Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | El Acuerdo Sobre el Programa Nuclear de Irán (Parte 1)

ALDEA GLOBAL | El Acuerdo Sobre el Programa Nuclear de Irán (Parte 1)

Jul 18, 2015

El acuerdo sobre el programa nuclear es uno de los más importantes de nuestros tiempos. El Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) es el producto y parte de un proceso mucho más amplio que dos años de negociaciones, sino del entendimiento de un país con tres milenios de historia y una evidente relevancia geoestratégica dentro de la región más volátil del mundo.

Inicialmente es necesario afirmar que los programas nucleares como tales no son una amenaza al régimen de no proliferación nuclear, siempre y cuando se mantengan fines puramente civiles. El problema actual se radicaliza en 2002 que se dieron a conocer imágenes satelitales de una planta subterránea en Natanz y una planta de agua pesada en Arak. Este descubrimiento puso en alarma a la comunidad internacional sobre el programa nuclear iraní por la degradación al régimen del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP). Estas dos plantas se suman a Bushehr que existe desde los 70 enfocada energía nuclear, Istafahan que se abrió en 2006 para la conversión de uranio y en 2009 Fordow, ubicada ciudad sagrada de Qom. En total cuenta con cinco plantas en operación que se verán afectadas por el PAIC.

Desde el 2005, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSONU) obligó a Irán a transparentar su programa y fue omiso. Como consecuencia se adoptaron sanciones multilaterales con fundamento en las siete resoluciones del CSONU y otras sanciones de origen unilateral de Estados Unidos y la Unión Europea. En 2012, posterior al reporte de la OIEA, inteligencia estadounidense especulaba que para la primavera del 2013 Irán tendría capacidad nuclear y estaría a meses de lidiar con un régimen revolucionario armado nuclearmente.

La administración de Obama optó por utilizar las sanciones para fortalecer la ruta diplomática. Esto permitió adoptar el 23 de noviembre de 2013 —después de la victoria de un presidente moderado como Rouhani— el acuerdo provisional entre los cinco miembros permanentes del CSONU y Alemania (P5+1) con Irán. Este acuerdo provisional sentó las bases de la negociación que tomaron una forma más sólida en abril de este año con el acuerdo marco para las negociaciones finales que traen como resultado el instrumento anunciado la semana pasada.

Quiero destacar cinco puntos sobre el acuerdo en sí mismo. Primero, el PAIC no es un tratado, sino un acuerdo. La ausencia de forma trae como consecuencia la inexistencia de obligaciones jurídicas, pero la oportunidad de cooperar al estar alineados los intereses. A pesar de no ser un tratado, las obligaciones son sustantivas; es decir, por sí solos no lograrían lo estipulado en el texto.

Segundo, el objeto del tratado es evitar que Irán obtenga un arma nuclear. Para obtenerla, tiene tres alternativas: (1) la compra, (2) la roba, o (3) la construye. Las dos primeras alternativas son extremadamente difíciles, pero sí es posible desarrollar la capacidad para construirla. Por ende, el acuerdo tiene como objeto abordar la capacidad de construir un arma nuclear. Para poder hacerlo, se tiene que enriquecer el uranio al 90% (en mena su enriquecimiento es del 1%) y se puede hacer a través de dos métodos: con uranio de mena y enriquecerlo con centrífugas o reactor, o con agua pesada. El día de hoy Irán tiene casi 20 mil centrífugas instaladas que le permitieron enriquecer más de 10,000 kg de uranio (baja graduación). Por ello, el P5+1 obtiene con el acuerdo establecer un máximo de enriquecimiento a 3.67% y únicamente permitirá a Irán mantener 300 kg y lo obliga a deshacerse del remanente con la venta o conversión. Además, la planta de Natanz será la única que continuará operando con las centrífugas más básicas por al menos 8 años; Fordow se convertirá en un instituto de investigación física y nuclear; y Arak se mantendrá al menos 15 años sin nuevos reactores de agua pesada. Por otro lado, Irán obtiene la suspensión de las sanciones económicas, de defensa (aquí hay varios detalles fundamentales respecto a los sistemas de defensa balística con Rusia o la posibilidad de adquirir equipo para disponer de un arma nuclear), aeronáutica civil, entre otras. Aclaro, suspensión porque tendrán como condición el cumplimiento del PAIC, de lo contrario, resumirán sus efectos.

Tercero, el plan de implementación del PAIC contempla cuatro momentos: (1) día de la finalización del PAIC que es el 14 de julio del 2015; (2) día de la adopción del PAIC que será en un máximo de 90 días en los cuales el CSONU deberá aprobarlo y mientras Irán se someterá al protocolo adicional del TNP y al código 3.1; (3) día de la implementación que iniciará cuando Irán esté en cumplimiento con sus obligaciones y sea verificable por la OIEA, teniendo como consecuencia el inicio de la remoción de sanciones, principalmente las financieras y comerciales; (4) día de la transición que será en máximo 8 años y dependerá que la OIEA pueda afirmar que el programa es exclusivamente pacífico; (5) día de la terminación —parece que es el apocalipsis— cuando se cumplan diez años y todas las sanciones serán definitivamente removidas. El plan permite dos años de negociaciones entre el octavo y el décimo como margen de maniobra para corroborar los fines del programa nuclear.

Cuarto, verificar el cumplimiento. Esto se logra a través de inspección que tendrá en ventanas de tiempo de 8 hasta 25 años para corroborar el comportamiento con sus obligaciones. Cuando Obama anunció el acuerdo afirmó que se basa en la verificación, no en la confianza. Conforme se vaya observando el cumplimiento, se removerán las sanciones tanto de Estados Unidos (que vendrá un debate interesante en los próximos 60 días), la Unión Europea y el CSONU.

Quinto, un mecanismo de resolución de disputas. Es interesante que lo incluyeran, ya que este tipo de estructuras suelen ser propias de tratados, no pactos o acuerdos. En el mecanismo participa la Comisión Conjunta que la integran P5+1 más un representante del Consejo Europeo e Irán. Cualquier parte puede iniciar el proceso de quejas y tendrán quince días, ampliables en dos ocasiones en distintas fases —de ministros y de la mesa de expertos—. Lo resuelto mediante este mecanismo será avalado por el CSONU en un plazo máximo de 30 días.

En la columna de la próxima semana abordaré los efectos de las disposiciones del PAIC en el escenario internacional. Mientras tanto, ¿usted qué piensa?

@salinasja
jsalinas@iteso.mx