Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | El proceso de paz en Siria

ALDEA GLOBAL | El proceso de paz en Siria

Dic 19, 2015

Después de casi cinco años de guerra civil en Siria, surge la posibilidad de un proceso político propio, pero estructurado por la comunidad internacional. Es la primera oportunidad en la que se establece un marco temporal para poner final al conflicto e integrar a la sociedad y sus instituciones bajo un esquema —que aspira a ser— democrático e incluyente._

La posibilidad se da a través de la Resolución 2254, adoptada el pasado viernes por unanimidad en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSONU). La resolución tiene algunos aspectos importantes que vale la pena destacar. Primero, reafirma la integridad territorial, unidad, independencia y soberanía de Siria. Bajo esta lógica, el CSONU reitera que el conflicto sirio no puede, ni debe ser solucionado con una intervención militar. El papel de la comunidad internacional está limitado por el alcance del proceso interno de transición. Esta lógica se ha mantenido desde el Plan de los Seis Puntos, propuesto por el Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, en el año 2012, reafirmado por la Resolución 2042 del CSONU, en la cual se señala, en resumen, lo siguiente: (1) debe ser un proceso político e incluyente dirigido por los sirios; (2) debe llevar a cabo un cese al fuego; (3) facilitar el ingreso de asistencia humanitaria a todos los afectados por el conflicto; (4) intensificar la liberación de los presos políticos y detenciones realizados con arbitrariedad; (5) respetar la libertad de prensa; y (6) respetar la libertad de asociación.

Estos parámetros son el pilar del actuar multilateral en torno a Siria. Difícilmente habría un proceso sin consenso y alejado de esta lógica. Obviamente obedece a una ecuación política: protege las instituciones de Siria y, con ello, mantendrán la influencia actores como Rusia e Irán que tienen un capital importante en juego. Horas después de haber concluido la sesión del CSONU, el Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, señaló que no podían permitir otros procesos como los realizados en Irak y Libia. Irónico: los fantasmas de los benévolos Saddam Hussein y Muammar el-Qaddafi utilizados en defensa de un Jefe de Estado que ha vulnerado al menos a 250 mil personas y generando el desplazamiento de la mitad de su población. Por otro lado, el reto con Estados Unidos estriba respecto al grupo en el poder —para los estadounidenses la salida de Bashar al-Assad es no-negociable. Horas después de que la resolución fuera adoptada y, en intercambio de declaraciones con la contraparte rusa, John Kerry, Secretario de Estado de Estados Unidos, declaró que el 80% de los ataques que realiza Rusia son contra zonas controladas por la oposición siria a Assad, no contra los grupos terroristas. Es decir, los rusos atacan los grupos que soportan activamente los estadounidenses.

Segundo, los tiempos de la transición. Desde las Declaraciones de Viena, realizadas por el Grupo Internacional de Apoyo a Siria (ISSG, por sus siglas en inglés) el pasado 14 de noviembre del 2015, se propuso un acuerdo marco con tres objetivos dentro del proceso político de Siria: (1) debe establecerse un gobierno transicional, incluyente; (2) debe arrancar un proceso de redacción constitucional; y (3) celebrarse elecciones libres e imparciales. La resolución que nos ocupa coloca una ruta para estos tres aspectos y toma substantivamente el control de los esfuerzos. El CSONU solicitó al Secretario General de las Naciones Unidas (SGONU) que reportara a más tardar en enero del 2016 sobre estos puntos y su plan de implementación. El primero de ellos representa un reto amplio, ya que acorde a las Declaraciones de Viena establecen una temporalidad de seis meses para tener un gobierno de transición, incluyente y secular. El problema de esto está en organizar al gobierno y que participe el gobierno y la oposición. Sin embargo, ¿quién es la oposición? Es el reto por resolver, toda vez que no se le ha permitido estructurarse, ni tampoco se tiene certeza sobre la efectividad de su representación. De lograrse, el gobierno de transición tendría a su cargo arrancar un proceso de redacción y adopción constitucional para Siria. Este proceso lo hemos visto recientemente en otros lugares de la región, por ejemplo, Egipto. Es un proceso complejo y que trae muchos cuestionamientos sobre las interpretaciones del Islam y su papel en las instituciones. El tercer punto será el elemento crucial y no deberán pasar más de 18 meses para llevarse a cabo las primeras elecciones democráticas en Siria. Estos tres puntos representan el proceso político en Siria, propio, pero con el impulso y estructura de instituciones multilaterales.

Tercero, el cese al fuego. Desde el Comunicado de Ginebra del 30 de Junio del 2012 se invitó a las partes a adoptar un cese al fuego. Después de 250 mil muertes, no se ve la posibilidad de que se dé de forma orgánica, entre las partes. Por ello, el ISSG declaró en Viena la posibilidad de implementar un cese al fuego con la asistencia de los poderes vecinos, organismos regionales e internacionales. Es necesario que sea coordinado con el proceso de transición política, aunque no va a ser posible implementarlo a lo largo del territorio, considerando que, por un lado, una porción notable está en control de agrupaciones terroristas que no participarían de las nuevas instituciones de la República Árabe de Siria y, por otro, estas agrupaciones terroristas deben ser suprimidas del territorio.

En suma, la resolución 2254 no está inventando la rueda. El proceso político está en la mesa desde el 2012 y no se ha podido consolidar de forma orgánica. Desde aquel momento, muchas circunstancias han cambiado, notablemente el uso de armas de destrucción masiva contra la población y el surgimiento del Estado Islámico. Esto demanda rebasar el impasse doméstico y estructurar los esfuerzos desde el plano internacional para que en el mediano plazo pueda buscarse la estabilización regional con un gobierno sólido y representativo en Siria. Ahora, el éxito de este proyecto depende de la cooperación que pueda lograrse entre Estados Unidos y Rusia. Sin embargo, en los últimos meses parece que estarían dispuestos a encontrarse a la mitad del camino y esto es una buena noticia para los sirios.

¡Que pasen felices fiestas!