Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL: Donde hay humo, hay fuego

ALDEA GLOBAL: Donde hay humo, hay fuego

Mar 4, 2017

Por Juan Alberto Salinas

Jeff Sessions es uno de los perfiles más cercanos a Donald Trump y es el principal republicano que apoyó su candidatura en 2015. En los últimos días, se dio a conocer que sostuvo conversaciones en dos ocasiones con el embajador ruso en EU.

Después de su mensaje «presidencial» en la sesión conjunta del Congreso de los Estados Unidos, el equipo de Donald Trump es nuevamente objeto de señalamientos por sus vínculos con funcionarios rusos. En este momento, nada más y nada menos, es Jeff Sessions, Fiscal General de los Estados Unidos, el involucrado en el escándalo político.

Jeff Sessions es uno de los perfiles más cercanos a Donald Trump y es el principal republicano que apoyó su candidatura en 2015. En los últimos días, se dio a conocer por el Departamento de Justicia que sostuvo conversaciones en dos ocasiones con el embajador ruso en Estados Unidos, Sergey Kislyak.

El timing de las dos conversaciones es revelador en sí mismo: julio y septiembre. La primera conversación fue en la semana de la Convención Nacional Republicana; días antes de que se dieran a conocer por Wikileaks una serie de correos electrónicos en los que presuntamente la cúpula del partido apoyó a Hillary Clinton. Cuando se da a conocer eso, se señaló que el portal de «transparencia» estaba favoreciendo a Donald Trump, aunque, hasta ese momento, se desconocía cómo obtuvieron la información publicada. En respuesta, el entonces candidato republicano, en una rueda de prensa le pidió al gobierno ruso que hackeara a Hillary Clinton para ver si encontraban los 33 mil correos que supuestamente borró de la investigación sobre su servidor privado cuando fue Secretaria de Estado.

La segunda reunión entre Sessions y el embajador fue en su oficina en el mes de septiembre. En ese mismo día, Donald Trump afirmó que Putin era un mejor líder que Barack Obama. Por si fuera poco, horas más tarde entró al aire en Russia Today, sitio que se considera patrocinado por el gobierno ruso.

Acorde a Sessions, ambas reuniones se dieron en ejercicio de sus funciones como senador integrante del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado. Sin embargo, como vemos, ¿por qué se da una reunión oficial durante la Convención Nacional Republicana?, ¿objetivos de campaña? O bien, ¿por qué se dan reuniones el mismo día que Trump elogia a Putin como presidente?

Al final del día, no es descabellado que los embajadores busquen reuniones con los equipos de campaña, lo que es curioso es que Sessions lo haga y, particularmente, en esas coyunturas. Sin embargo, el problema más importante de Sessions no se encuentra estrictamente en las reuniones, sino que, en su comparecencia para ser ratificado como fiscal, señaló que no tuvo comunicaciones con funcionarios rusos. El mentir bajo juramento es el punto débil en este momento.

En respuesta a los hechos, Jeff Sessions se excusó de cualquier investigación, presente o futura, en la que se aborde la campaña de Donald Trump a presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, todo parece indicar que sería insuficiente para algunos actores en el Congreso estadounidense.

Ahora, no perdamos de vista que esto viene en un contexto mucho más amplio que Sessions–Mike Flynn, quien duró 25 días como Consejero de Seguridad Nacional de Trump dejó su posición por «no informar a la Casa Blanca» sobre sus conversaciones el día que se le impusieron sanciones a Rusia por la interferencia durante el proceso electoral.

Para muchos la relación de Trump con Rusia podría ser irrelevante, pero debemos de tomar los últimos 20 meses en perspectiva para responder al origen de los señalamientos. Dicen habitualmente que donde hay humo, hay fuego.

E-mail: jasalinasm@gmail.com

%d bloggers like this: