Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | ¿El momento de Trump?

ALDEA GLOBAL | ¿El momento de Trump?

Sep 10, 2016

En septiembre arrancó formalmente la elección general por la Presidencia de los Estados Unidos. La ventaja de Hillary Clinton se redujo y se encuentran prácticamente dentro del margen de error. ¿Es el momento de Trump?

Es importante tener en mente que el proceso tiene, por decirlo de una forma, cuatro momentos: las primarias, las convenciones, el lapso entre las convenciones y el primer debate y, por último, el periodo entre los debates y el día D. Por el momento, nos encontramos en su tercera etapa en la que arranca formalmente el proceso después del día del trabajo. Incluso, en este momento, 37 estados ya comienzan a recibir votos anticipados que, si tomamos como parámetro el 2012, serán uno de cada tres votos para presidente.

Acorde a la mayoría de las mediciones, la ventaja de Hillary Clinton se redujo a un promedio de 4 puntos en las encuestas nacionales. Si bien se deben tomar con un grano de sal porque las mediciones primordiales son en los estados, sí hay una correlación entre ellas.

Estos movimientos se dan después de la visita de Trump a México y se puede alimentar la idea que tuvo un efecto con su desempeño. La realidad es que el incremento no se da por ello —si a acaso le ayuda con algunos electores a mitigar las críticas sobre su temperamento como líder. El cierre en las encuestas se da, entre otras cosas, por dos motivos: (1) se diluyó la ventaja de Clinton posterior a la convención demócrata, y (2) la demócrata tuvo unas semanas en las que enfrentó acusaciones de haber dado trato preferencial a los donadores de la Fundación Clinton cuando fue Secretaria de Estado.

Desde hace un año sabíamos que la demócrata tiene un techo por sus altos negativos. Incluso, a pesar de ellos, las preferencias nacionales no son mayores a las actuales. Por ejemplo, Obama ganó en el 2012 con 4 puntos en el voto popular, pero arrasó en el colegio electoral con 322 votos; 52 más de los necesarios.

El mapa electoral actual se parece mucho a lo que se vio en el 2012, salvo que ahora estaría en juego Carolina del Norte a favor de los demócratas. Sin embargo, a pesar que la demografía no está con Trump y controlar al Mr. Hyde republicano es un reto mayúsculo, hay ciertas coyunturas que pueden poner en riesgo a Clinton.

Primero, bajo registro de electores. A diferencia de México, en Estados Unidos se registran para votar. Es decir, no hay una lista nominal que se actualiza constantemente. Por ende, el registro de electores es una de las labores fundamentales de las bases y, para desgracia de los demócratas, los Republicanos son extraordinarios en ello.

Segundo, una mala participación en los debates. Hillary Clinton es el perfil a vencer en los debates, pero Donald Trump podría sorprender. De hecho, en las próximas semanas vendrá la administración de expectativas sobre quién tendrá un mejor papel en el debate. Para muchos, se espera tanto de Clinton que cualquier línea de Trump puede ser exitosa.

Tercero, una filtración más seria. Clinton tiene maniobrando entre acusaciones de presuntos delitos o descuido en el trabajo. Sin embargo, de darse una filtración de mayor impacto, podría alterar la contienda si consideramos que el 20% del electorado aún no decide quién es el menor de los males.

Hay otros elementos que podrían poner en riesgo a Clinton como un ataque terrorista dentro del territorio americano, pero tengo mis dudas sobre si se preferiría un cambio, en lugar de la estabilidad y continuidad con los demócratas.

En suma, Trump sube en las encuestas, pero por ahora no significa mucho. Necesitaría que se diera un cisma para que se altere el mapa. Lo que sí, se espera una contienda más cerrada en la medida que los republicanos cierren filas para no perder sus mayorías en el Senado y Cámara de Representantes.

jasalinasm@gmail.com
@salinasja