solidez con la que puede desarrollarlos. Sin embargo, su reto es no ser percibida como tecnócrata y con poca sensibilidad. Son diversos los ejemplos en los que candidatos pierden demasiado por la forma de comunicar en los debates: Michael Dukakis nunca se recuperó después de su terrible explicación sobre la pena de muerte; George H. W. Bush se le criticó por ver su reloj en el debate; la arrogancia de Al Gore o John Kerry contra George W. Bush. No puedes desestimar a los contrincantes.

Para Donald Trump la expectativa es tan baja, que controlarse 90 minutos podría ser interpretado como una victoria. Dijeran en Estados Unidos, es el fenómeno del oso polar: necesita levantarse y con eso le aplauden. Ahora, es un perfil que entiende los ratings y puede sorprender. Hasta el momento, el neoyorquino tiene una limitada experiencia en debates; en las primarias se enfrentó a sus 11 adversarios que le permitía mayor flexibilidad en la preparación, pero ahora tendrá a Clinton contrastando en todo momento. El reto es su temperamento.

Es importante señalar que los debates no son una confrontación casual de ideas —son ejecuciones altamente preparadas. Un candidato bien preparado proyecta su guión como si fuera una conversación. Las campañas saben, con punto y coma, qué dirá y cómo lo dirá.

El primer debate es el más importante para el proceso electoral. Esto, además de ser una consideración histórica, lo es por la coyuntura y la forma en la que llega esta elección. Discutimos el resultado la próxima semana.

jasalinasm@gmail.com
@salinasja