Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | El Acuerdo Comercial del Siglo XXI (Parte 2)

ALDEA GLOBAL | El Acuerdo Comercial del Siglo XXI (Parte 2)

Oct 24, 2015

La semana pasada comencé a escribir sobre el Acuerdo Asociación Transpacífico (TPP), denominado el primer acuerdo comercial del Siglo XXI. Continuaré el análisis en el mismo formato: por un lado, el contenido del TPP y, por otro, el valor estratégico del mismo.

En cuanto al contenido. Sexto, movilidad de personas y empleo. El TPP está integrado por un bloque demográfico que incluye aproximadamente 800 millones de personas. Si fuera un país, sería el tercer país más poblado a nivel mundial. Cuando se hace referencia a la integración que ocasiona el TPP, es importante pensarlo en términos de un mercado interno, como una diversidad de empleos, servicios, etcétera. Por ende, el TPP coloca en sus capítulos un especial énfasis en la movilidad de personas en cuanto a la consolidación de un régimen preferencial de visas de trabajo (Capítulo 12) y, además, contará con un capítulo especial de protección a los derechos laborales (Capítulo 19).

Séptimo, las telecomunicaciones. Este es uno de los capítulos que más me llama la atención. A pesar que la descripción del capítulo es general, sin lugar a dudas será uno de los cambios más importantes. Los apartados de propiedad intelectual y comercio electrónico (infra) estarán vinculados a la regulación de las empresas de telecomunicaciones. En cuanto a los elementos que son considerados en las telecomunicaciones se encuentran: (1) la integración de las empresas proveedoras de servicios, (2) tendrán que publicarse reglas transparentes de participación en el mercado interno de los Estados, (3) mecanismos de cooperación con infraestructura e interconexión, así como reglas especiales en la operación del roaming.

Octavo, el comercio electrónico. Esta es una de las prioridades del TPP y es el primer instrumento plurilateral que lo aborda a profundidad. La OMC cuenta con un limitado marco regulatorio ya que desde principios de la década pasada que no se avanza en nuevos estándares, particularmente en el área de propiedad intelectual y comercio electrónico. Acorde al esbozo publicado, destaco los siguientes elementos: (1) hay una prohibición para requerir la construcción de puntos de conexión en los países y permitir el safe harbor, con esto, un proveedor de servicios como Google podrá almacenar los datos de un australiano en Estados Unidos y no tendrá obligación de contar con un punto de conexión en Australia que recolecte y almacene sus datos; (2) los proveedores de servicios de internet tendrán prohibido discriminar contenidos; (3) los países tendrán que regular protección al consumidor de comercio electrónico; (4) todo trámite con el gobierno deberá ser posible realizarlo en línea; y (5) no podrá haber aduanas respecto al comercio electrónico. A pesar de no conocer aún los detalles de estos cinco puntos, me surgen dudas importantes respecto a los estándares y creo que en nuestro país tendremos retos importantes sobre la regulación de proveedores de servicios y la eficacia en la protección al consumidor.

Noveno, la propiedad intelectual. El capítulo más contencioso es el de propiedad intelectual y desde hace algunos años conocemos el contenido del borrador, gracias a una filtración de wikileaks. No hay certeza que el borrador sea el texto adoptado, pero desde ese punto de partida hay motivos de preocupación por el nivel de regulación que tenemos en nuestro país. Entre las áreas que estarán involucradas es la farmacéutica, servicios de internet (i.e., broadcasting) y otros elementos de derechos de autor, así como la regulación respecto a la responsabilidad civil y penal.

Décimo, la generación de capacidad y apoyo a las pequeñas y medianas empresas. Este es uno de los temas que se incluyen en diversos capítulos. Las pequeñas y medianas empresas con la médula espinal de la economía en los países. Sin embargo, en muchos casos son el segmento empresarial que puede ser más vulnerable a la liberalización económica. En este aspecto se va a demandar una fuerte cooperación público-privada, particularmente en el caso de Jalisco para atender a las empresas que se dedican al desarrollo tecnológico. Desde hace algunos años que se ha insistido en la mejora regulatoria para facilitar la creación y operación de las empresas jaliscienses, pero los esfuerzos han sido aislados, por decir lo menos. Fuera del ámbito de gobierno, en el ITESO se realiza una labor muy interesante con los proyectos de aplicación profesional (PAP) de los alumnos en apoyo a las startups de tecnología. Se les brinda de asesoría integral y se les diseña su estrategia legal, desde constitución de la empresa, registro de marcas, patentes, hasta el diseño de contratos tecnológicos. Ojalá este tipo de apoyo se extendiera con otras universidades y organizaciones civiles.

Ahora, en cuanto al valor estratégico del TPP. Es cuestión de poner el bloque regional en contexto. Primero, el acceso a mercados. El instrumento comercial integra a una de las regiones más dinámicas en el mundo que representa actualmente 40% del producto interno bruto global. Segundo, la generación de un bloque comercial vis-à-vis China. Según la OMC, China es el principal actor a nivel global en materia comercial, sin contar la Unión Europea como unidad. La integración del bloque comercial pone a China en un dilema: o pierde competitividad con vecinos y aliados comerciales o se integra eventualmente al bloque comercial del TPP, transformando su regulación interna para competir con los mismos estándares que los doce Estados parte. Inicialmente ocasionó una molestia a Beijing, pero ahora parece que incluso les atrae el ingreso al régimen del TPP, aunque estén a unos años de poder hacerlo. Tercero, eleva los estándares comerciales que tenían más de 20 años sin actualizarse a una realidad mucho más dinámica, particularmente en el mundo digital.

El TPP es el primer gran TLC del Siglo XXI. Esto lo prueba el contenido y su valor estratégico en la integración del bloque regional Asia-Pacífico. Sin embargo, trae consigo retos importantes a nivel nacional. El texto del TPP eleva sustantivamente las normas internalizadas como consecuencia del TLCAN y del régimen jurídico de la OMC. Será importante un profundo análisis y una estrategia clara para mitigar los efectos negativos en la medida de lo posible y aprovechar los beneficios de nuevo club comercial.