Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL: La derrota de la política migratoria

ALDEA GLOBAL: La derrota de la política migratoria

Feb 11, 2017

Por Juan Alberto Salinas

LAS ÓRDENES EJECUTIVAS PUEDEN SER UNO DE SUS FRENTES MÁS ARRIESGADOS YA QUE CON ELLAS HA ADOPTADO MEDIDAS QUE ALGUNOS REPUBLICANOS CONSIDERAN DEBEN SER DISCUTIDAS EN EL CONGRESO.

El presidente de los Estados Unidos de América, Donald J. Trump, recibió una de las primeras derrotas de su mandato: la determinación sobre ilegalidad de la orden ejecutiva que aplicó una suspensión migratoria a los nacionales de siete países. Este resultado le demostró que, a pesar de su desdén por las instituciones, hay una realidad difícil de escapar: Washington, D.C. es una ciudad en la que los procesos importan. Si lo tropicalizamos un poco a la política mexicana, «la forma es fondo». 

Como ya lo señalé en la columna de la semana pasada, Trump ha abierto demasiados frentes, quizá más de los que puede controlar. Las órdenes ejecutivas pueden ser uno de sus frentes más arriesgados ya que con ellas ha adoptado medidas que algunos republicanos consideran deben ser discutidas en el Congreso. Es decir, con ellas Trump mostró que no requiere de los republicanos, a pesar de ser la mayoría en el Legislativo de nuestro país vecino.

En el umbral de las órdenes ejecutivas, una de las más polémicas ha sido sobre la suspensión migratoria a nacionales de siete países. La narrativa, sobre todo, se circunscribe a la exportación de terroristas que supuestamente realizan estos países. Sin mayor fundamento en la inteligencia que recibe, publicaron la orden ejecutiva y, con ello, cometen errores importantes. Para el análisis, considero importante tomar en cuenta los siguientes elementos.

Primero, el fundamento legal de la orden ejecutiva. En efecto, existe andamiaje legal que podría permitirle al Ejecutivo estadounidense adoptar estas medidas; sin embargo, el texto de la orden ejecutiva muestra importantes deficiencias. Como ya lo señaló Jack Goldsmith (https://lawfareblog.com/does-trump-want-lose-eo-battle-court-or-donald-mcgahn-simply-ineffectual-or-worse), la orden ejecutiva fue hecha «“al vapor”, sin coordinación entre agencias, sin aviso, sin una consideración adecuada de sus implicaciones, y sin una estrategia mediática». Esto tiene como consecuencia considerar dos posibilidades: Trump desea perder la batalla en los tribunales o el Consejero Jurídico de la Casa Blanca, Donald McGahn, es ineficaz.

Segundo, la batalla legal. A las pocas horas de que un juez decidiera suspender la aplicación de la orden ejecutiva, Trump acudió a su herramienta de gobierno: Twitter. En sus mensajes, desdeñó al juez y responsabilizó al Poder Judicial por vulnerar la seguridad nacional de Estados Unidos. Ojo, es importante tomar en cuenta que no es la primera ocasión en la que el presidente estadounidense realiza este tipo de ataques en contra de jueces: ¿recuerdan al juez de descendencia mexicana que decidió el caso de fraude sobre la Universidad Trump?

Además de sus acusaciones en Twitter, el Consejero Jurídico de la Casa Blanca señaló que el Poder Judicial no está facultado para interpretar las órdenes ejecutivas en materia de seguridad nacional. Este argumento terminó por fortalecer sustancialmente la premisa de Jack Goldsmith.

Se asume en este momento que el caso llegará a la Suprema Corte de los Estados Unidos, pero no perdamos de vista que ello presenta el siguiente reto para Donald Trump: la vacante en el máximo tribunal estadounidense. Para consolidar la nominación de Gorsuch, requiere de ocho votos de los demócratas —asumiendo que los republicanos votan disciplinadamente—. Independientemente de la integración, es más probable que, por las deficiencias en los planteamientos del Consejero Ejecutivo de la Casa Blanca, la Corte pudiera decidir con un voto de los «conservadores», quedando 5 a 3. Esto consolidaría la derrota a uno de los pilares del trumpismo.

Por el momento, es difícil predecir la ruta legal que va a elegir la administración y las ramificaciones políticas que tendrá con las movilizaciones de la sociedad. Sin embargo, lo que sí nos queda claro es que la Casa Blanca no lo podrá tratar como un reality show, por más que se empeñe en hacerlo.

E-mail: jasalinasm@gmail.com

@salinasja