Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | La catástrofe electoral que viene del partido republicano

ALDEA GLOBAL | La catástrofe electoral que viene del partido republicano

Ago 20, 2016

El Partido Republicano es un barco hundiéndose en el mar del proceso electoral 2016. En una contienda que parecía favorable para el GOP, eligieron a un capitán que los está llevando a un desastre sin precedentes.

Para observar la evolución del proceso en la última semana, hay tres elementos que vale la pena analizar.

Primero, su alejamiento con minorías. Después de la derrota de Mitt Romney en 2012, el análisis del Partido Republicano señalaba que su coalición electoral era insuficiente para la demografía de esa y las futuras elecciones. Por ejemplo, en 1980 arrasaron con el 57% del voto de blancos, pero en el 2012 el 60% fue insuficiente para obtener la victoria. La demografía estadounidense cambió de forma importante en los últimos 40 años.

Hace algunos meses —cuando pensé que Donald Trump jamás ganaría la nominación— señalé que su nombre se escribía con T, de torpe. Esto porque su mensaje y su estrategia los alejaría de la posibilidad de ampliar su coalición con mujeres, hispanos y afroamericanos, primordialmente. Acorde a las últimas mediciones, hay casi 30% de diferencia con mujeres; el 2% de afroamericanos estaría dispuesto a votar por Trump; y, por último, a nivel nacional el 80% de los hispanos tiene una percepción negativa del candidato republicano. Esto debe situarse en ciertos estados para darle peso. Por ejemplo, en Florida, los hispanos representan el 20% de los elegibles para votar y, de ellos, únicamente el 13% está dispuesto a respaldar a Trump. Para un estado que es clave en el proceso electoral, es un enorme problema.

Segundo, la desarticulación del equipo de Donald Trump. El neoyorquino ha cambiado de coordinador en dos ocasiones en menos de tres meses (Corey Lewandowski y Paul Manafort). Vale la pena destacar que Manafort es un veterano cabildero prorruso, quien potencializó las especulaciones sobre la cercanía de Trump con el Kremlin.

Los refuerzos en esta ocasión fueron la encuestadora Kellyanne Conway y el empresario Steve Bannon. El último destaca por haber sido el Jefe Ejecutivo de Breitbart, un portal de noticias en Internet con tintes ultraconservadores y francamente absurdos. Con los nuevos cambios de campaña, en lugar de pivotear a la general, reforzó su mensaje y se circunscribe a la base de las primarias.

Tercero, el día después de la derrota. Al día de y todo parece indicar que Donald sufrirá una estrepitosa derrota. Esta realidad parece haberla asimilado en el Comité Nacional Republicano y se enfocan en el control de daños; en pensar qué pasará el 9 de noviembre. Senadores como Lindsey Graham enfrentan contiendas cerradas en estados seguros para el GOP como Carolina del Sur. En el tablero, Trump los coloca en una posición de riesgo por la probabilidad que tienen de perder las mayorías en el Senado y en la Cámara de Representantes.

En los últimos días se ha especulado que los movimientos en la campaña responden a un plan posterior a la derrota electoral para incorporarse al negocio de los medios de comunicación. Acorde a la noticia del NYT, el planteamiento sería crear un sitio que le hable a la audiencia que lo llevó a la nominación, como lo hace Breitbart.

El desastre que vive el GOP es responsabilidad única y exclusiva de ellos. Permitieron que el partido de Lincoln se volviera el partido de Trump y Bannon. En el candidato llevarán la penitencia.

jasalinasm@gmail.com

@salinasja